Jueves, 27 Junio 2019

Una mala madre polaca secuestra a su hijo... y la Junta de Andalucía mira hacia otro lado

PUBLICADO EL Martes, 13 Noviembre 2018 11:25 Escrito por
Una mala madre polaca secuestra a su hijo... y la Junta de Andalucía lmira hacia otro lado Una mala madre polaca secuestra a su hijo... y la Junta de Andalucía lmira hacia otro lado

David Thompson tenía la custodia de su hijo pero el pasado mes de mayo su expareja y madre del niño no se presentó en el punto estipulado en El Terrón.

 

Les sonará mucho porque, casi a diario, historias muy similares se repiten en España.

El niño debía ser recogido en este lugar y entregado cada quince días.

En junio el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Ayamonte emitió un requerimiento para que las autoridades polacas localizaran al menor de seis años de edad y -una vez localizada su madre- fuese conducida a los juzgados en ese país para que adopte las medidas oportunas.

Pero hace pocos días el juzgado polaco de Kutno no permitió al padre del menor declarar a través de videoconferencia, a pesar de haber sido citado en el juzgado onubense de Ayamonte.

David Thomson es un muy buen padre; un hombre sencillo (un español hijo de padre inglés y madre onubense), una persona tímida, que se emociona al recordar a su hijo David porque ambos se adoraban. Un niño precioso, con cara de pillo a veces, muy alegre…

David no tiene dinero para ir a Polonia porque trabaja en el campo. Pero nadie le ayuda porque no es mujer, porque no se llama Juana Rivas y los hombres no aportan dinero a asociaciones en las que, por cada denuncia de Mujer, sea falsa o no la denuncia, reciben subvenciones. Esta política de Casas de la Mujer y políticos, cosifica a los menores y les crea traumas, haciéndolos muy desgraciados y eliminando de sus vidas la figura paterna.

Esta mujer polaca ¡para no ir a la cárcel por secuestro de menores e incumplimiento de normas judiciales! contactó con grupos pseudofeministas que sistemáticamente criminalizan al hombre. Lo primero que le asesoraron fue: denuncia inmediatamente maltrato aunque sea falso.

Afortunadamente, esta vez no le salió bien la jugada.

Esta mala madre (“supuestamente” por un brote psicótico) abandonó por completo el cuidado y la protección de su hijo –un pequeño que, además, tiene problema de salud de carácter dermatológico que precisan de atención especial.

David recuperó al peque, le procuró las carísimas cremas necesarias y le retornó todo el amor que solo un buen progenitor (padre o madre) conoce de manera empírica.

 

La justicia española es tan cretina que (por no pensar que es tan perversa), pese a asignar la custodia del pequeño a David -el padre de la criatura- tuvo la desfachatez de otorgar el uso y disfrute de la vivienda a una mujer que se ha desatendido del cuidado de su hijo. Así las cosas, David Padre y David hijo se ven obligados a vivir con la madre y abuela respectivamente ¡Y menos mal que tienen a la una excelente abuela del pequeño!

A la mala madre polaca la jadean las pseudofeministas (las amigas del “nosotras parimos, nosotros decidimos”, “yo sí te creo” y el “abajo la dictadura del heteropatriarcado”); amparan a la progenitora pese a que no paga la cantidad mensual estipulada por el Tribunal para el mantenimiento de su propio hijo. Si en lugar de ser la madre esto lo hiciera el padre ya habría ingresado en prisión. Pero siendo mujer y contando con el respaldo de lobbie feminista, en España su desacato a una sentencia judicial resulta papel mojado.

Señores políticos, ¿alguna vez les importó este menor que –como tantos otros- es conducido al más terrible de los abismos abismo? A ustedes sólo les importa no enfrentarse con tan importante colectivo feminista; sólo les importa no jugarse los posibles votos de este pernicioso y vergonzante feminismo desigualitario que tanto hablan de igualdad real pero sólo de cara galería.

En España no existe ningún atisbo de igual entre progenitores (padres o madres) y todo es sumisión al chantaje, absurdo, de supremacía de la mujer -tenga razón o carezca de ella-, complejo y desvergonzada correa de transmisión de la injusticia “de género” y descarado pisoteo del hombre (que en un Estado de Derecho deberá gozar de idénticos de derechos y obligaciones que la mujer).

Una sociedad así, la España a la que hemos llegado con este tema –democráticamente y en aras a la justicia- resulta absolutamente inadmisible; porque los políticos tienen hermanos, hijos, padres…

Carlos Salgado, Javier Somoza, Alberto Encinas… (otros de los muchísimos padres) que sufren los secuestros de sus hijos -los dos primeros en Rusia y el tercero en Polonia-.

Existen multitud de situaciones idénticas, pero el gobierno de España permanece impasible, de brazos cruzados, permitiendo este abuso de los derechos de -pese a ser varones- ciudadanos españoles a quienes no amparan y que sufren un auténtico infierno de ausencia de sus vástagos, de injusticias y vejaciones a nivel internacional.

Da igual si hay problemas o desequilibrios en la mujer. La posición oficial de la justicia, servicios sociales y gobernantes de España es ¡Viva la mujer! y ¡abajo el hombre!

¿Es esta es la igualdad ante la ley que consagra la Constitución? No: se trata de evidente perversión de la realidad, de conculcación de derechos civiles, de maldad mediante la deformación de la realidad y la invención de realidades paralelas que requieren de terapia profesional fuera de la política que tanto, y tan innecesario sufrimiento está provocando en padres y en menores españoles a los que debieran asistir, también, todos los derechos.

Pilar Enjamio

Psicólogo.

LA TRASTIENDA

Comenta esta noticia