Martes, 18 Diciembre 2018

Rafael Palacios: “Los que apoyan el feminismo y el movimiento gay padecen el síndrome de Estocolmo”

PUBLICADO EL Martes, 27 Noviembre 2018 10:12 Escrito por Javier Navascués Pérez
Rafael Palacios: un periodista muy lejano al "pensamiento único" de la ideología de génro Rafael Palacios: un periodista muy lejano al "pensamiento único" de la ideología de génro

Rafael Palacios, conocido en sus vídeos como Rafapal, es un periodista comprometido con la verdad desde hace 20 años. Ha trabajado para medios como Telemadrid, Cadena Ser, RNE o revista Quo, antes de establecerse como periodista freelance.

 

Autor de la página web www.rafapal.com y creador del periódico “Jaque Mate: el final de los secretos de estado” con la información más importante que se nos ha ocultado.
Excelente escritor y sus grandes libros son: "Extraterrestres" , "Cómo nos robaron la salud, el dinero, el amor y el tiempo", “Ingeniería social para destruir el amor”, y su última obra "La Historia Secreta de Hollywood".

 

 

En esta entrevista analiza los peligros de la Ideología de Género, uno de los temas de actualidad que más nos deben preocupar, pues es una ideología muy dañina en la destrucción del individuo, la familia y la sociedad.

 

¿Cómo podemos definir el término, que se ha inventado los ideólogos de género, de sexo biológico?

El término “sexo biológico” es ya patológico en sí mismo, por redundante (el sexo es, obviamente, biológico) y porque implica una mente disociada que piensa que el ser humano está desestructurado y no una unidad cuerpo-mente-espíritu. “Sexo biológico” es un invento de los ingenieros sociales para poder decir que existe un “sexo no biológico” o que un hombre puede nacer en un cuerpo equivocado, y viceversa.

El hombre y la mujer son realidades evidentes y diferenciadas, que se constituyen en el momento mismo de la concepción, aunque las pruebas sólo determinan esa diferenciación a las pocas semanas del embarazo.


¿Estas diferencias a nivel de biología afectan a las diferencias de estructura entre el cerebro masculino y femenino?

Somos biología y somos espíritu, y ambos conforman una unidad. Hombres y mujer son complementarios y generan la vida, y sus diferenciadas hormonas y biología coadyuvan en la noción de sí mismos y la manera de ver el mundo. Por eso, la profusión de disruptores del sistema endocrino en la vida diaria, que distorsionan nuestro sistema hormonal, están afectando a la autopercepción del hombre y la mujer, confundiéndo.


¿Cómo se podría definir el término disparatado de sexo psicológico?

Una aberración diseñada por los seguidores de Sigmund Freud, orientada a normalizar la disociación mente-cuerpo.

 

 

 

¿Podría explicarnos la diferencia, si la hay, entre los términos sexo y género?

Sexo y género son prácticamente sinónimos, pero los seguidores de Freud han intentado asociar el sexo a lo biológico y el género a lo cultural. A partir de ahí, y ayudados de su cultura castradora, por medio del feminismo y el movimiento gay, han conseguido que muchas personas vivan en sus cerebros esta batalla entre su cuerpo y su mente, y su espíritu, conduciéndolas a la locura.

El Nuevo Orden Mundial utiliza la locura propagada por los medios de comunicación para hacer que las naciones se rindan ante los seguidores de Lucifer.

 

¿Cómo debería actuar un varón que se siente mujer o viceversa?

Dado que, primero de todo, es un problema espiritual, pues su cuerpo ha sido “hackeado” por un espíritu del otro sexo, lo mejor es acudir a un exorcista o buscar ayuda espiritual.

Este trastorno tiene cura. Yo he visto casos por Internet que confirman que sí tiene cura. Rusia Today hizo hace pocos meses un documental con cinco casos de personas que se habían curado. Todas ellas habían sufrido abusos sexuales en la infancia, cosa que suele estar en el origen de esta disfunción.

 

Háblenos de la importancia de confiar en Dios y de rezar para aceptar y superar este problema.

Es fundamental para ser uno mismo y que no nos tumbe la realidad virtual (falsa) que se propaga por los medios de comunicación.


¿Quiere añadir algo más?

Las personas que apoyan el feminismo y el movimiento gay padecen el síndrome de Estocolmo; es decir, el propio sistema los ha traumatizado al no dejarles ser quienes son y, no consiguiendo liberarse, en su lógica rebeldía, no son capaces de revolverse contra quienes les han traumatizado, sino que acaban adoptando la ideología y valores de sus maltratadores. Estos valores no son otros que la ideología de género y los violadores de niños, seguidores de las tesis del discípulo de Freud, Alfred Kinsey, y diseñadores de lo que se conoce como educación sexual”, es decir, la pederastia institucionalizada.

 

Una entrevista de Javier Navascués Pérez para La Tribuna de España

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.