Sábado, 17 Noviembre 2018

Venta de doctorados universitarios en España

PUBLICADO EL Jueves, 13 Septiembre 2018 18:40 Escrito por

Nada menos que allá por el año 2.014, nuestro colaborador y prestigioso jurista, Ramiro Grau Morancho ya publicaba en su web este artículo que, más que nunca, cobra rabiosa actualidad, sobre el ¡extraordinario negocio que supone la venta de doctorados en España!

 

 

Que hay un mercado negro de títulos universitarios en el mundo, es algo que nadie pone en duda. Basta con ojear internet para verificarlo. Pero que algunas universidades privadas españoles se dediquen a lo mismo, es realmente preocupante, y acreditativo del grado de degradación a que han llegado algunas instituciones universitarias.

En su día curse tres carreras universitarias, trabajando y estudiando, con esfuerzo y dedicación, como se hacen las cosas que valen la pena en la vida. Soporté unos niveles académicos duros, pero no me quejo. La formación debe ser exigente, y no todo el mundo vale para estudiar, en contra de lo que la sociedad piensa.

Tras haber sido “segregado” del profesorado de la Universidad de Zaragoza por el ínclito señor Badiola –el de las vacas locas-, como brazo ejecutor del Colectivo de Profesores –marxistas, pero no de Carlos Marx, sino de Groucho Marx-, realicé los cursos de Doctorado en Derecho, pero no quise presentar la tesis en esa Universidad que tan mal me había tratado –y tan injustamente-, y preferí emigrar a una universidad privada, catalana por mas señas, para presentar la tesis correspondiente.

Hecha la tesis –los ejemplares correspondientes, debidamente encuadernos, están a disposición de quien quiera consultarla-, y tras el visto bueno del director correspondiente, y previo pago de una cantidad astronómica por la matricula, procedí a su presentación.

Cual sería mi sorpresa cuando el Vicerrector de Investigación de la universidad, un profesor de enseñanzas medias reciclado, por otra parte, y ayuno de formación y conocimientos jurídicos, como acredita su curriculum, que tiene “colgado” en internet, para vergüenza propia y ajena, se permitió poner objeciones a la tesis, fundamentalmente de carácter formal, tipos de letra, formas de reseñar la bibliografía, etc., como excusa para que rehiciese la tesis, que ellos iban a publicar en internet, para ilustrar al mundo mundial.

Es decir, ni siquiera se permitía que fuese el Tribunal de Tesis quien diera su veredicto sobre la bondad o no del trabajo original de investigación realizado, sino que un mequetrefe, nombrado a dedo por el Rector correspondiente, se dedica a poner la zancadilla a los futuros doctores, con excusas inverosímiles, y supongo que con la intención –al menos en mi caso- de sacarles más dinero, que la vida está muy cara, y esto de las universidades privadas es la crónica de un fracaso anunciado.

Posteriormente el director de la tesis (todo lo que digo está documentado por emails, que obran en mi poder), se ofreció a arreglar la tesis, por medio de un “negro”, y previo pago de una cantidad prácticamente del doble de lo que ya me habían cobrado previamente. Y como son catalanes, y ejercen como tales, la mitad había que pagarla por adelantado, y el resto a la aprobación de la tesis, que lógicamente no iba a tener ningún problema. Excuso decirles que este señor es profesor de la citada universidad, con lo cual todo se quedaba en casa. Y el “negro” posiblemente sería algún empleado administrativo de la institución…

¿Es lógico que algunas universidades privadas actúen así? Se trata de obtener dinero, a toda costa, y de mercantilizar los títulos, cobrando cantidades exorbitadas por su expedición, y poniendo toda clase de excusas absurdas para sacarles más dinero a los doctorandos.

Realmente, y tras salir de la universidad maldiciendo la institución, al menos la de Zaragoza, como verán ustedes mi fe en el sistema universitario español está cayendo en picado.

Y para satisfacer su curiosidad morbosa, les diré que la cantidad rondaba los diez mil euros, entre la matricula y “los arreglos”.

Estoy pensando seriamente en crear una universidad privada, y dedicarme a extender títulos y doctorados a cualquier inútil que tenga el dinero suficiente para pagarlos…, mediante la “convalidación” de su inteligencia para hacer dinero, que en este mundo de las universidades privadas todo es convalidable, previo pago de su importe, naturalmente.

Ramiro Grau Morancho

Jurista y escritor.

NAVEGANDO CONTRACORRIENTE

www.ramirograumorancho.com

Comenta esta noticia