Miércoles, 24 Abril 2019

Bastardos independentistas y militares cobardes vendidos a VOX

PUBLICADO EL Miércoles, 20 Marzo 2019 23:48 Escrito por
Fueron perros dóciles en la milicia y ahora se presentan como valientes patriotas para la política Fueron perros dóciles en la milicia y ahora se presentan como valientes patriotas para la política

 

Un acuerdo entre EH Bildu y ERC es un pacto entre Bastardos.

Y el terrorista Arnaldo Otegui ha anunciado la existencia de ese pacto, nada menos que en la Comisión de Derechos Humanos celebrada en México Distrito Federal.

¿Cómo coño puede acudir como invitado, a un evento sobre derechos humanos, el responsable político de una banda terrorista con casi un millar de muertos a sus espaldas?

¿Cómo pueden las autoridades españolas permitirle volver a tomar tierra en el aeropuerto de Barajas sin que sea inmediatamente detenido y llevado a prisión?

Este cerdo, justificador de crímenes, llamado Arnaldo Otegui, afirmaba ayer en la capital mexicana:

"Pase lo que pase el País Vasco (en referencia a Vascongadas) se independizará de España, y la República Catalana y la República Vasca van a ser una realidad”.

 

Un bastardo inmune a la inexistente justicia española

 

Y aún dijo más este cínico cómplice de múltiples asesinatos:

"Yo deseo no volver a la cárcel pero cuando uno es ciudadano y súbdito del monarca Borbón nunca puede descartar ir a la cárcel”.

Estas afirmaciones las realizó el coordinador general de EH Bildu, condenado por un delito de pertenencia a banda armada: es decir, por ser un terrorista.

Y ni el embajador de España en México, ni el ministro de Asuntos Exteriores, ni la ministro de Justicia, han pronunciado una sola palabra, ni han formulada queja alguna ante las autoridades del país hispanoamericano.

La decadencia moral de España ha llegado a extremos inadmisibles.

Las víctimas de los malnacidos terroristas de ETA tienen que tragarse la rabia y apretar los dientes, porque el gobierno de España, ¡su puñetero y vergonzoso gobierno! jamás va a mostrar, siquiera, un mínimo de solidaridad y comprensión hacia su dolor.

Y al Jefe del Estado (obligado por la apestosa Constitución del 78 a ser garante de la unidad de España) "se la pelan" literalmente los ataques a la integridad territorial de la patria producidos desde dentro y desde fuera de la nación.

Al igual que ocurrió con su padre (de casta le viene al galgo), Felipe VI sólo tiene un interés: mantenerse en el poder al precio que sea (incluso cediendo -si fuera necesario- parte del territorio nacional), seguir incrementando la fortuna familiar -iniciada por las comisiones que con la mayor inmoralidad se llevó durante 40 años "su papá"- y tener ese dinero expoliado a todos los españoles al buen recaudo de los paraísos fiscales.

Esta situación límite, esta España que (sin barroquismo alguno) perece, no va a arreglarla las urnas.

Tampoco vislumbro en España soldado alguno -con mando en tropa- dotado de la masa testicular necesaria y con el amor a la patria tan a flor de piel, para decir un contundente "hasta aquí hemos llegado".

Así las cosas, y con unas Elecciones Generales a la vuelta de la esquina, todavía hay españoles de buena fe que conservan la esperanza en que esa disidencia controlada, en que esa derecha putrefacta, corrupta -antes casi de iniciar su andadura política-, neoliberal y partícipe de esta mierda de Régimen del 78, vaya a cambiar las estructuras económicas, políticas y sociales de una nación que está a sólo unos pasos de dejar de serlo.

Ahora VOX -cual equipo de fútbol en plena pretemporada- se ha lanzado a la carrera de fichajes de mandos militares para encabezar sus listas, generales supuestamente patriotas y a los que hay que presuponer un valor en la política que no demostraron en la milicia.

 

Resultado de imagen de militares fichados por vox

Trasnochados mandos retirados que pretenden demostrar en política el valor que no tuvieron en la milicia (foto Facebook)

 

Me conozco muy bien a estos viejos generales, militares con muchos cojones con un whisky entre las manos y arengando a espíritus tan caducos como los suyos, altos mandos del ejército muy valientes para firmar manifiestos patriotas y para formular declaraciones antigubernamentales sólo cuando alcanzan la comodidad del retiro o de la reserva, jefes que mientras tuvieron mando en tropa agacharon la cabeza y tragaron con todo lo inadmisible para un soldado, con tal de no poner en peligro sus cómodos destinos o sus futuras jubilaciones.

En ningún caso son estos caducos militares un ejemplo de los valores de la milicia; en absoluto representan lo más granado del espíritu castrense: sólo son penosos saca barrigas que no tuvieron el valor de anteponer sus conciencias a sus salarios y que ahora pretender presentarse como la esencia del amor a España.

¡Desconfiad de los salva patrias cuarteleros que, a la vejez, se presentan como esperanza de lo que no tuvieron el valor de demostrar de jóvenes...!

A los militares no se les pide que hagan carrera política sino que, cuando están en activo, antepongan el honor y el amor a la patria, incluso por encima de la disciplina -si fuera necesario-.

No saldrá la salvación de España de unas urnas por muy repletas de votos al falso patriotismo de la derecha, o al de la mal llamada ultraderecha.

Decía el mejor español que ha dado esta patria en los últimos cien años, José Antonio Primo de Rivera:

"Nada vamos a lograr en las elecciones próximas. En estas elecciones votad lo que os parezca menos malo. Pero no saldrá de ahí nuestra España, ni está ahí nuestro marco. Eso es una atmósfera turbia, ya cansada, como de taberna al final de una noche crapulosa. No está ahí nuestro sitio... Nosotros no vamos a ir a disputar a los habituales los restos desabridos de un banquete sucio. Nuestro sitio está fuera... Nuestro sitio está al aire libre, bajo la noche clara, arma al brazo, y en lo alto, las estrellas. Que sigan los demás con sus festines. Nosotros, fuera, en vigilia tensa, fervorosa y segura, ya sentimos el amanecer en la alegría de nuestras entrañas".

Amén.

 

 

 

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia