Jueves, 22 Agosto 2019

Triste final de este 2 de mayo al que, involuntariamente, nos convocó Julen

PUBLICADO EL Sábado, 26 Enero 2019 09:08 Escrito por Emilio Utgés Huerta
Aparece sin vida el cuerpo de Julen Aparece sin vida el cuerpo de Julen

 

 

De este dolorosísimo y trágico suceso, deberíamos sacar unas lecciones muy provechosas. Ya en otro articulo, manifesté que Julen ha puesto a prueba el nervio y las capacidades de los españoles en situaciones trágicas como esta. “El todos a una como en Fuenteovejuna”.

Julen es el actor involuntario que ha puesto a prueba el patriotismo de los españoles. No hay mayor patriotismo que la hermandad que une a los pueblos de toda clase y condición y hace de uno de los suyos, el catalizador de las mejores virtudes del género humano como pueblo. Una vez más, como en el 2 de Mayo, ese pueblo indómito, generoso de alma, solidario, se ha organizado entre instituciones y sociedad civil. Hemos dado una lección al mundo. Lo que yo pediría, es que no quede ese proceder en el día 2, si no en el 3, el cuatro y todos los días del año.

Que esas calles que se incendian de odio por los partidos políticos, les demos la espalda y se llenen de hermandad y solidaridad activa y efectiva.

Vuelvo a hacer hincapié, en ese patriotismo y, para aquellos que se han echado en degüello de lo mejor de este periodismo patriota puro y duro. Que ahora se ceban con quien cumple su doble deber . El de periodista y patriota. Solo por un estricto acto de justicia poner el punto sobre las ies. Desde el primer momento, los medios en general, crearon incertidumbre y confusión. Hay que recordarles el cachondeo que armaron con la bolsa de chuches, encontrada en el pozo. Se puso en duda que el niño hubiese sido engullido por el pozo. Al final recuerdo que el padre, cuando dieron por bueno el resultado del encuentro de cabello de Julen, vino a decir algo así “por fin me creen” ahora pueden empezar. Se estuvo a punto de hacer batidas por los alrededores. Luego vino el reparto de culpas, entre el pocero y el dueño del terreno, pasándose las culpas uno al otro. Que si el terreno se había allanado antes o después del pozo, que si el pozo estaba abierto o cerrado. Que si el padre estaba al lado del niño o estuvo lejos. Se quiera o no, se creo un ambiente de muchas dudas e incertidumbres.

En estas situaciones tan extremas, cada persona reacciona de forma distinta. Hay periodistas (lo vimos en el caso de las niñas de Alcacer) se hizo un circo en su día, por el morbo que crearon entorno a aquella tragedia. En este caso, Josele hizo lo que le dicto su alma periodística. Investigar.

Escuche un periodista emitir un comentario más que desafortunado contra Josele. Achacándole que se quería hacer rico con esta desgracia. Se nota que no conoce a este periodista. Nadie ha caído en la cuenta, que Josele entre otros artículos de investigación, puso su vida en peligro hasta el extremo de tener que exiliarse de España, porque su vida corría peligro. El destapó a toda una organización de poderosos pederastas. No se lo pensó dos veces. Por defender las vidas de miles de niños, tuvo que separarse de los suyos. Mientras esos periodistas han mirado hacia otro lado. Lo normal es que quienes critican su actitud en este caso, se hubiesen brindado a colaborar con él, en desentrañar a estas bandas criminales que no solo abusan de las criaturas, si no que de las formas más cruele,s las asesinan.

El tema de la pederastia, la explotación de bebés, la grabación de fotos y películas, ha alcanzado un grado de crueldad, que los cometidos por el clero se quedan en un juego de niños. Es un tema de dimensión mundial. Donde poderosos de todas las instituciones están cometiendo crímenes y rituales satánicos. Hay informes serios en la red, que también pone nombres a este infierno. Iker Jiménez en varias ocasiones ha abordado el tema y luego sufre el desengaño de que hasta recibe insultos. Yo mismo desde mi blog y FB he abordado este tema, y el del aborto muchas veces y se me hiela el alma, de ver el desinterés de nuestra sociedad. No es porque no le den me gustas. Es porque debería ser un clamor. El padre de una de las niñas de Alcacer, junto al criminólogo Blanco y el presentador Pepe Navarro, desaparecieron de las ondas y hasta hubo penas de cárcel, porque no se resignaban a que esto siguiera sucediendo. Son miles los niños desaparecidos de los cuales no se hallaran ni siquiera sus cuerpos. A nadie le interesa ese tema, hasta que son víctimas del mismo.

La valentía de Josele no tiene discusión con respecto al amor por los niños. La soledad en la que trabaja e investiga es digna de encomio. No gana dinero, si no sufrimientos y la incomprensión de unos padres que aún no son víctimas. Esto en nuestros días es un acto de heroísmo puro.

Pero hasta el padre de la niña Mari Luz, Juan José Cortes, se ha llevado la reprimenda de la periodista Ana Rosa Quintana en el caso Julen. Quienes me conozcan sabrán las distancias en religión que mantengo con él. Pero mi pálpito me dice que es un gran hombre. Que está allí donde alguien sufre lo que él sufrió. Él mejor que nadie sabe como consolar y gestionar tan difícil situación. Yo ante este señor me quito el sombrero.

Los medios de comunicación tradicionales, aunque en esta ocasión han tenido un comportamiento más aceptable, parecen no digerir que otros ocupen el lugar que ellos han abandonado. Por desinterés, por cobardía u otras razones. Los niños en el mundo, como nunca, son víctimas de lo peor del ser humano. Alguien debería poner fin a todo ello, en lugar de matar al mensajero.

Josele hizo lo que debía, que era investigar. Otra cosa es que no hubiese encontrado mejor momento. Fallos los tenemos cualquiera. Lo importante es el corazón con que se hacen las cosas. ¡Ah! que nadie saque conclusiones, no conozco personalmente al señor Josele Sánchez: lo defiendo por igual que he hecho con Iker Jiménez o el señor Cortés. Por razones estrictamente de justicia.

Como todos, estoy roto por el dolor. Solo nos queda rezar. Que el espíritu de Julen nos una siempre.

Comenta esta noticia