Jueves, 22 Agosto 2019

Repugnante y delictiva manipulación del Poder Ejecutivo

PUBLICADO EL Jueves, 23 Mayo 2019 08:24 Escrito por Miguel Bernad Remón
El presidente del CGPJ con su superior directo El presidente del CGPJ con su superior directo

 

 

No ya escandaloso, sino repugnante y delictivo como el poder ejecutivo manipula dolosamente a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado.

Ponemos cuatro ejemplos más recientes de los innumerables  a lo largo de infinidad  de procesos penales.

 Al Ejecutivo de Pedro Sánchez, le resultaba incomodo que el Abogado del Estado, en el “procés” catalán, acusara del delito de rebelión y “manu militari” se carga al Abogado del Estado, sustituyéndole por otro que obedece las órdenes del ejecutivo, acusando únicamente por delito de sedición.

Otro ejemplo reciente de manipulación lo ha representado la desimputación de Francisco Camps por el caso de la Fórmula 1 en Valencia. Convenía desimputarle y el nuevo Fiscal Anticorrupción, cambió de criterio de su antecesor y le desimputa.

Incluso el ejecutivo de Pedro Sánchez llega a manipular a Magistrados del Tribunal Supremo.

Recordar a este respecto el escandaloso caso de los gastos hipotecarios, donde el Tribunal Supremo cambió de criterio en tiempo “exprés”.

Otro hecho escandaloso lo ha representado la Fiscalía General del Estado, mirando para otro lado en el expediente sancionador incoado por la CNMC contra quince compañías nacionales e internacionales que amañaron 275 contratos con ADIF, ACCIONA, ACS, FCC, FERROVIAL, OHL, SACYR, ISOLUX se confabularon pactando previamente los precios y repartiéndose concursos.

Por otra parte el Banco de Santander, BBVA, Sabadell y Caixabank se confabularon para imponer condiciones desfavorables a empresas de energía renovables

Ello pone en evidencia, las siguientes conclusiones:

  1. No existe seguridad jurídica
  2. No existe independencia de los poderes públicos
  3. El desprestigio de las Instituciones es evidente.
  4. La credibilidad de la sociedad en las Instituciones es alarmante.
  5. Jueces, fiscales, abogados del Estado, se dejan manipular.
  6. La quiebra de nuestro sistema democrático y de estado de derecho, no necesita ya de nuevas actuaciones para constatar la manipulación del Poder Ejecutivo.

Comenta esta noticia