Martes, 18 Diciembre 2018

Carlos Roldán: “Los actuales críticos de arte no son más que mercaderes del templo y como tales deberían ser tratados”

PUBLICADO EL Lunes, 26 Noviembre 2018 10:21 Escrito por Javier Navascués Pérez
Carlos Roldán: un intelectual de otro tiempo perdido en una sociedad decadente Carlos Roldán: un intelectual de otro tiempo perdido en una sociedad decadente

Carlos Roldán es Licenciado en Derecho y Licenciado en Filosofía, Doctor en Filosofía por la Universidad de Málaga. Experto Universitario en Historia y Filosofía de la Religión y Experto Universitario en Teoría Estética y Arte Contemporáneo. También es Experto Universitario en Teología por la Universidad de Salamanca.

 

Y además de todos sus méritos académicos, Carlos Roldán es director de teatro, columnista de La Tribuna de España, contertulio de radio y polifacético revolucionario, intelectual con pinta de bohemio parisino en una época que no parece que sea la que debió vivir. Cuando uno conoce a Carlos Roldán piensa que debió ser un hombre de la Generación del 98, o un político de la Segunda República donde en el Congreso de los Diputados (a diferencia de la mediocridad actual) había un impresionante nivel inteletual con oradores de la talla de José Antonio Primo de Rivera o de Indalecio Prieto, de José Calvo Sotelo o de Julián Besteiro... Roldán es un hombre tan lleno de contrastes que resulta casi imposible clasificarlo, etiquetarlo o encasillarlo.... Republicano, convencido trevijanista (y uno de los más estrechos colaboradores de García Trevijano en la última etapa de su vida), joseantoniano -al menos en el profundo conocimiento y la defensa pública del auténtico pensamiento del fundador de la Falange-, católico tradicional, incómodo intelectual siempre contrario al Régimen del 78. Encontrarse a Carlos Roldán el mes de noviembre en la capital de España es ver a un tipo con sombrero, bufanda y sortijas en los dedos, un dandi decimonónico  que gusta de los ambientes de tertulia intelectual en cutres y melancólicos garitos que han soportado el paso de los tiempos en el Madrird de los Austrias y que, en el fondo, representa el auténtico antisistema distinto y distante del vulgar perroflauta podemita.

 

Por eso, con Carlos Roldán podríamos hablar horas y abordar múltiples y muy diferentes cuestiones. Pero en esta entrevista reflexiona sobre el arte y su sentido más profundo y sobre las cualidades que debe tener todo artista. También analiza la deconstrucción del arte, cuando el arte deja de cumplir su finalidad inicial y se convierte en algo aberrante, perdiendo toda su armonía.

 

¿Qué es el arte?

Una vía de acceso al alma, a lo alto y a lo profundo, y una técnica de purificación personal que embellece también el entorno dando a conocer la Verdad.

 

¿Cuál es la finalidad del arte?

La finalidad del arte es hacer mejores a los hombres y hacerles contactar con su interioridad, que es un eufemismo para decir encontrar lo Divino. Hay una alianza secreta entre la vida y el arte porque el arte auténtico y elevado es necesariamente un arte moralmente valioso. Toda obra sin valor moral que llevar a la vida, o directamente perversas son estéticamente defectuosas al traicionar la propia finalidad que da sentido al arte. La dignidad humana consiste en la construcción de sí mismo como pequeños símbolos de un mundo moralmente deseable y para ello debemos fomentar la educación moral a través del arte porque hoy más que nunca, la acción moral necesita de la imaginación artística.

 

El arte un medio para expresar la belleza....

La dignidad de una obra de arte reside en su belleza. Si en cualquier otro ámbito de actuación humana se dice que algo es digno cuando está “bien hecho”, en términos artísticos algo es digno cuando es bello, digno de ser puesto a la contemplación del espectador. La Belleza es una expresión de la dignidad propia y la del otro.

El Arte contemporáneo es una agresión consciente a la sensibilidad y a la dignidad del espectador propiciada por el mercado.

 

Y debe llevar al Creador....

Cuando es fiel a sí mismo sí, pero en la actualidad el arte parece afanado en llevar “hacia el universo personal de su autor” lo cual desgraciadamente y muchas veces es sinónimo de seria patología mental. Una ventana a lo más repugnante que pretende ser “transfigurado” a través del chiste en “genialidad”.

 

¿Qué cualidades que debe tener un artista?

Lo primero debe estar sano mentalmente. Lo segundo una idea muy clara de la dignidad suya y del espectador. Y lo tercero debe saber dominar una técnica antes de entregarse a cualquier proceso de “innovación”.

Si, además, tiene una noble intención de mejorar el hombre y el mundo que le rodea, entonces estamos ante un artista real. Si además está motivado por razones espirituales, tenemos al artista total.

 

¿Qué se entiende por arte clásico?

El Arte clásico es el arte, sencillamente. Todo lo demás forma parte de una conspiración para que desaparezca.

 

 

¿Qué diferencia hay pues entre el arte clásico y el arte moderno?

El Arte moderno solo busca comunicar, incluso pasando por encima de aquello que comunica. No le importa tanto redimir como seducir, y está al servicio de las pulsiones del ser humano…sobre todo las consumistas.

El Arte con mayúsculas siempre pone en juego la fascinante capacidad de la creación humana, la cual se ubica por encima de los lucros mezquinos, la vanagloria banal del ejecutante (que no artista) o las percepciones sensoriales efímeras.

 

¿Podría hablarnos del proceso de deconstrucción del arte y las principales escuelas? (muy resumido)

¡Parece una pregunta de examen de Historia del Arte! No creo que haya un proceso de deconstrucción del arte, sino una conspiración para asesinarle… La deconstrucción toma lo deconstruido para ir solapándole paulatinamente otros postulados y desnaturalizándole…No, es un proceso de demolición al igual que lo hay contra ciertos valores de siempre.

El arte está en peligro, la tradición está en peligro y el hombre mismo tal y como lo conocemos está en serio peligro, al cercenarle la relación con su Alma, con su país y hasta con su propia sexualidad natural. El arte actual se identifica con la monstruosidad y se felicita por ello. Forma parte de una estrategia de demolición a gran escala con la complicidad de los poderes del mundo.

 

Háblenos del arte como medio revolucionario...

Sí, una emergencia del arte es en sí mismo un proceso en sí mismo revolucionario, que debe ir acompañado de ese regeneracionismo en otras facetas de la vida. Es necesaria una disidencia integral que lleve al reencuentro del hombre con lo mejor de sí mismo, que es su naturaleza espiritual.

 

¿Cuál es la responsabilidad del crítico de arte, para dar luz al que no entiende de la materia?

Me pone en un serio problema. Los actuales críticos de arte son parte del problema, no de la solución. Prefiero la natural e inocente expresión de la gente sencilla que naturalmente gusta de la expresión armónica y que tiende a mostrar una huera desaprobación de la majadería estética (ante la sonrisa autosuficiente de un supuesto artista) que los actuales “críticos” de arte, no son más que mercaderes del templo y como tales deberían ser tratados.

 

 

Una entrevista de Javier Navascués Pérez para La Tribuna de España

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.