Jueves, 18 Julio 2019

Alumnos de Historia del Arte no pueden estudiar La Alhambra porque molestan a los turistas: "La pérdida de la Joya de la Corona"

PUBLICADO EL Lunes, 17 Diciembre 2018 12:40 Escrito por Jose Luis Fernández Fernández
 "La pérdida de la Joya de la Corona" "La pérdida de la Joya de la Corona"

Alumnos de la Facultad de Filosofía y Letrasde la Universidad de Granada ponen de manifiesto la imposibilidad de realizar una visita a la Alhambra y el trato negligente por parte del personal que en su defensa remiten a instancias superiores.

 

 

El pasado día 4 de diciembre un grupo de alumnos del grado de Historia del Arte visitaban el monumento granadino de la Alhambra y El Generalife como parte de una práctica contemplada en la asignatura.

Como ya es habitual, se pone de manifiesto el trato inquisitorio y negligente que suelen recibir estos alumnos por parte de los guardias de seguridad del recinto, concretamente en la zona más masificada la correspondiente a los palacios nazaríes.

El profesor de la asignatura y su grupo de alumnos encontraron muchas dificultades a la hora de realizar las explicaciones pertinentes a la visita, la cual no se concibe sin las aclaraciones o especificaciones del profesor, pero esto en los últimos tiempos se ha convertido en una constante, ya que el conocimiento y la puesta en valor del monumento solo recae, en los profesionales a sueldo del monumento en cuestión los guías turísticos, a los que por otro lado y sin que sea una generalización les falta muchísima formación.

Es preciso señalar que el artículo que nos ocupa no se trata de una declaración a fuego abierto entre Historiadores del Arte y guías turísticos en los que como no podía ser de otro modo existen  muchos profesionales como la copa de un pino trabajando en el Patronato.

Por eso y dada la circunstancia, es la imposibilidad de realizar una visita al monumento que tienen en su ciudad de un modo satisfactorio y sin la acusadora mirada de Guardas de seguridad los cuales tampoco tienen la culpa, lo que hace sentir  esta indignación y agravio a estos alumnos, jóvenes y con ganas de aprender, cuando desde instancias oficiales se prioriza, el hecho de hacer taquilla, y tener controladas las visitas a instancias del patronato, menoscabando en todo momento una labor clave, ya no solo por medio de la universidad, sino cualquier grupo de alumnos de cualquiera de las ciudades de nuestro hermoso país, puedan hacer uso del monumento, para enriquecerse como personas en lo que respecta al enorme patrimonio y legado histórico y artístico del antes reino y ahora ciudad de Granada.

La gentrificación y masificación de turistas ha llegado hasta tal punto que ciertas partes del monumento, se están resintiendo enormemente (zonas como la Alcazaba y la Torre de la Vela) presentan grietas considerables, debido al caudal de visitantes que las recorren, estando pensado el monumento desde el día de su construcción como una fortaleza-residencia palatina y no como un sitio muy concurrido.

La Alhambra desde la conquista de los reyes Católicos de la ciudad aquel 2 de enero del año 1492, a pertenecido a lo que hoy se conoce como Patrimonio Nacional, es decir todos los bienes propiedad de la corona española y que a su vez  tienen derecho de contemplarse y disfrutarse por todos los españoles,  teniendo a la Monarquía como garante de su conservación y preservación, siendo en mi opinión una de las pocas labores irreprochables y meritorias que realiza la misma, por lo cual nadie debería poder reprocharles su labor como gestores del Patrimonio Histórico-Artístico de todos los Españoles.

La cuestión es que gestores suscritos a tratados de conservación de dicho monumento en la UNESCO como patrimonio de la humanidad el cual recae en la Administración de la Junta de Andalucía, han adquirido demasiadas competencias en este caso en favor del ente conocido como Patronato de la Alhambra y Generalife el cual  tiene tras de sí, presuntos casos de corrupción que se cuentan con los dedos de la mano, (como el caso de las audio guías) y en su propia independencia como Patronato suscrito a la Junta de Andalucía ha realizado una gestión muy criticable. Es por ello por lo que considero que este tipo de situaciones deberían leerse en clave regional y dar un golpe contra la mesa hacia estos gestores que priorizan la labor recaudatoria, por encima de la labor educativa y de disfrute y puesta en valor de esta joya de la corona Española y de España que está perdiendo su brillo por la Junta y el Patronato, y clamar contra los que se creen dueños de la cultura pero hacen un uso negligente de ella y centrada solo en el aspecto económico.

Comenta esta noticia