Martes, 19 Febrero 2019

App La Tribuna de España

¿Se han desmantelado los derechos individuales?

PUBLICADO EL Jueves, 01 Noviembre 2018 20:05 Escrito por
¿Se han desmantelado los derechos individuales? ¿Se han desmantelado los derechos individuales?

Todo totalitarismo, con independencia del signo que tenga, tiende a liquidar las libertades individuales, y a condicionar los derechos de las personas, que son los derechos reales, pues no hay sistema jurídico que pueda estar al margen de las condiciones de vida de los ciudadanos. Un marco de leyes que haga abstracción de los individuos, de las personas, es un régimen vacío de significado real, un sistema burocrático, frío, descontextualizado.

 

Si nos fijamos bien, los derechos fundamentales consagrados por la Constitución Española están desconocidos y descompuestos. Hagamos un repaso somero:

Artículo 10.- La dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social.”

¿De verdad se puede decir que se respeta la dignidad de la persona? ¿Cómo se puede respetar la dignidad de la persona si no se promueve el respeto a sí mismo, al derecho a la trascendencia como visión religiosa del valor que tiene en sí mismo cada una de las personas? ¿Cómo se puede respetar la dignidad de la persona si no se respeta el derecho a la educación, a usar la lengua heredada tras siglos de legado histórico, de educar a sus hijos en la lengua materna, que es la que le entronca con su herencia cultural, con su familia, con su entorno inmediato? ¿Cómo se respeta la dignidad de la persona si no se acepta que los padres son los únicos legitimados para elegir el tipo de educación que quieren para sus hijos, y, por el contrario, se les imponen ideologías que forman un cuerpo doctrinal ajeno al ser y sentir de millones de personas que tratan de sobrevivir en un entorno de ingeniería social que logra  modificar la cosmovisión cultural y hacer tabla rasa de todo vestigio del pasado histórico o antropológico? ¿Libre desarrollo de la personalidad? ¿Es posible en un contexto de adoctrinamiento burdo y descarado sin que los poderes del Estado lo impidan? ¿Pero qué bajo estamos cayendo? No es posible hablar de libre desarrollo de la personalidad si se persigue, coacciona y estigmatiza a quien ejerce el pensamiento libre. No hay libre desarrollo de la personalidad sin libertad de expresión. Y todo el mundo sabe que si se salen de ciertos cauces establecidos por los gurús de las ideologías mundialistas, se cae en el ostracismo.

El respeto a la ley. Pero para que haya respeto a la ley tendrá que haber una fuerza coercitiva. Y los primeros que han de respetarla tendrán que ser quienes tienen la responsabilidad de velar por su cumplimiento. Eso no es posible si las instituciones no tienen en su vértice de funcionamiento un escrúpulo casi sagrado en su ejercicio. Y todos observamos como se saltan la ley sin recato ni reparo. Si quienes deben velar por la vigilancia del cumplimiento de la ley son los primeros que la incumplen poco podemos esperar.

Artículo 14.- Los españoles serán iguales ante la ley.

Es evidente que los españoles nunca en la historia hemos estado en tal situación de desigualdad como en la actualidad, agudizada por los desequilibrios y zarandeos nacionalistas permitidos y financiados por el Estado.

Sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Evidentemente es notorio y demostrado que estamos padeciendo discriminaciones por razones de diferente condición, bien por pensar de diferente modo que el cacicato correspondiente, bien por usar la lengua común de los españoles en determinados espacios geográficos aún siendo nativos de esos lugares y tener la lengua común como lengua materna, bien por opinión si se sale del redil establecido por la ingeniería que trata de clonarnos, etc. Es un sarcasmo que nos engañen tratando de demostrarnos lo contrario.

Artículo 15.- Todos tienen derecho a la vida.  ¿Y los niños en gestación también? ¿Entonces por qué se aboga por el aborto abriendo el abanico de circunstancias que lo propicien? ¿En qué artículo de la Constitución cabe la eutanasia? ¿En éste parece que no? ¿Por qué la izquierda está tan empeñada en vaciar la Constitución en lo que se refiere a los derechos fundamentales establecidos? ¿Se lo preguntamos a Soros?

Artículo 19.- Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional. ¿De verdad? ¿Es una broma?  ¿Pueden los españoles ejercer su derecho de movilidad en el trabajo, en la función pública, en el acceso a las ofertas de trabajo en las administraciones públicas en todo el territorio nacional, sin limitaciones? ¿Existe el derecho a la movilidad y a la circulación libre si, por ejemplo, un niño de 10 años se traslada a comunidades con lengua propia e inmersión lingüística universal y excluyente, de tal manera que esa familia tiene que optar entre permanecer en esa comunidad o un fracaso escolar seguro de su hijo o hija? ¿Eso es libertad de elección de residencia?

Artículo 20.- A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. Ya comentado, y por tanto, evidentemente NO. El director de este periódico ha tenido que exiliarse por tener un determinado enfoque informativo e ideológico. El colaborador y principal activo de este periódico César Vidal también tuvo que exiliarse porque no se le garantizaba la integridad física ni moral. Pero podríamos extendernos más largamente poniendo una gama amplísima de casuísticas. El que escribe esto hizo peligrar su vida porque decidió que nadie le iba a echar de la tierra donde tiene sus raíces.

A la libertad de cátedra. Siempre y cuando no se les moleste a los agentes que desarrollar la ingeniería social y no se contradigan los parámetros ideológicos de esa ingeniería. De lo contrario, como profesor, puedes tener problemas. Hay ejemplos muy diversos y variados que lo demuestran y que todo el mundo ha podido leer en la hemeroteca. Uno que recuerdo es un importante psiquiatra y profesor que compareció en el Congreso de los Diputados a demanda de uno de los grupos políticos, que se atrevió, científicamente, a demostrar que la homosexualidad en determinados casos es un trastorno del comportamiento. Salió trasquilado, se le faltó al respeto y a su honor, y se le descalificó hasta el más puro escarnio. Y eso lo hicieron los representantes del régimen constitucional.

A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión.

Es evidente que la información transmitida por los medios de comunicación, en su mayoría, está mediatizada por molde pseudoprogresista y la ideología izquierdista al uso, sin dar pie a una información con una visión alternativa, sin riesgo de ser calificada como fascista e, incluso, agredida. El ejemplo de este medio en el que escribo es patente y evidente.

Artículo21.- Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. 

Durante largos años a mi se me ha impedido ese derecho. Ni podía reunirme para expresar mi hastío con la dictadura lingüística y educativa en el País Vasco ni expresar sin consecuencias para mi integridad física ni la seguridad de mi familia mi oposición a la violencia terrorista. Y cuando traté de poner en funcionamiento ese derecho para ejercerlo en mi persona, me vi impelido a tener que llevar protección. La mayor parte de los ciudadanos vascos y ahora los catalanes han visto coartada su capacidad de reunirse sin más limitaciones que el respeto a los demás y ejercer ese derecho hasta el límite de no coartar el de los demás.

 

Artículo 22.- Se prohíben las asociaciones secretas y las de carácter paramilitar.  ¿Se incluye aquí la masonería? Porque, que yo sepa sigue siendo una asociación secreta, y las reuniones de sus logias se hacen en la más absoluta oscuridad.

Artículo 23.- Asimismo, tienen derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos, con los requisitos que señalen las leyes.  Eso no es verdad, porque por las leyes de género se obliga a establecer listas paritarias en “cremallera” formando listas electorales que no están sometidas al criterio de libertad. De tal manera, que, por ejemplo, se impide que una lista pueda ser íntegramente formada por mujeres, y se impide que el único criterio sea el mérito y la capacidad.

Artículo 27.- Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.

La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.

Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales.

Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes.

Los poderes públicos ni inspeccionan ni homologan el sistema educativo para el cumplimiento de las leyes. La existencia de 17 sistemas educativos por sí misma es la evidencia del desmadre.

Y el derecho a la educación es relativo, pues según cómo se entienda la educación. La educación no es adoctrinamiento, y se vulneran derechos reconocidos internacionalmente a los niños.

La libertad de enseñanza es un timo. No existe. Si un centro quiere impartir todas sus enseñanzas en castellano se le impide, luego no existe libertad.

Si el objeto de la educación es desarrollar plenamente la personalidad humana eso entra en contradicción con el objetivo primordial de las comunidades gobernadas por nacionalistas y la izquierda, que tienen como prioridad la instrumentalización de la educación con fines políticos, y el control social.

La creación libre de centros docentes está impedida en la práctica por la vigencia de criterios hegemonistas en las comunidades autónomas que gobiernan con criterios endogámicos y excluyentes.

Vayamos al capítulo de deberes de los españoles:

Artículo 30.- Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España.

Pero no nos dejan, porque suprimieron el servicio militar obligatorio.

Artículo 31.-Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio.

En eso sí se cumple, y de manera abusiva.

Artículo 32.- El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica.

Bien, pero no dice la Constitución que el matrimonio pueda ser entre personas del mismo sexo.

Artículo 33.- Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.

Pero se imposibilita ese derecho por ser ciertos impuestos de sucesiones expropiatorios, y los herederos tienen que ceder la propiedad al Estado al no tener recursos para pagar los fuertes impuestos ni tener compradores.

Artículo 35.-Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo.

Evidentemente no se cumple. Lo de la remuneración suficiente para….  es un sarcasmo y la familia está absolutamente desprotegida. Es más, hay un plan para desestructurar las familias y descomponer la natalidad.

Etc. Para qué seguir.

¿Es necesario una reforma de la Constitución? Evidentemente sí. Hay una contradicción de los fines en materia de derechos y libertades y el título VIII; y con la Adicional I de la Constitución, que dan alas a los nacionalistas para lograr un escenario de ruptura con/de España. Si los nacionalismos hubieran sido leales con el Estado lo cual es una contradicción en su propio término, quizás ese título no hubiera sido cuestionado, aunque el régimen autonómico sea, como es,  una fuente de evolución disparatada del gasto público y déficit de cuentas del Estado. Pero en la situación actual es precisamente este artículo el que impide el ejercicio efectivo de los derechos fundamentales de los españoles y deja la Constitución en papel mojado. Probablemente suprimiendo ese título y centralizando las competencias fundamentales en materia de derechos y libertades, y seguridad pública, derivando la gestión puramente administrativa a esas comunidades, sería suficiente para mejorar la situación, ya que suprimirlas es casi una misión imposible con riesgo de grave quebranto de la convivencia ciudadana.

En lo demás, si se asegurara el real cumplimiento de la letra y el espíritu de la C.E. no habría los problemas de cuestionamiento del sistema que hoy existen, inclusive en personas de orden como soy yo mismo.

Ernesto Ladrón de Guevara

Desatando Nudos

Comenta esta noticia