Domingo, 21 Julio 2019

Un criminal en TVE: blanquear a ETA para que los pactos del PSOE queden impolutos

PUBLICADO EL Jueves, 27 Junio 2019 11:38 Escrito por
Un criminal en la pantalla de TVE Un criminal en la pantalla de TVE

Dudo mucho que se pueda blanquear a una rata, a una inmundicia tan notoria y convicta, que sólo quien comparta su alma negra estará receptivo a ese proceso de lavado. Cualquier persona de bien debió revolverse indignado de que la gentuza que causó –y sigue causando, no lo olvidemos- tanto dolor, tenga platós abiertos en un medio que nos pertenece a todos los españoles, a quienes la sabandija en cuestión intenta, por métodos criminales, desgarrar nuestra nación.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

La propiedad transitiva

 

Leo y escucho hoy profusión de comentarios sobre la bochornosa presencia anoche de un tipejo en la televisión pública que pagamos todos los españoles. Huelga decir que no vi la entrevista, habida cuenta de que hace mucho que le di el apagón a esa basura de medio que subvencionamos para que sirva a los mezquinos intereses de los socialistas, y en particular los del megalómano Pedrito.

Es el caso que se refieren la mayoría de los comentarios al blanqueamiento del terrorista entrevistado; y como tantas veces, es el caso que discrepo.

Dudo mucho que se pueda blanquear a una rata, a una inmundicia tan notoria y convicta, que sólo quien comparta su alma negra estará receptivo a ese proceso de lavado. Cualquier persona de bien debió revolverse indignado de que la gentuza que causó –y sigue causando, no lo olvidemos- tanto dolor, tenga platós abiertos en un medio que nos pertenece a todos los españoles, a quienes la sabandija en cuestión intenta, por métodos criminales, desgarrar nuestra nación.

De hecho, es evidente que no era la intención de ese ente putrefacto que dirige la bien pagada y lacayuna Mateos el de blanquear al engendro que anoche asomó a las pantallas.

La televisión pública no tenía anoche otro objetivo que intentar blanquear al inquilino de la Moncloa, ese mismo que pocas horas antes se fue a hacer la foto en el AVE,  para regresar  -una vez más- a casita en ese Falcon que le gusta más que la videoconsola.

Y es que, si comparan, a Sánchez aún le quedan esperanzas de blanquearse, aunque vaya lamiendo el culo a quien haga falta, y aunque tenga que vender España a precio de saldo.

El electorado -la población en general- es tan analfabeto, incauto y desinformado, que después de todas sus tropelías le ha regalado millones de votos para que el chico siga con sus delirios de megalómano.

Quizás un obstáculo para salvaguardar -¿su imagen?- podía ser que sus injustificables pactos y componendas con Bildu le lastraran sin remedio. La solución, pues, era bien sencilla. Blanqueemos a mis amigos, blanqueemos a ETA, y así mis pactos quedan igualmente impolutos ante esta ovejuna opinión pública.

Y así, aplicando la propiedad transitiva, podemos decir que, limpia la imagen de mis socios, queda limpia la mía.

No es nada nuevo en un partido, el PSOE, que lleva décadas blanqueándose; de hecho, esta perspectiva, la de quien ha conseguido en buena medida lavar una historia ignominiosa -ayudados por la incultura que se ha adueñado de la nación-, es la que probablemente favorece la ilusión de Sánchez de que todo puede reciclarse.

No debemos olvidar que para la mayoría de los españoles el PSOE es un partido incuestionablemente democrático. Es una pena que sólo una minoría tenga unos niveles decentes de ilustración -no olvidemos que leer ya es cosa de frikis-, y que lo de pensar por cuenta propia y no dejarse abducir por el pensamiento único ya se ha convertido en una especie de rareza de bichos en vías de extinción.

Así, sus fundacionales bravuconadas, convertidas más tarde en violencias, asesinatos, chekas; sus golpes de estado, sus pactos con separatistas, sus latrocinios y su inagotable capacidad para la criminalidad, quedó para muchos redimida cuando se desmarcaron del marxismo; hecho tras el cual, han hecho de la corrupción y del compadreo con los enemigos de España su modus vivendi.

El blanqueo de Sánchez y de su inmundo partido pasaba anoche por hacer tragar a los españoles con la repugnante presencia de un criminal en la pantalla de una televisión que debería servir al pueblo.

No les basta con pactar con el diablo; además quieren hacernos ver que es un tipo majísimo.

No, si nos acostumbraremos a vomitar a diario. Esta España no da para mucho más.

 

Sergio Pérez-Campos

DISIDENCIAS

Comenta esta noticia