Jueves, 27 Junio 2019

Puente Genil: “Infierno de Cobardes”

PUBLICADO EL Domingo, 09 Septiembre 2018 01:00 Escrito por
El pederasta Jefe de la Policía Local de Puente Genil, Lorenzo Humánez Aguilar y el Alcalde que lo defiende, Esteban Morales Sánchez El pederasta Jefe de la Policía Local de Puente Genil, Lorenzo Humánez Aguilar y el Alcalde que lo defiende, Esteban Morales Sánchez

Infierno de Cobardes se podría haber titulado los episodios vividos la pasada semana en el pueblo cordobés de Puente Genil. Podría ser una película del mítico actor Clint Eastwood en un western de los de antes; pero la cosa se rodaba en España, donde por otra parte siempre se han hecho los western de Clint Eastwood. También podría titularse la película “Spriman contra El Sheriff de Puente Genil”, otro título de película del oeste muy apropiado para los hechos acaecidos; pero la cosa no era una película, era de verdad. Un hombre valiente contra un pueblo de cagones, luchando solo en un auténtico infierno de cobardes. Un pueblo en donde todo el mundo sabe que tanto el alcalde socialista, el nuevo cacique del pueblo y su sheriff, el jefe de la policía local, están cuanto menos corrompidos hasta el tuétano e involucrados en un tema de pedofilia y abuso de menores.

El pueblo calla mientras Jesús Candel, Spiriman, pasea por las calles del pueblo con la cámara de su móvil como testigo. A su paso las puertas se cierran y las cortinas se echan, siempre dejando un pequeño hueco de mirilla para ver lo que está pasando en la calle. Los membrilleros no están para dar la cara, el miedo asoma por las rendijas de las casas. Nadie quiere problemas, si alguien habla sus negocios se pueden ver perjudicados, nadie quiere ir contra el alcalde y su Sheriff, demasiado poder. Los habitantes de Puente Genil se olvidan que el alcalde y el jefe de la policía local tan sólo son dos personas y ellos son miles.

Pero hay más cobardes que ya se han ido del pueblo, entre ellos un teniente de la Guardia Civil que bajo su mando desaparecieron las pruebas que incriminaban la trama. El teniente recibió las órdenes, probablemente, de hacer desaparecer las pruebas desde instancias más altas y la cobardía pudo más que la obligación de hacer guardar la ley.

Para los que no estén familiarizados con lo que ha pasado en Puente Genil les pondré en antecedentes. Un policía local, Daniel Tejero, denuncia los abusos a una menor por parte de su jefe de policía, Lorenzo Humánez, este “señor” también es conocido por el alias El Sheriff de Puente Genil. Es íntimo amigo del alcalde socialista Esteban Morales, el cacique del pueblo al que también llaman “El Osito” íntimo (según cuentan, muy muy íntimo) también de la presidente de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. Las pruebas, un pendrive en donde están registrados lo hechos es entregado junto con la denuncia y desaparece en el mismo cuartel de la Guardia Civil. Al Policía Local Daniel Tejero se le persigue desde ese mismo momento y se le expulsa de su trabajo. El alcalde se niega a reincorporarlo incluso después de una sentencia judicial a favor del policía expulsado.

Daniel acude a todo el mundo para hacer saber su caso. El caso cae en manos de Josele Sánchez, el periodista español exiliado después de las amenazas de muerte recibidas por haber denunciado el posible asesinato del banquero Emilio Botín. Josele pone en marcha la maquinaria de su diario digital en favor de nuevo de la justicia y, en concreto de este caso. Jesús Candel recoge el testigo y comienza también la denuncia pública de lo que está ocurriendo en Puente Genil. A Puente Genil también acude el abogado vasco Mario Díez que lleva el caso de los supuestos abusos sexuales a menores cometidos por personajes conocidos dentro de la administración vasca, el fotógrafo Kote Cabezudo ya ha ingresado en prisión; pero ha costado mucho ¡y aún faltan otros políticos muy conocidos del PSOE, PP y PNV! llegando a la denuncia pública en redes sociales ante la inacción de nuevo de la justicia. El caso Kote Cabezudo llevaba el mismo camino que el caso Bar España, sólo la intervención de este excelente abogado ha evitado que se quedara tan sólo en las redes sociales.

El caso Kote Cabezudo, el caso Bar España, el caso del Sheriff de Puente Genil, son los nuevos Alcásser de hoy en día. La Pedofilia ha sido el cemento sobre el que se ha construido el Régimen del 78 para tener a la gente clave controlada dentro de la administración pública. La traición ha sido la moneda común de este régimen con el Jefe del Estado a la cabeza, por su puesto. Sólo se podía aplicar el Nuevo Orden Mundial en España de esta forma. Esta gente que controla hoy en día la administración no sólo roba a manos llenas como nos tienen ya acostumbrados, sino que violan y asesinan a nuestros hijos con total impunidad.

A mí no me hace falta investigar Alcásser ni el caso Bar España para saber esto porque a mí personalmente me han estado preguntando durante años si me gustaban los niños, es su modus operandi. Cuando yo estaba en la base de Securitas Transporte de Fondos en Málaga amotinado contra el propio estado, véase mis artículos en mi web El Arconte o en La Tribuna de España, ya me hicieron la primera pregunta sobre este tema y ya entonces me ofrecieron todo lo que yo quisiera, y cuando digo todo es todo, sin límites. Y ya en aquel entonces me preguntaron por primera vez si me gustaban los niños. Evidentemente les dije que no, aún así, estuvieron haciéndome la misma pregunta durante años a través de terceras personas, hoy en día ya no me la hacen porque han quedado convencidos que yo no voy a entrar por ahí.

Sólo unas pocas personas valientes les hacen frente a esta gente como el caso de Jesús Candel, Mario Díez o el periodista Josele Sánchez. Josele me consta que ha visto incluso los vídeos en donde se viola y se tortura a menores. Yo no deseo verlos por pura salud mental, además, no me hace falta verlos para saber que esto sucede con total impunidad en España, ya me ha costado mucho asimilar demasiadas cosas. Mientras, el resto de gente, de mis compatriotas o calla por cobardía o insulta y se mofa diciendo que esto son conspiraciones falsas.

 

Lo sucedido en Puente Genil es fácilmente extrapolable al resto de España. España se ha convertido en un auténtico Infierno de Cobardes, en donde sólo unos pocos valientes se enfrentan a un régimen corrompido, al cacique del pueblo. Porque en España enfrentarse al alcalde de Puente Genil es en definitiva enfrentarse al mismo régimen, al mismo Jefe del Estado. Mientras, millones de españoles callan y sólo se atreven a mirar por la rendija de las cortinas de su casa o a través del ordenador, que al final viene a ser lo mismo.

 

Comenta esta noticia