Viernes, 19 Julio 2019

RTVE blanquea el terrorismo: Otegi y la violencia inconveniente

PUBLICADO EL Viernes, 28 Junio 2019 09:29 Escrito por
Miserable desprecio de TVE a las víctimas de ETA pagado con los impuestos de todos los españoles Miserable desprecio de TVE a las víctimas de ETA pagado con los impuestos de todos los españoles

Ayer publicábamos un extraordinario artículo sobre idéntico tema de nuestro redactor Sergio Pérez-Campos. Hoy es nuestro brillante columnista, Ignacio Fernández Candela, quien vuelve a incidir sobre la miserable actitud de TVE de llevar a sus pantallas (pagadas con el dinero de todos los españoles) a un terrorista como Arnaldo Otegui. Se ha perdido toda decencia y el menor sentido de respeto hacia las víctimas del terrorismo, casi un millar de familias destrozadas por la sinrazón de los camaradas de Otegui que hoy se sientan en las instituciones bajo la marca de Bildu y que siguen sin pedir perdón por sus asesinatos.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

 

 

Las ya innúmeras felonías de Pedro Sánchez han demostrado la bajeza cuasi criminal del arribismo socialista, pretendiendo también edulcorar el terrorismo y blanquear a los ejecutores.

La entrevista a Arnaldo Otegi el 26 de junio en RTVE deja constancia del sectarismo rastrero que en nombre de la libertad de expresión esgrimieron mercenarios de la radicalidad disfrazados de comunicadores, comandados por la impresentable Rosa María Mateo. Los violentos tienen cómplices en el Gobierno de España-acaso devenido de fraude electoral denunciado en la Audiencia Nacional- que maneja a su antojo la demagogia más criminal pagada con dinero público. Los palmeros etarras ahora no van encapuchados, sino que presentan, con la jeta descubierta, programas de televisión en horarios de máxima audiencia a instancias de capos gubernamentales.

Otegi lo dejó claro, entrevistado como si fuera un hacedor democrático: la hoja de ruta de ETA sigue su trayecto con la consideración de que la violencia no es conveniente. Esa execrable violencia de la que se enorgullecen cosechó sus objetivos con la traición del socialismo liderado por Zapatero. Conseguir el propósito vendiendo el cuento de la paz es el logro etarra del que hoy se felicitan los simuladores de una falsa concordia,  porque la aparente pacificación puede transformarse en futura tempestad a instancias de la traición sanchista.

No nos engañemos con argumentaciones políticas: la esencia pura de un asesino es la razón de ser de sus actos, no los objetivos por los que se dice luchar; es la ambición sin límite porque el asesinato rentabiliza de tal modo que no existe barrera desde la imposición del miedo para el irredento. Si no hay consciencia del mal no cabe una oportunidad para el perdón. La experiencia del odio es un grado que pocos logran desterrar en la valiente recapacitación de la conciencia. Si tampoco hay punición, matar es jauja y aquí se ha demostrado que sale barato. Pedro Sánchez ha puesto de saldo el valor de la vida y el sacrificio de la dignidad.

A Otegi lo está premiando actualmente la conveniencia de un presidente en funciones, inescrupuloso y marrullero sin límite,  como tramposo del que se sabe una absoluta ausencia de elemental moralidad. La paz no la ha dictado el arrepentimiento sino la conveniencia del entonces zapaterismo de cuyas actas de negociación se infiere actitud delictiva; siendo retorcido el origen pacificador , ahora  ETA intenta fusionarse con el Estado de Derecho gracias a Pedro Sánchez.

El PSOE traicionero contra sus propios muertos vuelve a provocar dolor, incrementado por la indiferencia de los asesinos y las burlas perennes de los insanos rencores. Los asesinos naturales matarían en cualquier lugar del mundo porque son seres abstraídos de vesania sin importar la causa que la inspira. Así el socialismo español ha demostrado la influencia histórica de su hipocresía sin vergüenza y continuada en consonancia con sus cómplices.

La justicia verdadera no es de este mundo con tantos esbirros de la malicia consiguiendo que se normalice la criminalidad. Ahora la consigna consiste en purificar públicamente el hecho delictivo y anatemizar a la víctima y sus defensores. ¿Acaso hay viaje de retorno, lejos de este abismo al que han arrojado al país políticos y jueces que parecen estar en nómina satánica? La paz es  solo una conveniencia; a conveniencia toca pacificar la exigencia que  antes fue sangrienta. ETA no podía esperar más eficaz apoyo que el blanqueamiento de la sangre para justificar democráticamente la que mañana quede por derramar.
 
Si un día se estrella el Falcon de tanto usarlo, a Pedro Sánchez le esperan en el averno con los brazos abiertos, títere de Satanás.
 

Comenta esta noticia