Martes, 18 Diciembre 2018

Antonio Ortega Martínez: “Es difícil bastante difícil meterse en la mente de una mujer siendo hombre”

PUBLICADO EL Martes, 04 Diciembre 2018 10:23 Escrito por Javier Navascués Pérez
Antonio Ortega Martínez: Antonio Ortega Martínez:

Antonio Ortega Martínez (22/11/1970) es Licenciado en Filología Inglesa y autor autodidacta. Poeta y escritor falangista desde los dieciocho años porque, según afirma "la poesía es un arma cargada de futuro" y para él la escritura no es sino una herramienta más para transformar la sociedad.

 

Ha publicado numerosos libros en poesía entre los que destacna Campos cruzados un poemario dual junto al poeta Eduardo López Pascual y prologado por nuestro director, Josele Sánchez, y Huyendo del mundo. También ha escrito novela como Polen etéreo y ensayo De la creación a la eternidad. Además ha publicado numerosos artículos en prensa local y nacional. Es Premio Nacional de Poesía Aurelio Guirao y también ha recibido numerosos premios a nivel nacional e internacional, como la Mención Especial en el Certámen de Poemas-Póster en castellano por la Universidad de Frederincton (Canadá).

 

 

Es miembro de la A.P.I. (Asociación de poetas iberoamericanos) y de la Asociación Cultural Pueblo y Arte de Cieza, de la que es cofundador.

Desde el nacimiento del periódico, Antonio Ortega fue uno de los más destacados columnistas de La Tribuna de Cartagena.

Actualmente se encuentra en proceso de creación de numerosos poemas y sigue militando en Falange Auténtica, de la que es secretario local en Cieza.

En esta entrevistas nos habla de su última obra: Las confesiones de la caníbal.

 

¿Por qué un libro sobre una asesina en serie?

En realidad no tiene un porqué. Desde que Fernando González Delgado ganó el premio Planeta de novela con “La mirada el otro”, siempre quise escribir un monólogo metiéndome en la piel de una mujer, por su inmensa dificultad. Que un hombre se meta en la mente de una mujer es tarea complicada.

 

Y además caníbal.

Surgió sin más. Aunque la novela no va exclusivamente de canibalismo. Se trata de analizar la mente de un asesino, en esta ocasión del género femenino. Ni soy asesino ni soy mujer, de ahí el reto.

 

 

 

Es difícil ponerse en la mente de una mujer.

Es difícil bastante difícil meterse en la mente de una mujer siendo hombre (espero que esto no se mal interprete) he tenido que pedir consejo para matizar según qué cosas a diferentes mujeres que considero coherentes. De hecho encargué prólogo e introducción a dos mujeres.

 

El psicópata es una mente que sufre...

Considero que el psicópata no sabe que lo es. No tiene conciencia de su enfermedad y por supuesto le altera que se le considere un enfermo. Hay dementes inteligentes, es el caso de la protagonista Bárbara Turpín. Aunque no tengo idea de psicoanálisis, también me he documentado, de manos de psicólogos e incluso psiquiatras. En cualquier caso, toco levemente el caso porque no soy  un experto, evidentemente.

 

Suelen ser inteligentes y calculadores.

Así es, inteligentes y calculadores. Diversos casos de investigación policial y sanitaria, así lo afirman.

 

¿Tiene un valor moralizante la obra?

La obra no tiene valor moralizante pero sí da que pensar. ¿Esta sociedad está enferma?. Los casos como el que aquí estoy tratando de manera ficticia, existen, han existido y por desgracia seguirán existiendo. Espero que quien lea mi obra y alguna vez haya pensado en matar a alguien se lo piense dos veces jejejeje (risas)

 

¿Qué quiere transmitir?

Nada en general. Lo que interesa de la literatura es la forma no el fondo, salvo que se pretenda llevar al cine. Lo cual no me importaría. Con esto respondo a tu última pregunta. Por supuesto me gustaría fuera llevada al cine.

 

Por último, ¿Por qué recomendaría comprarlo?

Recomiendo la obra porque se lee de un tirón. Creo que engancha y está contada en un lenguaje fácilmente entendible sin dobleces, sin perfiles, sin aristas.

 

Una entrevista de Javier Navascués Pérez para La Tribuna de España

 

 

Comenta esta noticia





Apoya a

Tu donativo nos ayuda a seguir contándonte lo que otros callan.