Martes, 18 Junio 2019

Cartagena ferroviaria: la “otra” Extremadura

PUBLICADO EL Viernes, 04 Enero 2019 10:25 Escrito por
Poco ha evolucionado la Cartagena ferroviaria desde estas imágenes Poco ha evolucionado la Cartagena ferroviaria desde estas imágenes

La región extremeña comparte con la  Comunidad  Autónoma de la Región de Murcia (CARM)) varias características… poco  beneficiosas.  

Ambas están situadas “en el extremo“ peninsular, alejadas de la capital de la nación y de las regiones  destacadas por su población, y/o por su pujanza económica, y/o por su poder representativo y político.

Ambas se encuentran en la cola de la Renta Per Cápita…y en los puesto punteros en relación a las cifras de Paro.  

Ambas sienten  que sus respectivos problemas son habitualmente pospuestos ante los problemas “más apremiantes” de regiones más representadas en las Cortes Españolas ( tanto en el Congreso como en el Senado).

Ambas, gobernadas por derechas o por izquierdas, no plantean ¡por ahora! graves problemas de orden público.

Ambas tienen bien asentada la conciencia nacional, la solidaridad y unidad entre los pueblos y las tierras de España; sentimientos absolutamente independientes del sesgo político gobernante.

Estos días Extremadura ha tomado la iniciativa reivindicadora en el ámbito del transporte ferroviario en virtud a varios “estúpidos” y habituales incidentes de su viejo tren a Madrid. Nadie ha ofrecido una información más veraz del olvido centenario dela región extremeña, también en materia ferroviaria, como La Tribuna de Extremadura (perteneciente al GRUPO Tribuna de España) gracias a la incansable labor informativa de ese patriota inequívoco y defensor a ultranza de su región, como es Carlos Aurelio Caldito... Las horas de medianoche en medio de la nada, sin combustible en sus arcaicas locomotoras diésel, las reiteradas averías, los habituales retrasos…

Un trayecto que se realiza en menos tiempo en el vehículo familiar que en tren es algo inaudito en el siglo XXI pero, claro, hay que tener en cuenta que las vías, las traviesas, las curvas  y las pendientes  no son del siglo XX, sino del XIX.

Nosotros, Cartagena, esta trimilenaria tierra situada en el sureste de España, podemos reproducir “de quilla a perilla (en oportuno  argot  marinero tan habitual en estas tierras) la pesadumbre de los extremeños del oeste.

Sin cambios significativos desde la inauguración por Isabel  II de nuestra línea de ferrocarril Madrid-Cartagena  ¡ni siquiera existía la RENFE!; las misma única vía para los dos sentidos; la falta de electrificación en todo el ámbito regional; los mismos viejos trenes y vetustos vagones; las mismas velocidades en tramos,de50 km/h. o menos.

Y todo ello en una comarca ( el Campo de Cartagena) con más de 400.000 habitantes, en una CARM de más de 1.500.000, con gran capacidad exportadora, industrial y turística que en Cartagena atrae a cientos de miles de cruceristas.  

Ambas regiones, aún con similar población, plantean pocas reivindicaciones, sumisas a sus respectivos poderes partidistas.

La CARM, con una sola provincia ¡por ahora!, que en absoluta nos representa a los cartageneros, aún más infravalorada, con su mínima representación política, mantiene su decimonónico tren.

Y a las protestas les cuesta mucho alcanzar la meseta castellana, la del poder central.

Carlos León Roch

Ad Utrunque Paratus

Comenta esta noticia