Martes, 18 Diciembre 2018

Francisco Gijón: “Los verdaderamente poderosos no se reúnen con Soros. Putin no lo hace. Xi Jinping tampoco. Donald Trump, aún menos”

PUBLICADO EL Jueves, 06 Diciembre 2018 13:29 Escrito por Javier Navascués Pérez
Francisco Gijón, un escritor para la disidencia Francisco Gijón, un escritor para la disidencia

Tras el éxito de la anterior entrevista sobre La Leyenda del Caballo Turco, el escritor Francisco Gijón, en esta ocasión nos habla de su libro Todopode...Soros, centrado en uno de los personajes más siniestros del planeta. Millonario y poderoso, pone todos sus talentos al servicio del mal, promoviendo todo tipo de ideologías disolventes y dañinas

 

.

Recordemos que Francisco Gijón es, lo que dirían los cinéfilos, "un escritor de culto". Nació en Madrid en 1973. Estudió idiomas e Historia y se especializó por la UNED en Arte Paleolítico e Historia Antigua. Ha desempeñado diversos oficios, desde botones de hotel a pequeño empresario. Desde 2009 se dedica a "disfrutar de la crisis económica" y a escribir novela y divulgación. También hace traducciones. 

Además, Francisco Gijón es uno de los escritores más significativos de la disidencia frente al "pensamiento único", un autor especialmente seguido y apreciado desde La Tribuna de España.

 

 

 

Pero, además, Francisco Gijón es un "fenómeno de las redes sociales", un youtuber con miles de seguidores. En una sociedad donde buscamos las prisas, lo rápido, lo impactante, Francisco Gijón "suelta unos monólogos" en su canal de Youtube al más puro estilo (por supuesto, exclusivamente en cuanto a la duración de los mismos) de Fidel Castro. Su videoconferencias pueden duran tres cuartos de hora y, sin embargo, consigue que no te levantes del ordenador (o de la pantalla del teléfono) y sigas, con sorprendente atención, los argumentos siempre disidentes y de lo más "políticamente incorrectos", con una serenidad en el tono de sus palabras y con una contundencia en sus mensajes que, definitivamente, "engancha".

 

¿Como se inspiró para lograr ese título tan original?

Tengo una manía patológica de cambiar el orden de las letras en las palabras compuestas, no sé muy bien por qué ni desde cuándo. A cierta marca de dentífrico la llamo siempre "Picor del Lolo" y cosas así y más bochornosas aún. Hay un capítulo que se titula El Todo-Pode-Soros. En este libro hablo de varios, siendo George Soros el principal.

 

Dan ganas de leerlo, pues es un personaje clave hoy en día en el NOM...

El libro habla de cómo ha cambiado el mundo, pero no el orden mundial, en lo que llevamos de milenio. Explico constatativamente por qué fue mucho peor Obama que George W. Bush y cuento con todo lujo de detalles cómo llegó Vladimir Putin al poder engañando desde dentro a todo el aparato de corrupción que se formó en el Kremlin tras la caída de la URSS en torno al borrachuzo de Boris Yeltsin y su familia. Es una historia muy divertida que nos enseña varias lecciones, como por ejemplo los paralelismos entre el independentismo catalán y la revolución naranja de Ucrania. Putin es el anti-Soros; no digo con ello que sea "el bueno" de esta película que nos ha tocado vivir, pero sí que representa todo lo que no es Soros, y eso ya es mucho decir. Y también que para oponerle resitencia a nivel "Potencia" a un personaje tan siniestro como Soros, ayuda mucho venir de la KGB. Significativo, ¿no cree?

 

¿Cómo se atrevió a desafiar la omnipotencia de este personaje?

Porque yo no soy nadie. En Juan, 3-30 leemos: "Es necesario que él crezca y que yo disminuya". Es una frase que me encanta porque nos enseña que si no somos Dios cuanto más pequeños nos hagamos, más grande es Él y más protegidos estamos nosotros. En mi vida privada he podido constatar hasta qué punto esto es cierto. Lo que más daño le puede hacer a alguien que se cree Dios, es la pequeñez del enemigo. ¿Por qué morían los altotecnológicos marcianos de la Guerra de los Mundos?, por el efecto de un virus. Todo son metáforas, pero funcionan. Y Soros no es Dios; y lo sabe. Por eso necesita de tantas triquiñuelas. Igual hay suerte y lo constipamos.

 

¿Quién es realmente George Soros?

Uno de los mejores servidores que tiene el Demonio en la Tierra, pero no tan leal como los que le sirven a él. Un personaje peligroso y tan oscuro por dentro que uno no se puede explicar a qué responde tanta negritud. Lo normal es que un rico quiera ser cada vez más rico. Lógico sería que además desease ser poderoso y controlarlo todo. Pero, ¿qué sentido tiene destrozar la sociedad y someterla? Pues querer ser como Dios. Sin embargo, ¿no se da cuenta este señor de que tiene 88 años? Mi padre murió a esa edad. Me pregunto la calidad y el alcance de su pacto con el Mal, el justiprecio y las contraprestaciones, especialmente porque hay que estar muy mal por dentro para realizarse haciendo uno de su vida lo que ha hecho él. Me produce curiosidad esta ecuación y lo admito. Por cierto, ¿sabía usted que Henry Kissinger tiene 95 años y medio?

 

Un hombre poderoso con una red de fundaciones al servicio del mal...

Usted lo ha dicho. Pero sólo poderoso en lo material y eso no es nada, salvo para los materialistas, que son su objetivo. Los quiere cosificados. Sin embargo, si Soros fuese pobre, los que le sirven hoy servirían a otro y Soros sería lo que es en realidad sin sus cuentas corrientes: un ancianete arrugado, con dentadura postiza y la próstata hecha un asco, tres cosas que no son malas si se vive en dignidad, pero no cuando uno es materialista.

 

¿Es posible que un sólo hombre controle el aborto, la ideología de género, la inmigración...etc?

Ya estamos viendo que sí, pero porque tiene muchos discípulos. Permítame que insista sobre este respecto, pero que un hombre rico, a golpe de talón haya podido pervertir el sentido común de tantas personas poderosas dice mucho más de esas personas que de él. Dicen que todo el mundo tiene un precio, pero parece que en nuestra sociedad hay demasiada gente en rebajas. He ahí el problema: que estamos muy devaluados en dignidad y otras cosas que sí importan. Fíjese hasta qué punto que, con la ideología de género, por ejemplo, la respuesta que se nos propone darle a una persona con trastorno de identidad de género, en lugar de facilitarle la vida de la manera más digna posible (el transgénero es un colectivo con una tasa del 40% de suicidios en los Estados Unidos), es que toda la sociedad finja "que es alguien que no es" hasta el punto de que ni siquiera haga falta tener un trastorno de identidad, sino simplemente "sentirse". Así, yo puedo decidir un día que soy una anciana, lesbiana, misándrica e incolora (digo yo que el color también es una elección, ya puestos...) de 65 años y exigir mi pensión: y la sociedad estará obligada a pagármela. ¿Le deberé a Soros el favor o a su rebaño de "acólitos anónimos"?

 

 Último libro de Francisco Gijón

 

 

Un hombre que se reúne con algunos de los poderosos de la tierra...

Pero no con todos. De hecho, los verdaderamente poderosos no se reúnen con él. Putin no lo hace. Xi Jinping tampoco. Donald Trump, aún menos. Con él se reúnen los débiles mentales, como Pedro Sánchez, a ver si medran, y otros líderes, como Obama o Hillary, porque sin él no serían nada. De ahí las cartas-bomba de falsa bandera a los demócratas... ¡y a Soros! Y va la gente y se lo cree.

 

El demonio tentó a Cristo con todos los reinos de la tierra si le adoraba...

El demonio al que tenemos que temerle usted y yo, que no somos Cristo, es al Demonio Silencioso, ése que parece que no está, pero que sí que está. A nosotros no nos van a ofrecer reinos ni riquezas, pero es muy fácil persuadir al subconsciente de otras cosas sin aparente importancia que nos van perdiendo poco a poco y nos van ganando para el Mal. Lo tenemos a la orden del día. Todos los reinos de la tierra para un paria pueden ser, por ejemplo, un sillón en el Supremo o un bidé en la Moncloa. ¡Le digo incluso menos!: un contrato fijo en una cadena de televisión o el pitas-pitas de la vanidad al frente de una fundación progresista.

 

¿Quién está detrás del siniestro personaje?

Por encima de Soros no creo que haya nadie en la Tierra. Junto a él sí. No creo que sea un "Primun Inter Pares" en el negocio del Maligno, ni nada por el estilo. Quiero que conste que no hablo en sentido metafórico, sino que estoy muy seguro de lo que digo. Detrás de Soros sólo está su espalda.

 

¿Qué conexiones tiene con las logias y familias como Rockefeller y Rostchild?

Pues verá, se suele decir en el mundo "de la conspiración" que hay una especie de pacto de poder entre personas que persiguen un mismo fin. Yo creo que no. Pienso, en cambio, que hay pactos puntuales entre personas muy poderosas, propietarios de corporaciones que funcionan ya como estados en miniatura (en mi libro Genghis Trump hablo de empresas que tienen más de un millón de empleados). Esos pactos son de cooperación. No son logias en sí, son fratrías. A veces la terminología es tan evocadora que nos hace ver el problema donde no está y nos distrae la perspectiva. Y luego confundimos rituales satánicos con pactos con el demonio: no hace falta un ritual para hacer el pacto.

 

¿Cómo se puede desenmascarlo de manera que le duela?

¿Y para qué quiere usted hacerle daño? ¿Qué gana usted con eso a estas alturas? El problema es hipertrófico. Hay que dejar que todo siga su curso y oponer una resistencia pasiva, es decir, de oposición firme y denuncia beligerante. Y por la experiencia de los que sigan sus dictámenes, a los que no les va a ir nada bien, y el ejemplo de los que no los seguiremos, saldrá no sólo el retrato de cada uno, sino la verdad: qui habet aures audiendi audiat. La Verdad es lo único que nos hace libres (permítame que no hable en futuro simple, sino simplemente en presente muy simple).

 

¿Todo esto está perfectamente probado?

Más que probado. Por los datos y por la experiencia. El que ha leído mis libros La leyenda del caballo turco, Satén de Luto, Genghis Trump y Los Todopode... Soros no puede albergar ninguna duda al respecto de en qué manos hemos ido a caer (y algunos hasta se tiran en plancha sin darse cuenta de que hacen "balconing").

 

¿Se puede decir que Polanco era el Soros español?

¿Polanco? ¡Qué disparate! Polanco era un señor obtuso que se creía que el dinero lo pagaba todo, especialmente si era el suyo. Pero lo hacía a la española, es decir, en cateto. Por eso le regaló el cuadro de La Gran Vía de Antonio López a su novia, que ahora vale lo que un Velázquez. En todo caso, sería Cebrián, que para eso se sienta en el Club Bilderberg. ¿Se le ha pasado a usted por la cabeza que el verdadero propietario de Prisa podría ser Cebrián y que Polanco habría sido una especie de títere? Los Todopode... Soros no siempre dan la cara, ¿sabe usted? Son como el Demonio mudo, unos cachondos mentales que no dan la cara.

 

Una entrevista de Javier Navascués Pérez para La Tribuna de España

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.