Sábado, 24 Agosto 2019

Cristianos y musulmanes se enfrentan en Las Navas de Tolosa

PUBLICADO EL Martes, 16 Julio 2019 09:06 Escrito por Kique Lemus
Dios siempre vence al mal Dios siempre vence al mal

Acaso la Fiscalía para delitos de odio nos interponga otra querella por islamofobia. Nos da igual. Somos españoles orgullosos de nuestro pasado y deseosos de repetirlo... "Miles de hombres cayeron, pero finalmente la victoria se decantó del lado cristiano. El Califa Miramamolín escapó huyendo a toda prisa una vez perdida ya la batalla. Esa noche se refugió en Baeza. Los muertos musulmanes 90.000 y 5.000 los cristianos".

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

Merece la pena recordarlo: 16 de julio de 1212, ante la ofensiva por Al-Nasir, conocido por los cristianos como Miramamolin, que pretendía recuperar Toledo y propagar el dominio del islam por toda la Península, con un ejército de 150.000 hombres, el Rey de Castilla, D. Alfonso VIII, solicita al Papa una Bula de Cruzada para conseguir el apoyo de los otros reinos hispanos.

Se suman a la Cruzada, los reyes de Aragón, Pedro II y Navarra, Sancho VII; no se suma el rey de León, Alfonso IX, aunque da permiso a sus vasallos si desean participar.

En este día, los ejércitos cristianos y musulmanes se enfrentan en Las Navas de Tolosa, La Vanguardia Castellana; al mando de D. Diego López de Haro, atacamos con resolución a la vanguardia musulmana, aunque pronto se ven superados… algo había que hacer.

Alfonso VIII miró a los obispos que le rodeaban, y dijo al arzobispo de Toledo: “Arzobispo, vos y yo muramos  aquí”. 

Se miró con sus amigos, los reyes de Aragón y de Navarra y tomó la última decisión. E

sa decisión que provoca que una batalla se pueda ganar, se pueda vencer.

Se lanzó la última y desesperada carga, la que se consideró como la carga de los tres reyes.

Pedro II, Alfonso VIII y Sancho VII se pusieron al frente de sus hombres y de las órdenes militares; era el último aliento de los cruzados.

Los cristianos se lanzaron al campo de batalla con todo lo que tenían: era vencer o morir, vencer o ser invadidos por los almohades.

Los cristianos rebasaron la segunda y la tercera línea almohade.

Una acción heroica de sancho VII de Navarra, provocó que las tropas navarras se presentaran delante de la majestuosa tienda roja de campaña de al-Nasir para aplastar a la guardia personal del Miramamolin.

El Califa sólo tuvo tiempo para huir cobardemente, junto con un grupo de leales.

La guardia negra se había quedado para defender la tienda.

 

 

Los hombres de Sancho fueron matando, uno a uno, a los miembros de la guardia y rompieron las cadenas de circundaban la tienda. Esta cadenas pasaría posteriormente la parte fundamental del escudo de Navarra.

Miles de hombres cayeron, pero finalmente la victoria se decantó del lado cristiano.

El Califa Miramamolín escapó huyendo a toda prisa una vez perdida ya la batalla. Esa noche se refugió en Baeza.

Los muertos musulmanes 90.000 y 5.000 los cristianos.

Kike Lemús -en exclusiva- para La Tribuna de España

 

 

Comenta esta noticia