Miércoles, 24 Julio 2019

El PSOE, la dictadura estalinista y su bufón Perro J.

PUBLICADO EL Lunes, 29 Abril 2019 22:05 Escrito por
Lo que se nos viene encima: dictadura stalinista de Pedro Sánchez Lo que se nos viene encima: dictadura stalinista de Pedro Sánchez

 

El más rastrero de los periodistas españoles, aquel capaz de hacer juegos de travestismo interracial mostrándonos el culo, al aire mientras ha intentado múltiples complots para derribar gobiernos y lograr abdicaciones, ese inútil que ha hundido todos los negocios periodísticos que ha tocado y que es capaz de vender su alma al diablo, el ex de la hortera diseñadora y actual de la abogado más femipodemita de España, ya se ha reubicado de cara al nuevo panorama político que vamos a sufrir todos los españoles, a cambio de las limosnas que le permitan seguir manteniendo esa mierda de periódico que lleva por nombre la condición más grande que pueda tener un ser humano: El Español.

Decía -pues- que el director de ese panfleto que por su dependencia sexo-afectiva de la abogado Cruz Sánchez de Lara, una letrado responsable del encarcelamiento y la prohibición de ver a sus hijos de cientos de buenos padres de España, probablemente cambiará la cabecera para llamarse "El Español y la Española".

¿Sabían ustedes que esa nueva esposa que cuenta sus secretos sexuales con Perro J. (confesiones totalmente innecesarias, porque todos hemos tenido el honor de presenciar "los peculiares" gustos sexuales" del periodista en el vídeo más visulaizado de la historia de España) llegó a presentar hasta siete denuncias falsas a un hombre, al que mantuvo durante casi siete años bajo la presión de esperar el ingreso en prisión, con una petición de 15 años de cárcel?

 

Resultado de imagen de pedro j y pedro sanchez

Perro J y la "cazadora de hombres" Cruz Sánchez de Lara

 

 

Bueno, pero dejemos -de momento- a esa enemiga de todo varón (por el mero hecho de llevar un apéndice pendular en la entrepierna), pese a que cayó en las encantadoras garras del influyente y barriobajero Perro J., para hablar del periodista, el felpudo de Ana Patricia Botín, esa inmundicia que cada vez que recibe la orden de la presidente del Banco de Santander saca toda la mierda que encuentra contra este periodista y contra La Tribuna de España

Pues bien, Perro J. (que se había entregado en los brazos de Albert Rivera de igual modo como se entregó en su día en los brazos de la guineana Exuperancia Rapú) la misma noche electoral y en directo -para sorpresa de los pocos teleespectadores que aún le quedan a la ultraizquierdista TVE- rompió su amor eterno con "el naranjito" (como antes lo hiciera con Ágata Ruiz de la Prada) y se tiró en plancha, desnudito y con el esfinter anal bien abierto a plena disposición dal ganador de las elecciones, el doctor Pedro Sánchez.

Y es que a Perro J. esto de la fidelidad se le da tan mal como lo del periodismo: lo suyo es el mamoneo, estirar chaquetas, hacer de chapero de la información de quien manda, y todo a cambio de la supervivencia de su enésimo proyecto periodístico, tan fracasado como la moral y la ética de su director.

Ahora Perro J. va a convertirse en el mayor defensor del frentepopulista Pedro Sánchez hasta el punto que el boletín oficial del presidente del Gobierno, eldiario.es (por orden de su dueño, George Soros), se va a convertir en una porquería de alabanzas a la desfachatez y la corrupción socialista, al lado de la que ya le ha prometido el director de El Español al trilero primer ministro, recién confirmado por las urnas.

Y no lo hace -siquiera- por convencimiento propio, porque Perro J. carece de convicciones (ni siquiera de malas convicciones): tan sólo se limita a cumplir con las órdenes de su ama, Ana Patricia Botín, que no le concedió el préstamo a fallidos "de gratis" y sólo a cambio de poner de vuelta y media a este viejo periodista que suscribe.

A La Botín le interesa que manden los socialistas (la acusada de haber inducido al asesinato de su propio padre tuvo la desvergüenza de reconocerlo públicamente en la Junta General de accionistas del Banco de Santander), como único agarradero al que sujetarse, ahora que ya no le quieren de presidente ni los accionistas mayoritarios americanos de BlackRock tras haber hundido el primer banco de España hasta la más absoluta quiebra técnica.

Así que como Ana Patricia Botín quiere (lo mismo que hacía su difunto padre con Perro J. cuando dirigía El Mundo, un posiblemente asesinado Emilio Botín, que tanta paz lleve como descanso dejó) un sector de la prensa (encabezado por El Español y La Española) van a dar todo su apoyo a un Pedro Sánchez que -tal y como estamos comprobando en carne propia los redactores de La Tribuna de España- va a iniciar una caza de brujas sin precedentes contra toda disidencia (ahora que la disidencia controlada ya la tiene sentada en veinticuatro escaños del hemiciclo parlamentario).

 

Los dos periodistas de cabecera de Ana Patricia Botín

 

Y que se preparen todos los cobardes que ante mi arbitraria detención han mirado hacia otro lado, porque Pedro Sánchez (con Perro J. convertido en bufón mayor del Reino, algo parecido a lo que soñaba ser el pederasta Sánchez Dragó de haber salido presidente Santiago Abascal) no se va a detener en nada ni en nadie: periodistas patriotas (que los que de verdad lo somos pueden contarse con los dedos de una mano), historiadores auténticos, docentes no adoctrinados, cualquier hijo de vecina que se atreva a discrepar de la travestida historia de la guerra civil española en versión podemitosocialista (ya no te digo si osan a ser revisionista de la Segunda Guerra Mundial), cualquiera que no se arrodille ante la ideología de género (con lo locuaz que se vuelve para hablar de sus interioridades matrimoniales, no saben la curiosidad que tengo por saber cómo se arrodilla -si es que lo hace- la feminista Cruz Sánchez de Lara ante Perro J.), cualquiera que ose insinuar que "los moritos no son los mejores vecinos que pueda tenerse", cualquiera que acuse de golpistas a Puigdemont & Cía... va a acabar en la cárcel.

Y Perro J. ya ha comenzado a dar sus torpes y primerizos pasos como nuevo vocero de la dictadura stalinista que nos espera, por errónea decisión del pueblo español (los pueblos tienen los gobernantes que merecen). 

Así que más vale que los cobardes se aten bien los machos porque vienen mal dadas.

Los que ya sabemos de exilios, detenciones, comparecencias judiciales, intentos de soborno y atentados, nos va a resultar más fácil la supervivencia porque estamos hechos de otra pasa: nunca fuimos bien queridos por ningún gobierno y ante la persecución sabremos usar nuestras armas en defensa de la verdad y la justicia y para que siga soplando una ráfaga de aire puro en el putrefacto periodismo español.

Pero, ¡ay de los cobardes!, de los que aman a España sólo con sueldazos y prebendas, de aquellos, no mal intencionados pero tampoco dotados de la suficiente masa testicular como para entregar su vida en defensa de una causa noble.

El Frente Popular ha llegado para quedarse, y va a hacerlo al estilo Largo Caballero: sin medias tintas, ¡Franco, a tomar por el culo de El Valle!, inmigrantes hasta en las marquesinas de las paradas de autobuses, educación sexual degradante y LGTBI hasta en los colegios católicos (por cierto, los siempre miedosos colegios católicos que se preparen porque les queda menos de enseñanza concertada que a a este periodista de disfrutar de la libertad), tantos hombres encarcelados por falsas denuncias de "violencia de género" que habrá que dejar en libertad a violadores musulmanes y chorizos extranjeros para dar cabida a los nuevos presidiarios, economía absolutamente al dictado de Ángela Merkel y la familia Rothschild, referéndum sobre la independencia a Cataluña (sin trabas de ninguna clase), clases de Islam en los colegios (públicos y concertados), aborto cuando lo decida la asesina preñada (casi, incluso, hasta después de haber parido), eutanasia a la carta y, todo ello, con una Conferencia Episcopal que ya parece la mismísima sede de el diablo en España.

 

 

Esto, para pararlo, no bastará con llenar las próximas urnas de papeletas.

Sólo los corazones nobles y valientes, los españoles hambrientos de patria, pan y justicia, podrán hacer frente a la dictadura socialista que va a imponer el PSOE en España con su verdadera cara (ni Prieto, ni el honesto Besteiro...lo dicho, Largo Caballero puro y duro).

Y los que no sepan la verdadera historia de la Segunda República, más vale que se apresuren a entenderla ahora, que aún no han quemado todos los libros que cuentan qué ocurrió, de verdad, desde el 14 de abril de 1.931 hasta el 18 de julio de 1.936.

O los españoles sumisos aguantan todo lo que venga (que, seguramente será lo más probable) o habrá que defender la patria, el pan y la justicia con las mismas armas con las que sean atacadas.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia