Viernes, 19 Julio 2019

Patriotismo o Constitucionalismo: la hora de la verdad

PUBLICADO EL Sábado, 13 Octubre 2018 15:25 Escrito por

Si algo ha evidenciado la jornada de ayer en Barcelona son dos cosas: la primera, y la más importante: Cataluña es España e inunda las calles de banderas nacionales. Y dos: la fractura entre constitucionalistas y patriotas es evidente y definitiva. Por un lado, al frente de la manifestación, "chupando cámara", postureo, más de lo mismo, lo de siempre, los constitucionalistas: PP, Ciudadanos y VOX (faltó el PSOE preso ahora de los caprichos de los nacionalistas). 

Es falsa la dicotomía que presenta constantemente "la prensa del sistema" de constitucionalistas contra independentistas. Los independentistas son fruto de la constitución por lo que los bandos en juego ahora mismo son 3: independentistas, constitucionalistas (PSOE, PP, Ciudadanos y VOX que sólo pretenden que todo siga igual para seguir "chupando del bote" y que no están dispuestos a desmontar la Constitución por completo y cargarse el Estado de las Autonomías como desea casi el 70% de la población española) y los  patriotas (que son quienes quieren desmontar del Régimen del 78, de arriba a abajo, por completo).

 

 

 

De otro lado los patriotas (todavía desgraciadamente divididos), quienes no sólo condenan el independentismo sino también a la que ha sido culpable de llegar hasta donde hemos llegado, la Constitución Española, el Régimen del 78; los que culpan al Estado de las Autonomías de la situación límite y de ruptura territorial que se vive en España: la Coalición al Parlamento Europeo ADÑ (que de momento sólo la forman 4 partidos, Democracia Nacional, La Falange, Falange Española de las JONS y AES), Plataforma per  Catalunya (PxC) integrada en la Federación de partidos Respeto ¡y con una veintena de concejales en la región catalana!, SOMI (el partido identitario de Josep Anglada con un mensaje antiinmigración que se extiende por toda Cataluña, Democracia y Libertad (con una presencia destacada en movilizaciones anteriores de JUSAPOL) y alguna formación más que me dejo por el camino.

La ruptura entre constitucionalismo y patriotismo era de esperar. La solución ya no está en la aplicación o no del artículo 155. Ni en la reforma del texto constitucional. La Constitución Española es la culpable de haber cedido a las comunidades autónomas la educación y los medios de comunicación públicos. Y en cuatro décadas de adoctrinamiento, bien que han utilizado esas competencias -que jamás debieron ser transferidas a las regiones- para formar a generaciones de catalanes, vascos, valencianos y gallegos bajo mensajes de odio a España y con una historia perversamente falsificada.

Pero lo lamentable es que el patriotismo, es decir, quienes no creen que la solución se encuentre dentro de la Constitución, quienes ni viven de la política ni aspiran a vivir de ella, quienes tienen claro que hay que acabar con el Régimen del 78 y con el Estado de las Autonomías, tampoco están unidos.

La lucha por el voto constitucionalista, por el voto de la derecha neoliberal ya está servida: allá se saquen los ojos entre ellos Rivera, Casado y Abascal...

Pero, ¿qué pasa con los patriotas, qué pasa con quienes de verdad aman a España, que pasa con los que no están en esto de la política para servirse de ella sino para servir al pueblo, por los ideales más nobles y más dignos del auténtico patriotismo?

¿Es imposible que alcancen algún tipo de acuerdo electoral para concurrir conjuntamente a las Elecciones andaluzas, a las municipales y a las europeas?

¿Es imposible hacer más grande esa candidatura al Parlamento Europeo con lo que ya ha logrado ADÑ? Ojo, que si me pongo tiquismiquis estos de ADÑ tiene muchísimas limitaciones y muchísimas carencias, la primera y más importante de todas, carencia de liderazgo pero, ¡coño! al menos cuatro formaciones políticas que han tenido la generosidad y la inteligencia de hacer muchas renuncias en favor de un proyecto electoral común.

¿No cabe llegar a un acuerdo de mínimos con la Plataforma Respeto (como muchos concejales, especialmente en Cataluña -con esa Plataforma per Catalunya-y en las poblaciones del Corredor de Henares) liderada por el presidente de España 2000 y concejal de Alcalá de Henares, Rafa Ripoll y con unas propuestas políticas prácticamente idénticas a las que muestra ADÑ como programa electoral?

Sé de sobra lo complicado que deber ser llegar a un pacto con Josep Anglada, el famoso concejal de Vic con una “personalidad muy especial”, pero nadie puede negar que tiene un tirón importante y una credibilidad en su discurso antiinmigratorio: de hecho, el próximo día 20 da una conferencia sobre el problema de la inmigración en un importante foro de opinión de Lisboa ¿No es posible sentarse en una mesa con los identitarios de SOMI y no levantarse hasta haber alcanzado una acuerdo?

¿Nadie va a llamar a la puerta de Democracia y Libertad, que sí, serán cuatro gatos (como el resto de las formaciones) pero están en todas las movilizaciones y Sara González tiene un tirón importante para un sector de la sociedad? ¿No es posible sentarse en una mesa con los los de Democracia y Libertad y no levantarse hasta haber alcanzado una acuerdo?

Otrosí –que diría un letrado- el Partido por la Igualdad Real. Que sí, que también Igualdad Real son cuatro gatos –lo mismo que el resto- pero con un discurso contra la Ideología de Género y, en concreto, contra la persecución judicial del varón por el hecho de serlo que, además de ser absolutamente cabal y justa su reivindicación, afecta directamente a ¡4 millones de españoles! (más sus familiares). Les hablo de los 4 millones de buenos padres (no de abusadores, ni maltratadores, no, buenos padres afectados por falsas denuncias) a quienes la justicia les impide hoy en día ver a sus hijos por los caprichos del lobby femiestalinista: 4 millones de padres (que serán de todas las ideologías) pero que lo que más les duele, que su sufrimiento diario es la imposibilidad de ver a sus vástagos; y a esos 4 millones de votantes potenciales hay que sumarles sus padres y hermanos, todos los abuelos y tíos paternos a quienes se les impide el contacto con sus nietos y sobrinos. ¿No es posible sentarse en una mesa con los los de Igualdad Real y no levantarse hasta haber alcanzado una acuerdo?

Si mucho me apuran, hasta sumando ese proyecto que -desde el desconocimiento y dicho con la mejor intención- se me antoja especialmente “unipersonal” de Soluciona y que lidera el periodista Armando Robles al frente (y con un grupo importante de comunicación detrás, el periódico Alerta Digital y el programa de TV por internet La Ratonera), y que en cada comicio electoral –aunque sean papeletas que no sirven al final para nada- no deja de sacar unos miles de votos en Málaga y alguna localidad más de la Costa del Sol. Sí, también intuyo lo complicado que debe ser llegar a entenderse con Armando Robles pero, ya metidos en gastos y “con lo que nos estamos jugando ¿No es posible sentarse en una mesa con los los de Soluciona y no levantarse hasta haber alcanzado una acuerdo?

Lo mismo digo de partidos regionales y locales, (muy pequeños, cierto, pero que suman sobre todo en una circunscripción electoral única -como es la de las elecciones al Parlamento Europeo-) y que compartan valores y proyecto de España. No es posible sentarse en una mesa con cada uno de estos pequeños partidos y no levantarse hasta haber alcanzado una acuerdo?

Estamos en un momento decisivo para la continuidad de España como nación o para su suicidio y hace falta una altura de miras que no veo en los dirigentes de la formaciones social patriotas, un ánimo que sí tienen sus militantes, hartos de ver como en toda Europa se extiende el mensaje identitario ¡excepto en España! 

¡Leches! que hablo de un acuerdo de mínimos que todos los citados suscriben: defensa a ultranza de la unidad de la patria, de su soberanía política y de recuperación de su soberanía económica, defensa prioritaria de los españoles en situación de necesidad frente a los inmigrantes, lucha contra la islamización progresiva de  España y defensa de nuestras fronteras con duras políticas migratorias, oposición frontal a la ideología de género y reivindicación de un modelo productivo y unas políticas económicas hechas para los hombres y no para las empresas, defensa de los ciudadanos y no de los bancos y las grandes compañías multinacionales.

Sólo eso. No hace falta ningún punto más.

¿No estaría dispuesto a suscribirlo los 4 partidos que integran ADÑ -que felizmente ya lo han hecho-, y Ripoll, y Anglada, y Sara González y los de Igualdad Real, y Armando Robles... -y algún otro partidito (dicho sin ninguna acritud porque, desgraciadamente, todas las formaciones de las que hablo no dejan de ser, cuantitativamente, en número de afiliados y seguidores, no partidos sino partiditos) que seguro olvido y me dejo por el camino...?

Y otra cuestión fundamental para que esa candidatura tenga posibilidades reales de entrar en Estrasburgo para “cantar las verdades del barquero”, para defender en la Eurocámara la dignidad de los españoles, sus derechos y su soberanía, para luchar contra la ideología de género que George Soros nos va a imponer hasta por las alcantarillas, para luchar contra la islamización de nuestra sociedad… hace falta la incorporación de independientes, de personas con un plus personal de credibilidad, catedráticos, profesores universitarios, artistas, periodistas (bueno, periodista los cuento con los dedos de una mano y creo que van a sobrarme dedos), escritores, gente del mundo de la cultura que tengan los cojones de decir, “sí señor, yo apoyo a esta gente”.

Y no olviden a los únicos que en España tienen agallas para hacer una auténtica revolución: los pensionistas. Sí, nuestros abuelos tienen más empuje, más osadía y más arrojo que todos los jóvenes españoles juntos. ¡Están al límite de su capacidad de aguante! Si supieran los dirigentes patriotas (iba a escribir líderes pero desgraciadamente no conozco ningún auténtico líder en el patriotismo español, por eso lo dejo en dirigentes) conquistar a los pensionistas ¡por supuesto no con falsas promesas, como hacen todos los políticos, sino demostrándoles que la única posibilidad de que tengan la vejez justa y digna que merecen pasa por un cambio de sistema, por demostar completamente el Régiemen del 78! entonces será una marea de votos que no pueden ni imaginar, ¡un aurténtico tsunami capaz de dar la vuelta a la stuación política de España!

¿No será posible ver ¡de una puñetera vez! una única candidatura electoral de carácter social patriota, identitaria -como narices decidan denominarlo- con el nombre ya creado de ADÑ (o con otro nuevo, qué más da el nombre) que se presente ante los españoles para decirles "aquí estamos", "somos nosotros los que venimos a terminar con la corrupción política, con la mafia judicial, con la destrucción de España, con la falta de seguridad en nuestras calles, con la impunidad ante la pederastia, con los niños que se sustraen a sus familias y se entregan a los Servicios  Sociales por un pedazo de negocio que tienen montado?

Piénselo quienes tengan que pensarlo, pero la responsabilidad que tienen ante la situación límite en que se encuentra España admite pocas excusas.

O se ponen todos ustedes de acuerdo y salen juntos en una foto todos hablando claro, diciendo verdades como puños y mostrándose unidos ante el pueblo español o será el falso patriotismo de Abascal y sus secuaces quienes se llevarán los votos de los españoles desesperados que no quieren cambiar a un partido por otro sino que lo que de verdad pretenden es un cambio absoluto de sistema.

Yo no me metería en este charco -que no es el mío- ni me pondría lo pesado que me pongo con el tema de la unidad de acción del auténtico patriotismo si no fuera porque, de verdad, estamos ante una situación nacional límite y si no supiera -como muy bien sé- (como ya hemos publicado y como seguiremos publicando en La Tribuna de España porque reservamos mucha munición al respecto de la irregular e inmoral financiación) para qué va a utilizar esos votos, ese lobo sionista disfrazado de cordero que es Santiago Abascal y su partido VOX.

Señores dirigentes de los partidos patriotas: ustedes mismos.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia