Lunes, 17 Junio 2019

Trescientos Mamones

PUBLICADO EL Domingo, 05 Mayo 2019 10:07 Escrito por
Trescientos Mamones Trescientos Mamones

 

Trescientos mamones podría ser el título de una película, sí es verdad, me he inspirado en el título de este artículo en la famosa película Trescientos, esa de espartanos que no se rinden y lo dan todo por su pueblo; pero no me refería a esos trescientos, me refiero a los más de trescientos mamones que dicen nos van a representar en el parlamento nacional. ¿Qué por qué los llamo mamones? Pues mamones por mamar de las tetas del estado, de nuestros impuestos, de los sufridos bolsillos de la clase trabajadora, porque no hacen otra cosa y les explico ahora su absoluta inutilidad, de eso va este artículo. Por su puesto estos trescientos de espartanos tienen bien poco, estos luchan pero por prebendas, sueldos y mariscadas en todo caso, nada de dar hasta la última gota de su sangre ni algo que se le parezca, ni por asomo.

Hace tan sólo unos días se ha vuelto a llamar a las urnas a los españoles que han acudido masivamente a votar, los españoles han votado y hasta dentro de cuatro años y si te he visto no me acuerdo, ya están legitimados para hacer absolutamente lo que les dé la gana durante otros cuatro años. Ahora mismo están teniendo conversaciones como la siguiente: Hay que ver Manolo, fíjate dónde hemos llegado, fíjate y tu padre que solía decir: “He tenido un hijo tonto”. Pues fíjate dónde estás ahora en el parlamento, con un par, tu trabajo y tus mariscadas te ha costado, haciendo siempre la pelota al jefe de turno del partido… Bueno, no tanto nos ha costado, todo fue afiliarse a un partido político y fíjate hasta dónde puede llegar uno sin haber dado un palo al agua en la vida, lo que son las mamandurrias. Y es que la gente es muy crédula y muy inocente, más simples que el sistema de un sonajero, sólo hay que decirles lo que quieren escuchar, darles un pelín de esperanza y ya los tienes en el bote, hasta dentro de cuatro años y a darse la vida padre a costa del erario público. Esto es más o menos así, no exactamente; pero da una idea de las conversaciones que se tienen a esas alturas políticas.

Pero afinando más y a lo que íbamos, ¿nadie en España se ha dado cuenta que con el sistema electoral actual se podría reunir los líderes de los diferentes partidos y realizar las votaciones parlamentarias entre ellos? Es decir, reúnes a los jefes de los seis o siete partidos y entre ellos mismos y a razón del porcentaje de votos y escaños sacados pueden perfectamente votar y articular las leyes de este país, es decir, sobran más de trescientos mamones que lo único que hacen es acudir al parlamento de figurantes, para que la gente crea que hay alguien ahí y se está haciendo algo. Más de trescientos diputados inútiles que lo único que hacen es apretar un botón porque no pueden salirse de la disciplina de partido, es decir, que no representan a ningún ciudadano, representan al partido y en todo caso al poder ejecutivo que les paga. Pero es que si sumamos esos más de trescientos diputados inútiles con los de los parlamentos de las diecisiete autonomías españolas… ¡La verdad es que ser diputado en España es un chollo! ¡Es el sueño de vivir sin trabajar con el que todo el mundo ha soñado alguna vez hecho realidad! ¿Alguien me puede explicar por favor qué sentido tienen esos más de trescientos diputados cuya única ocupación es apretar el maldito botón? Y aún así hay alguno que se equivoca o se queda dormido, no te lo pierdas, es normal, tanto estrés al final pasa factura a cualquiera. ¿De verdad esto que estamos viviendo no es una auténtica locura y tomadura de pelo?

Es por ello que he titulado este artículo trescientos mamones, aunque en realidad no son trescientos los que están mamando, son muchos más, también hay que contar a la familia, enchufados y toda la corte. Sí, son mamones, son mamones porque maman, maman de todos nosotros y son cargos perfectamente prescindibles, son gente que en el sistema electoral actual lo único que hace es gravar las arcas públicas. No defienden a nadie, no representan a nadie, sólo se dedican a figurar y todo su trabajo lo podrían realizar seis personas, los líderes de los principales partidos, reunidos en una habitación y votando las leyes por porcentaje de voto obtenido.

Pero aún sabiendo que lo que estamos viviendo es una auténtica tomadura de pelo, los sufridos españoles serán de nuevo llamados a las urnas y los españoles con un nuevo hálito de esperanza volverán a creer, quizá esta vez sí, esta vez será verdad, esta vez es diferente, esta vez… Sin reparar que esta vez será igual que las anteriores y sus bolsillos volverán a ser esquilmados durante otros cuatro años por más de trescientos mamones.

Comenta esta noticia