Lunes, 18 Marzo 2019

Más de 200.000 lectores en la primera semana de vida de La Tribuna de España

PUBLICADO EL Lunes, 09 Julio 2018 04:05 Escrito por
Datos lectores, primeros 7 días de La Tribuna de España Datos lectores, primeros 7 días de La Tribuna de España

Otra vez el milagro digital lo protagoniza La Tribuna. Si el nacimiento de La Tribuna de Cartagena ya resultó el mayor éxito conocido hasta entonces en la prensa digital española, hoy que cumplimos la primera semana de vida de La Tribuna de España podemos afirmar que hemos conseguido lo que muchos llevan meses -e incluso años- intentando.

 

¡Más de doscientos mil lectores en los primeros siete días de vida!

 

Eran muchas las expectativas que teníamos con el lanzamiento de La Tribuna de España pero muy pocos los recursos económicos y humanos, y muchas, muchísimas las dificultades. Pero siempre nos pusimos en manos de La Providencia.

 

La primera dificultad, sin duda, tener que exiliarme. El exilio no pueden imaginar lo doloroso que resulta pero, además, a menos de una semana del nacimiento del periódico que vas a dirigir, se antojaba una aventura imposible. Acaso olvidábamos que Dios está de nuestra parte.

 

Es cierto que hoy en día con internet se puede trabajar desde la otra parte del mundo… ¡pero del primer mundo! Cuando -como es mi desgraciado caso- me encuentro obligado a vivir escondido en algún país del tercer mundo para evitar que algunos, ¡con mucho mucho poder! atenten contra mi vida, precisamente por practicar el periodismo que practico, al dolor de la ausencia de aquellos a quienes más quieres, a la angustia de la soledad impuesta y del destierro obligado, se suman las incomodidades que no conocemos en un país como España: la luz se va más tiempo casi que permanece, internet se cae cada dos por tres y cuando funciona la velocidad es “a pedales”, todas las reuniones, todas las conversaciones deben ser a través del teléfono y, sobre todo, no estás ahí cerca “en el momento del parto”.

 

Todos estos inconvenientes los hemos afrontado con un inusitado optimismo para alguien que atraviesa unas circunstancias tan difíciles, pero cuando uno está convencido de lo que hace y además tiene fe en Dios, todas las mañanas se levanta bien temprano y recargado de nuevas energías; fíjense que madrugo, a las 6 de la mañana ya estoy levantado (las 12 del mediodía en España) y lo primero que hago -antes de desayunar- es conectar el ordenador y comenzar a hablar con unos colaboradores y con otros, tratando de que me expliquen, en 5 minutos, todo lo que ha ocurrido en España en las seis horas de retraso que les llevo.

 

Pero cuando se tiene la suerte de contar con las personas y con los profesionales (por este orden) de la categoría de las que tengo conmigo en este gran proyecto que quiere llegar a ser, que ya es La Tribuna de España, todo resulta tremendamente sencillo. Por si no fuera suficiente el tener que multiplicarse y hacer, cada uno de los trabajadores de La Tribuna de España, el trabajo que debieran realizar cinco o seis personas, además se ven obligados a “lidiar” con las asperezas de mi carácter, unas asperezas que aún se incrementan por la melancolía y las dificultades de la situación personal que atravieso.  Por eso quiero mostrar mi agradecimiento público y responsabilizar directamente de este éxito a ellos, al Equipo de Redacción de La Tribuna de España y muy especialmente a Luis Carles, Antonio Vidal, María José Ruiz, Mario Gargal, Juantxo García, Bernardo Maqueda, Lara Farinós, Raúl González Zorrilla y Marcos Larrazábal. Y, de manera muy especial, al artífice de todo esto, al que no firma artículos pero que es el responsable de la creación del gestor informático, del diseño, la maquetación y las redes sociales, al encargado de que no se caiga la web, al responsable de luchar contra los ataques informáticos; a la persona que trabaja de noche para que ustedes, al levantarse, tengan La Tribuna de España presta y dispuesta a ofrecerle la información que no leerán en otros medios de comunicación, a quien desde la sombra y desde el más ingrato y absoluto de los  anonimatos (hasta hoy) resulta el motor sin el cual no saldría adelante este proyecto: a Isaac.

 

Tampoco puedo olvidar, en este capítulo de repartir responsabilidades del éxito conseguido en nuestra primera semana, a los articulistas de opinión que, sin cobrar un solo céntimo, aportan sus conocimientos y su prestigio para que La Tribuna de España ofrezca, todos los días, una visión disidente de la realidad. Y por no citarlos a todos (ya que el listado resultaría interminable) quiero agradecer el trabajo de todos y cada uno de nuestros columnistas personificándolos –aunque sólo fuera por una cuestión de veteranía- en la figura del gran Roberto Centeno. Sin opinión, sin interpretaciones distintas y distantes de las del sistema del “pensamiento único” que predomina en el resto de medios, este proyecto periodístico no tendría sentido.

 

Pero, además, esta primera semana de La Tribuna de España ha servido, también, para saber que no estábamos equivocados en nuestras expectativas: muchos, de buena fe, nos advertían de la posibilidad de “vestir un santo para desnudar a otro”, de poder cargarnos una marca ya consolidada y de prestigio periodístico como La Tribuna de Cartagena por crear un nuevo proyecto de ámbito nacional como es La Tribuna de España. También en eso, gracias a Dios (y gracias, también, al encomiable trabajo del reducidísimo pero eficaz Equipo de Redacción de La Tribuna de Cartagena), el éxito nos ha acompañado.

 

En la primera semana de coexistencia de La Tribuna de España con nuestro periódico asociado La Tribuna de Cartagena, la extraordinaria acogida de los lectores no ha sido exclusivamente para nuestro nuevo periódico digital.

 

La Tribuna de Cartagena, bajo la extraordinaria dirección de mi sustituto al frente del periódico, Daniel Negroles, consigue 66.000 lectores, es decir, una media diaria de casi 10.000 lectores/día en una ciudad de 220.000 habitantes que le sitúan, sin duda, como primer periódico digital en la ciudad Trimilenaria ¡ojo, los datos de lectores de La Tribuna de España y de La Tribuna de Cartagena son independientes por lo que, si sumamos los lectores de ambos periódicos, nos iríamos a casi 270.000 lectores en nuestra primera semana.

 

Esto no hace sino reafirmar nuestra intención de tener, antes de finalizar el año, media docena de Tribunas locales, periódicos que con idéntica línea editorial que La Tribuna de España, concentran todos sus esfuerzos en las noticias de aquello que les es más próximo y que comparten noticias nacionales e internacionales y articulistas de opinión con nosotros.

 

El camino por recorrer es largo y duro, como incierta y límite es la situación que atraviesa nuestra patria. Por eso queremos convertirnos en referencia del periodismo cristiano (sin beaterías) y del periodismo patriota (sin patrioterismos). Como decía José Antonio Primo de Rivera, “queremos una España alegre y faldicorta”, pero una España en la que otro modelo de sociedad sea posible. El actual sistema de partidos políticos, la actual Constitución y el modelo de Estado están absolutamente acabados. O somos capaces de crear una nueva España o la nación sucumbirá entre la ambición desmedida de políticos, banqueros y empresarios corruptos que provocan graves desigualdades sociales, una justicia absolutamente desigual para los españoles, la progresiva islamización de una patria que lo fue arraigada en los valores cristianos y la desintegración territorial de cuya responsabilidad tanta culpa tienen los secesionistas como el Jefe del Estado y los presidentes de Gobierno traidores a la unidad de España.

 

De momento vamos a saborear estos datos.

 

201.537 lectores en nuestra primera semana de vida.

 

Ojalá, por el bien de España, día a día, vayan multiplicándose.

 

Que Dios les bendiga.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia