Viernes, 19 Julio 2019

¿Sabes qué es Bar España? – 4. "Se destapa el cesto de los trapos sucios"

PUBLICADO EL Domingo, 23 Junio 2019 18:43 Escrito por Dr. Juan Mariano Pérez Abad
Caso Bar España Caso Bar España

"La mejor (si no la única) forma de defenderse de semejante acusaciones (si fueran falsas) habría sido la de exigir el completo y pormenorizado esclarecimiento de todos y cada uno de los muchos detalles que afectaban al caso y que jamás se investigaron, en vez de presentar querellas por falsas denuncias contra aquellas víctimas indefensas, apoyándose en su ventajosa posición ante el Poder del Estado".

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

 

Reinaldo Colás destapó “el cesto de los trapos sucios” de la élite de la zona más “chic” de Castellón

 

 

Todas aquellas denuncias sobre violaciones de niños en el Bar España de Benicarló (Castellón), venían siendo archivadas y ocultadas desde 1995, hasta que Reinaldo Colás Navarro las hizo asomar tímidamente a la opinión pública.

Se trataba de un prestigioso y afamado peluquero, discípulo aventajado del maestro Llongueras, afincado entre la élite más selecta de Castellón. Estaba divorciado de la australiana Dunja Jane Adcock, con la que había tenido 2 hijas, que entonces tenían 3 y 5 años. Ella tenía como nueva pareja al famoso empresario italiano Antonio Giusepe Farina, que había sido Presidente del Club de Futbol de Milán.

 

Carlos Fabra. Expresidente de la Diputación de Castellón

 

 

Un día, una las niñas (Tamara, la mayor) le contó a su padre, Reinaldo, que Farina estaba abusando sexualmente de ellas y que había presenciado cómo mataban a un niño de dos disparos en el transcurso de un “juego”. Aquello adquiría la apariencia de un ritual satánico en la descripción que hacía la niña, que luego resultó coincidente con la de otros niños. Según la menor, aquello había sucedido en el Bar España y precedió a la violación que perpetró un grupo de adultos a aquel grupo de niños del que ella formaba parte. Un tiempo después, la pequeña grababa este video con su testimonio íntegro: https://www.youtube.com/watch?v=mFh_X4N1vGQ

A partir de ahí, Reinaldo intentó desenmascarar todo aquel entramado mafioso de comercio de drogas, prostitución y asesinato que, además, proporcionaba pederastia en vivo a personajes ricos y poderosos de la Región y colindantes, y producía pornografía cinematográfica pederasta, ocasionalmente de nivel Snuff (con tortura y muerte real de las víctimas) La mayoría de las víctimas (se calcula en, al menos 80 niños violados y 5 muertos) procedían de residencias de acogida para MENORES TUTELADOS situados en las cercanías, como la del Baix Maestrat de Vinaròs, cuyo personal señalaba como colaborador activo del negocio. En otras ocasiones, eran llevados por sus propios padres a cambio de droga o dinero. Reinaldo, ya fallecido, junto con numerosas víctimas, testigos y arrepentidos a los que consiguió reunir, acusaban como involucrados a miembros destacados del Poder Político y Judicial del entorno de Castellón, tales como el presidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra (al que algunos menores señalaron en sus declaraciones como el autor de la muerte del niño antes citado) el que fue presidente de la C. Autónoma Valenciana Francisco Camps, la juez Sofía Díaz o la secretaria judicial Gracia Botella, entre otros muchos.

 

Juez Sofía Díaz García

 

Este articulista no a va a entrar en especulaciones sobre la culpabilidad o inocencia de aquellos que se han visto señalados por los testimonios de los 16 niños de 9 familias diferentes que presentaron denuncias, los testigos o los arrepentidos, pero sí que afirma contundentemente que la mejor (si no la única) forma de defenderse de semejante acusaciones (si fueran falsas) habría sido la de exigir el completo y pormenorizado esclarecimiento de todos y cada uno de los muchos detalles que afectaban al caso y que jamás se investigaron, en vez de presentar querellas por falsas denuncias contra aquellas víctimas indefensas, apoyándose en su ventajosa posición ante el Poder del Estado. No es de mi competencia saber ni decir si son culpables de lo que se les acusó, pero la respuesta que han venido dando les hace adquirir una apariencia lamentable de culpabilidad que les marcará de por vida.

Y sin ser quien para determinar la verosimilitud de las pruebas y testimonios que Reinaldo consiguió reunir, no es improcedente decir que resulta absolutamente ESPELUZNANTE el hecho de que ninguna institución representante del Poder Público, empezando las Fiscalías Superior y de Menores de Castellón, pasando por Mónica Oltra (vicepresidente de la C.A. Valenciana) y terminando por la Presidencia de Gobierno y hasta la Casa Real, durante los 20 años transcurridos desde entonces nunca hayan ordenado emprender una investigación mínimamente rigurosa y una aclaración ante la opinión pública de los hechos denunciados.

Tras el endurecimiento de las medidas de control sobre la divulgación de toda la información referente a Menores que se impuso después del escándalo de pederastia que se produjo muy poco tiempo antes en el Bar Arny de Sevilla, la difusión fue completamente CENSURADA en los grandes medios de comunicación nacional. Dos de los trabajos de investigación periodística más rigurosos sobre este asunto, realizados por Antena 3 y por el por el cineasta Valentí Figueres ( https://youtu.be/QuLaygS_zfY ) nunca llegaron a estar al alcance del gran público.

ACTUALMENTE, las páginas web que mantenían encendida esta llama han sido clausuradas por orden del Estado (las Cloacas del Estado).

 

 

Descaditar la veracidad de los hechos desde medios de comunicación vinculados a intereses políticos

 

 

Simultáneamente, desde medios de comunicación vinculados a intereses políticos, no dejan de emitir programas que buscan desacreditar la veracidad de los hechos denunciados y manipular la opinión pública, burlándose de nuestra inteligencia con argumentos burdos y demagógicos (https://www.youtube.com/watch?v=mRpoeBkJE-Q&feature=share).

 

 

 

El cerco se cierra con el acoso judicial a los periodistas que se han mantenido tenaces en la denuncia, como Josele Sánchez, director del diario digital La Tribuna de España que se encuentra en libertad vigilada, investigado en un proceso penal por calumnias cuya legitimidad procesal está puesta en entredicho.

 

El periodista Josele Sánchez 

 

Como consecuencia de aquella “cruzada por sus hijas” Reinaldo vio malograda su ventajosa posición social, su prestigio profesional y su fortuna, hasta que terminó enfermo y arruinado, cumpliendo una condena de 15 meses por “denuncia falsa”.

Eso, junto con el proceso judicial abierto ahora mismo contra periodistas e internautas que informaban sobre el tema, los 20 años transcurridos sin obtener más de la Justicia que la condena de arrepentidos y denunciantes y la marginalidad social a la que se han visto abocadas la mayoría de aquellas víctimas traumatizadas que ya eran drogados desde aquellos episodios sufridos en su infancia, hace mirar con mucho escepticismo los documentos que han firmado ahora muchos de ellos (hoy adultos) retractándose de las declaraciones que habían estado repitiendo durante todos esos años.

Quizás lo que resulta más grave de todo, lo que parece estar poniendo en entredicho los fundamentos de nuestro Estado de Derecho, es comprobar la gran cantidad de cargos públicos, funcionarios, jueces, fiscales, policías o periodistas que miran para otro lado o colaboran activamente en el encubrimiento de estos hechos. Pero aún resulta de mucho peor pronóstico para el futuro de nuestra Sociedad que a la propia opinión pública parezca importarle bien poco el esclarecimiento de semejante asunto.

Juan Mariano Pérez Abad -en exclusiva- para La Tribuna de España