Viernes, 19 Julio 2019

Un País de tontos

PUBLICADO EL Sábado, 15 Junio 2019 09:11 Escrito por
Partitocracia española Partitocracia española

 

Los cuatro mosqueteros sin florete nos bombardean con más palabrería barata de mercadillo si cabe, con el mismo vacío y estúpido argumento político de hace pocos meses, semanas…, cuatro tontos que diría Matute…, que aburren. Uno disfrazado de “Don tonto” por Madrid, pero sin disfraz, que diría su apoderado el Quijote. Decían los análisis demográficos que había una progresiva desaparición del “tonto del pueblo” por el abandono de los emplazamientos rurales, casi a extinguir, pero, no se esperaba la gran capacidad de adaptación del tonto del pueblo a la ciudad gracias también al auge del escarceo político con la “cuarentuna”, con bandurrias incluidas de la democracia española, estos han logrado “ser inclusivos” en las empresas y hasta en el Congreso y Senado como uno más…, algunos más que algunas hasta se las dan de importantes, aunque manteniendo su afecto y devoción por soltar lo primero que se le pasa por la cabeza sin perjuicio de a quien representen, son los nuevos “tontos de la ciudad”. Otros, de catálogos de saldo oportunista estilo IKEA buscando el engaño barato en su más decrepita y vergonzosa expresión, ya no saben cómo maridar la trampa con el oprobio, la argucia electoral con su perverso discurso de mentiras y oportunismos. Otros, jugando a la OCA con la ficha naranja y la verde, yendo de niño guay y perdido en la casilla de salida desde el inicio y los más tontos, además con certificado, haciendo de falso protagonista, un socialista fracasado y reinventado, a medio camino entre lo que él quiere, ser como Obama y en lo que tristemente ha derivado, un sucedáneo de Zapatero, que ya jode…, pero de marca blanca en tienda de barrio. En este caos de naipes recuerdo los cuentos de esos niños tontos de hace ya décadas y a al que Ana María Matute puso color, verbo y obra y nosotros similitud, metáfora y sarcasmo.

Estos que quieren gobernar, se empecinan en convencernos con su magia barata, se esfuerzan en poner su éxito y su fracaso en manos del incierto votante, y no se dan cuenta de que cansan y aburren con sus quimeras de corrala, con sus comedias y con sus disputas de novela feudal. “Asinque”, yo no quiero ser “mancillado” por profesionales de la mentira, la fácil verborrea y el camelo, y ni mucho menos por amateurs pueblerinos como los de Cartagena o los de la región que nos desampara. Los profesionales como Sánchez, Casado o Rivera se han rodeado de lo más “granado” en artimañas aciagas y bribonas, rodeados de políticos de dudosa inteligencia y cotejada usura moral. Un PP nuevo que apesta a viejo donde los jóvenes huelen a rancio. Un PP convulso por la mediocridad de sus integrantes, no todos, claro, pero son los que más se ven. En Madrid con Teodoro metiendo la mano al tesoro, y en el escaparate regional con López Miras o la marioneta del de Puerto Lumbreras, y suma una lista sin fin de personajes de armario vetusto que caen mal, a pesar de la grandeza de otros, que los hay, pero en desuso.

Los sociatas, emigrantes ilegales ya de la filosofía socialdemócrata y hundiéndose cada vez más en el lodazal político, en un pozo sin fondo lleno corruptelas, amaños, titiriteros, monigotes de guiñol que las toleran y las justifican. Son los últimos de su curso, el quiero y no puedo, la fortuna les ha sido propicia y se creen reyes y princesas, y lo son, pero de una baraja marcada, usada por tahúres escondidos de la política más trivial como hiciera Zapatero y su séquito, ese es el perfil de Sánchez, de su equipo, aquí el de Conesa y la Castejón, moran al final de la calle de la amargura y la incompetencia, en el número de la banalidad y la humillación de su fracaso.

Por orden, cuadrando el circulo, o circundando el cuadrado, los que venden humo a colores, los que han nacido de la miseria humana, los que se venden por menos de doce monedas de plata, los nuevo tardos burgueses del proletariado y de la nobleza leninista, además con servicio doméstico, los que ya han nacido corruptos por su amoral filosofía. Podemos, los que han conseguido que la poca dignidad comunista de IU acabe en una cloaca de ideas, en un barrizal de incoherencias y mentiras, tan irreales como antagónicas y endogámicas. Dan pábulos a asesinos y terroristas como los de ETA, Grapo, o a los dictadores bananeros venezolanos, anarquistas irreverentes y separatistas insolentes o al propio ejército español con la otra mirada, prometiendo la gloria y la unidad con extensas valoraciones socioeconómicas y buscando ministerios de saldo en un mercado veraniego. Así, Unidas, podemos irnos a la…, elijan el epíteto de destino.

Los co-socios cooperativistas anhelados por Sánchez y su gobierno de altramuces, independentista en general y golpistas en particular, los catalanes con Torra, un tonto que retrataría Matute nacido y amamantado por el propio sistema que le dio el protagonismo, una cara amable y casi infantil, locuaz y casi mágica que con un alma lúgubre e inerte confunde y se alimenta de la corrupción institucional catalana para acrecentar su propia corrupción moral en maléfica herencia genética. “El hijo del cazador, cazó todas las estrellas de la noche, las alondras blancas, las liebres azules, las palomas verdes, las hojas doradas y el viento puntiagudo”. Escribía Matute.

Y al final de la calle, aparece la naranja por negra flor, un partido como Ciudadanos y un Rivera que, si bien en Cataluña hicieron fuerte el pendón español, su salida a bolsa, al mundo exterior, su puesta en valor nacional le ha costado caro, simplemente por una razón, rodearse y nutrirse de políticos fracasados, huidos y desterrados de otros partidos a socaire de la lógica y malogrando la imagen anaranjada, como figura empírica del fracaso, todo lo que no sea ganar en su caso es una victoria efímera, si un rayo de luz entrara en palacio y hubiera nuevas elecciones, que lo dudo, la ostia sería de cum laude…

Puede que la combinación de opuestos sea el recurso fundamental de esta obra de teatro y de nuestros líderes políticos a re estrenar. la simpleza del lenguaje y el concepto reflejan el claroscuro de un mundo siniestro enmascarado, los pensamientos más inocentes se ahogan en circunstancial desolación. No son tontos los niños, no somos tontos los votantes, sino absurdo el mensaje y el entorno, cualquier lógica no contaminada que choca contra la evidencia, obliga a interpretaciones espinosas y ególatras. ¡Estos son los que quieren gobernar! ¡Cágate! Los sociólogos advierten ahora de que, en un futuro no muy lejano, faltarán pueblos en España para tanto tonto. “Es probable que los actuales tontos del pueblo pasen a considerarse ciudadanos normales y corrientes y que los nuevos tontos del pueblo seamos nosotros”, apunta Rogelio Suárez y no le falta razón, yo ya estoy viendo la posibilidad de ir a Fuensanta en Albacete, “anca el de mi padre”.

Y ahí va la realidad de este pueblo y no precisamente basado en opiniones, sino en hechos documentados, tangibles y verificables, a pesar de que catalanes y vascos ya tuvieran algo que ver con Eva y la manzana. Nos cargamos con un gobierno en funciones, un contrato multimillonario en fragatas al retirar a La Mendez Núñez de una agrupación militar jodiendo trabajos y riqueza naval y con derivadas directas, Ford se va de Almussafes y jode 14.000 empleos en la zona, y esto acaba de empezar.

La Seguridad Social, en bancarrota –quizás es un objetivo al ser franquista- y estos tontos cobrando millonadas mientras, los pensionistas –toda la vida pagando impuestos- sufriendo el escarnio de la culpabilidad por cobrar su pensión, pero, al contrario, no los millones destinados a cuantiosas ayudas “sociales” a mantener ilegales y demás organizaciones sociales donde la abstinencia laboral es el denominador común, ¿podemos soportarlo económicamente con una deuda mareante? Felicitamos a musulmanes el ramadán y nos cuestionan nuestras raíces y liturgias cristianas, el laicismo va por barrios, miramos para otro lado cuando un imán aprueba el pegar a las mujeres y aquí como imbéciles salimos a la calle a denunciar el machismo y el tardo feminismo de pancarta y eslogan. Los zagales de 15 años apuñalan a sus profesoras y cuestionamos la enseñanza concertada, no la ausencia de valores y esfuerzo en la Educación. En los centros educativos para inmigrantes menores se extiende el vandalismo y el resultado es caótico, y todo esto lidiando con el odio o la desmemoria histórica, ya que hoy en España, la libertad de expresión, si no viene de la izquierda retrograda de siempre es, delincuencia en potencia. Estos tontos saben aferrarse al bocadillo de mortadela y de ibérico, no en vano, están donde están, gracias a que el independentismo catalán y nacionalismo alcahuete vasco le aprobó la moción de censura.

“Asinque”. Sarcásticamente, como decía Wilde y diría el Sémola, filósofo virtual del acervo popular cartagenero, “la forma más baja de humor, pero la más alta expresión de ingenio es el sarcasmo” y a sarcástico no nos gana nadie en esta trimilenaria tierra.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.
Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 
También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

Comenta esta noticia