Domingo, 25 Agosto 2019

La “traca” de las fallas la dio un presidente incompetente

PUBLICADO EL Lunes, 25 Marzo 2019 04:52 Escrito por
Feria Taurina de Fallas, Valencia Feria Taurina de Fallas, Valencia

 

 

No olviden este nombre, Pedro Valero Fernández, nefasto (léase nefasto: que causa desgracia, sinónimo de desgraciado), presidente de la corrida de Fallas del domingo 17. Pudo demostrar ante miles de aficionados que asistieron al festejo -y cientos de miles por TV- el desconocimiento absoluto del reglamento y la falta de respeto al aficionado, al ganadero y al torero (que de haber sido otro tipo de espectáculo, hubiera causado un altercado de orden público). Pedro Valero, flanqueado por DOS asesores  –como así lo ordena el reglamento—, se hizo notar (como era su intención) para acaparar todo el protagonismo, en este caso NEGATIVO.  No sé si el ganadero Borja Domecq –Jandilla–  algún día perdonará la “chulería” de este presidente al que había que inhabilitarlo de su función como presidente y ponerlo como ejemplo negativo para futuros presidentes que pretendan subir a un palco a ejercer esa tarea tan importante de juez imparcial, haciendo justicia en la forma de aplicar el reglamento en los festejos taurinos.

Parece ser que este Sr. cuestionó su entrega en el caballo. Yo creo que no estaría pendiente de la lidia (como es su obligación), pues a “HORROROSO” –que así se llamaba el noble y bravo animal– lo agarró el picador por delante soportando la acometida hasta llegar al peto (que no es lo mismo que cuando se estrella en el peto y después se le aplica la puya) así en las dos ocasiones derribando a caballo y picador; a eso se llama “BRAVURA”.  Pero el Sr. Presidente, ante la petición de INDULTO del público en su totalidad, del torero y sobre todo del ganadero, ordenó matarlo enviándole dos avisos al torero y a falta de algún minuto para sacrificarlo en el corral, que habría sido la muerte más indigna de “HORROROSO”, gracias a que su antagonista, SEBASTIÁN CASTELLA, un torero de una torería, clase y conocimientos de la lidia espectacular, (pues nadie le regaló estar entre los más grandes) pudo morir con dignidad en el ruedo porque el torero viendo que el presidente sacaría el tercer pañuelo blanco se apresuró y no permitió que se le diera esa muerte tan injusta como la actitud del presidente y le dio muerte en la arena.  La última imagen de “HORROROSO” quedó en el rostro húmedo por las lágrimas de rabia y dolor que acompasaba la vuelta al ruedo de su criador BORJA DOMECQ.    Presidente, si Vd. tenía alguna duda para indultarlo,  podía haber ordenado sacar al picador y meterlo otra vez al caballo a ver cómo reaccionaba. Pero no, Sr. Valero. Vd. cogió la autopista en sentido contrario pretendiendo hacernos entender que eran todos los demás vehículos  quienes estaban circulando mal. Presidente, jamás se le olvidará a Borja Domecq su rostro inexpresivo y chulesco, mandando sacrificar a un toro tan valioso, no solo para Jandilla –que también- sino para la Tauromaquia que tanto necesita de estos escasísimos animales  para poder sostenerse y potenciarla en estos convulsos tiempos en que se ataca al toro bravo con el único interés de acabar con todo aquello que huele a ESPAÑA. Con personas como Vd. en los palcos de presidencia, Sr. Valero, no necesitamos enemigos. Vds. tienen la potestad de salvar  la vida a un toro que se la ha ganado en el ruedo por su entrega, casta y bravura y así reconocerle y premiarle dándole la vida para acabar el resto de sus días en la dehesa, transmitiendo sus genes a las nuevas generaciones del animal más bello de la tierra, EL TORO BRAVO. Vd. ha cercenado la vida de un ejemplar imprescindible para la cría de bravo. ¿CÓMO SE SIENTE, PEDRO VALERO FERNÁNDEZ?

 

Mi “IDULTO” es para.- Borja Domecq, por haber criado un toro para padrear y que se vio truncado su sueño de verlo en la dehesa con 50 vacas por la incomprensión y la falta de criterio y sensibilidad de un presidente que ojalá no le volviéramos a ver ocupando ese cargo.

Mando al “CORRAL” a.- Pedro Valero Fernández, por su incompetencia en la forma de ejercer y aplicar el reglamento como presidente de la 8ª corrida de Feria de Fallas. Pudo haber ocasionado un altercado de orden público. Le salvó el respeto, la tolerancia y la educación que habita en todos y cada uno de los profesionales y aficionados taurinos.   

Paco Vera

FIESTA NACIONAL: INDULTO O AL CORRAL

Comenta esta noticia