Domingo, 26 Mayo 2019

Televisión: la insufrible manipulación

PUBLICADO EL Jueves, 25 Abril 2019 13:00 Escrito por
Televisión = Manipulación Televisión = Manipulación

 

 

Caí en la mañana de San Jorge en la imprudente tentación de ver unos minutos los telediarios. Me reafirmé en pocos minutos en mi aversión a un medio que empieza a convertirse en insufrible, pues sus niveles de manipulación le hacen a uno hervir la sangre en cuestión de segundos.

Comienza la subida de adrenalina cuando la presentadora del noticiario se hace eco de la fecha y aprovecha para felicitar a los catalanes por la festividad. Permanezco a la espera de alguna alusión a Aragón, comunidad a la que por razones históricas de Perogrullo doy por hecho que felicitarán de igual modo. Nada; mi espera es en vano. Los medios del sistema, para variar, le lamen las gónadas a esa comunidad gobernada por traidores a España, mientras ignoran a la región que, por importancia histórica merecería encabezar esas felicitaciones. Tanto escuchar esa milonga de la Corona catalano-aragonesa puede que haya derretido las meninges de más de un periodista; aunque sospecho que son perfectamente conocedores de la manipulación que ejercen por órdenes superiores. Ya sabemos quién maneja los hilos de ciertos entes, y sus vínculos y obligaciones ineludibles con el separatismo y toda la chusmería nacional.

Apenas un par de minutos después, desfilan unos titulares a pie de pantalla y leo uno que reza los bancos ofrecen cuentas gratuitas a los usuarios con bajos ingresos. Titular que, por cierto, encuentro minutos después en el periódico que cae en mis manos. Sólo tras adentrarme –y mucho- en la letra pequeña, se hace alusión al hecho de que no es una iniciativa de los bancos, sino la consecuencia de una directiva comunitaria que les obliga a ofrecer dicho producto. Nos deja los titulares, no obstante, la sensación de que las bondadosas y siempre humanitarias instituciones financieras han tomado por sí mismas esta iniciativa, sin duda motivados por su incuestionable carácter filantrópico.

Sólo han sido unos minutos, y entre la televisión y la prensa escrita me han transmitido una pequeña parte de la realidad cotidiana adulterada, falseada hasta el asco, hasta la vomitona,  hasta sentir deseos de agarrar una vara, como el popular personaje, si es que uno pudiera reventar a tanto hijo de puta como puebla el suelo patrio. Y es que no hay mentira inofensiva, ni inocua; no hay manipulación ni adulteración que no produzca efectos y nos basta ver una encuesta preelectoral –aunque sea cocinada-, que no le haga a uno saltar todas las alarmas sobre el futuro de España, en lo que es la cosecha lógica de tanta basura informativa y de tanta indigencia intelectual.

España ha tomado muy mal rumbo; no culpemos sólo a los políticos. A su lado, cómplices necesarios y de estómago agradecido, un montón de medios engordados con lo que nos roban a los ciudadanos. Y detrás, los propios estafados, los españolitos de a pie, felices con la compra de su último televisor de plasma o su nueva Tablet con los que podrán continuar reventando la neurona para dejarse caer en manos de esos poderosos a los que nadie vota, pero que siempre mandan.

Enfrente sólo una pequeña minoría disidente, castigada y censurada en las redes; incomprendida e insultada por una mayoría estúpida por la que uno a veces se pregunta si merece la pena luchar.

El próximo domingo, si Dios no lo remedia, los españoles meterán en la urna una papeleta que será, más que de papel, de acero. Como el que se usa para hacerse el harakiri. Pero tranquilos; aún tenemos pan y circo. Que no cunda el pánico.

Sergio Pérez-Campos

DISIDENCIAS

Comenta esta noticia