Sábado, 24 Agosto 2019
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 210

VOX… y Sierra Morena parió a un ratón

PUBLICADO EL Jueves, 10 Enero 2019 10:14 Escrito por
VOX… y Sierra Morena parió a un ratón VOX… y Sierra Morena parió a un ratón

Con varios ademanes horrorosos

Los montes de parir dieron señales;

Consintieron los hombres temerosos

Ver nacer los abortos más fatales.

Después que con bramidos espantosos

Infundieron pavor a los mortales,

Estos montes, que al mundo estremecieron,

Un ratoncillo fue lo que parieron.

 

Hay autores que en voces misteriosas

Estilo fanfarrón y campanudo

Nos anuncian ideas portentosas;

Pero suele a menudo

Ser el gran parto de su pensamiento,

Después de tanto ruido sólo viento.

Félix María de Samaniego (Siglo XVIII)

Después de una larga y ruidosa gestación, después de un periodo de gravidez que a algunos se le hacía interminable y que tenía visos de alargarse, y salir de cuentas, y acabar en aborto, se ha producido por fin el tan esperado parto anunciado con bombo y platillo, con enorme estruendo.

Aunque todavía está por ver si la criatura superará el periodo de lactancia y si ha venido a este mundo con un sistema inmunitario capaz de aguantar las acometidas que se le avecinan en la primera infancia. Tampoco está muy claro aún quién es el padre biológico, quién puso la semilla que fecundó el óvulo, y menos todavía en qué útero se implanto el óvulo (lo mismo nos sorprenden un día de estos, y nos cuentan que la gestación se produjo en un vientre de alquiler).

El caso es que finalmente, tal cual el parto de los montes, se acabó dando a luz a un ratoncillo.

¿Será tal vez un ratoncillo como el de la canción infantil aquella de “Susanita tiene un ratón, un ratón pequeñín, que come chocolate y turrón y bolitas de anís? ¿Dormirá cerca del radiador con la almohada en los pies y soñará que es un gran campeón, jugando al ajedrez?

Somos muchos los que pensamos, que tras muchos brindis al sol (el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones), después de crear unas grandes expectativas, sobreviene a veces un gran desencanto, una gran decepción, al no ver cumplidas las falsas expectativas creadas por los charlatanes de feria que abundan por doquier, al acabar constatando que el resultado final ha sido fútil o ridículo.

 Hay ya  motivos sobrados para pensar que lo pactado por VOX y el Partido Popular es puro viento, retórica vacía, que los montes de Sierra Morena han parido un ratón cobardón, un ratón acomplejado, que se achanta ante las primeras dificultades, y no solo se achanta, pues VOX –uno de sus progenitores- ha acabado demostrando que es capaz de mucho ruido y pocas nueces; como corresponde a los populistas y demagogos.

El parto de Sierra Morena demuestra que VOX ha estado jugando de farol, amagando, pero no dando, como buen perro ladrador (y poco mordedor), el partido presidido por Abascal, demuestra que su actitud de no someterse a los dictados de lo políticamente correcto y al consenso socialdemócrata era impostada. VOX ha hecho mucho ruido, e incluso ha amenazado con forzar nuevas elecciones en Andalucía, ha intentado significarse como él único defensor de la institución familiar, de la lucha contra la ideología de género, como el único que defiende la Unidad de España, como el único partido que plantea la demolición del estado de las autonomías, e incluso ha planteado que para que el gobierno andaluz de coalición de Ciudadanos y Partido Popular, recibiera su apoyo, deberían ambos partidos comprometerse a comenzar un proceso de devolución de competencias al gobierno central…

A Abascal y compañía, aunque hayan mantenido engañados a sus seguidores (e incluso al novato ex juez prevaricador sevillano), por aquello que decía Abraham Lincoln de “Se puede engañar a todo el mundo algún tiempo… se puede engañar a algunos todo el tiempo…pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo”, no les ha quedado más remedio que quitarse la careta, pues, no se olvide que su principal objetivo es entrar en las instituciones para seguir haciendo lo que vienen haciendo sus dirigentes desde que eran adolescentes: no dar palo al agua y vivir de nuestros impuestos.

Abascal y compañía (no sé si también el ex juez prevaricador) sabían sobradamente que todo lo que han venido planteando en las últimas semana como “conditio sine qua non” para dar su apoyo a un posible gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos, son asuntos sobre los que, tanto la Junta, como el Parlamento de Andalucía, no tienen competencia y por lo tanto, carecen de capacidad de actuar.

La Junta de Andalucía, por ejemplo, no tiene potestad en asuntos de emigración, y tampoco valdría de nada que el Parlamento de Andalucía derogara la ley andaluza de violencia de género, pues la ley nacional, de 28 de diciembre de 2004, seguirá en vigor mientras no se derogue por parte del Congreso de los Diputados… y lo mismo podemos decir de cuanto afecta a los Estatutos de Autonomía, todos ellos leyes orgánicas, y por lo tanto necesitados de una mayoría absoluta, para ser derogados o modificados, por parte, también, del Congreso de los Diputados…

La primera incoherencia comienza por presentarse a unas elecciones para formar parte de instituciones que, dicen que pretenden destruir; la segunda ha sido plegarse a lo que PP y Ciudadanos le han impuesto en la Mesa del Parlamento, en la que VOX es un simple convidado de piedra, un florero… Ahora, los dirigentes de VOX, han acabado dando carta blanca a PP y Ciudadanos, para hacer cuanto les plazca; y si VOX tuviera la tentación de bloquear alguna acción de ambos partidos, siempre les cabrá la posibilidad de sacarla adelante con el apoyo del PSOE, e incluso de la sucursal andaluza del partido de Pablo Iglesias…

En fin que, VOX y el PP, tanto monta, monta tanto… en el parto de Sierra Morena, fue un ratoncillo lo que parieron… y el gran parto de su pensamiento, después de tanto ruido fue sólo viento.

Comenta esta noticia