Domingo, 21 Julio 2019

Llamados a ser presencia

PUBLICADO EL Sábado, 22 Septiembre 2018 22:00 Escrito por
Presencia de Dios Presencia de Dios

Juan 16, 25 - 1ª de Juan 4, 4-6 - Juan 15, 27 - Juan 17, 14-19

1ª de Pedro 4, 10

¡Qué hermoso es ser Presencia de Dios entre la humanidad! Es una misión divina que representa un reto superador para cada día. Es un servicio de por vida.   Juan 17, 11  -  Marcos 4, 11.

El destinado para éste servicio Juan 15,16 tiene encomendada la misión de ser presencia testimonial de Jesucristo que pasó por la vida «haciendo el bien», se volcó sobre los pequeños y los que sufren y anunció el Reino y su justicia, «que no quiso ser servido, sino servir». Lucas 22, 24-27

El destinado para ser presencia, tiene que intentar (Aun con sus limitaciones) obrar miméticamente como lo hizo el Maestro, se hace necesario invertir los papeles; Hay  que hacer sujeto de la acción al otro.

Dios está en él Juan 15, 3-4 – Juan 15, 9 – 11 pero también en el otro, especialmente en el que sufre. Él es imagen de Dios, pero también lo es el otro. Entonces tendrá que dedicarse a buscarle. Buscarle porque el que sufre injustamente representa a Cristo sufriente y es reflejo del Padre. Entonces tiene que convertirse en un buscador. Descubrir en el mundo a los que buscan a Dios aunque sea en tinieblas, en la confusión o en el desconocimiento, y estar entre ellos (Ponerse a su disposición). Esta es tarea  no siempre sencilla: buscar, descubrir y servir. Juan 17, 17-20  -  Amos 8, 11-12  -  Ezequiel 34,634. 13 - 31, (34, 16)  - 1ª de Juan 4, 4-6

El mundo actual dice: Buscar a Dios parece ingenuo, algo postmoderno, habiendo tantas otras cosas importantes, interesantes y fascinantes que encontrar. Sin embargo los destinados para ser Presencia, están llamados a éste servicio divino a pesar de que en el desempeño de su misión, tuviera que soportar cualquier clase de persecución, ultraje, desprecio, incomprensión o incluso el martirio1ª Pedro 4, 14 -  Juan 15, 18-21  - Juan 16, 20  -  Juan 16, 33  -  Hebreos 10, 32, 36  – Marcos 6, 5  pero saben también que Dios Todo Poderoso les acompaña y para ello ha previsto la existencia de los que ha designado como Asistentes. Romanos 12, 6-8 a los que el Señor recompensa cuando les auxilian   Marcos 9, 41. –

Tiene ante sí la labor de buscar al Dios escondido en el otro, sobre todo en el pobre, el desalentado, el desorientado, el confundido, el desengañado, el angustiado.

Esto exige fe firme, capacidad de entrega, resistencia y decisión, pero sobre todo humildad y saber “estar con el otro, siendo uno entre ellos”.

Nada de esto sería posible si el destinado por el Señor para este servicio no se alimentase del Espíritu Santo, siendo para él la oración un encuentro personal, real, directo y diario con Dios.  

tesalonicenses  5, 17-22  -  Romanos 8, 8-10  –  Romanos 8, 16

 

Pero no es una misión imposible. Además de la asistencia personal del E. Santo, y de los Asistentes, el Evangelio te da una serie de pautas que facilitan la tarea. Son como luces en el camino o como pistas y señales para orientarte.

Con estos fundamentos, Dios ha querido hacerse presente a través de toda la historia, por medio de sus testigos como mensajes vivos reveladores. Isaías 43, 10-12 Juan 21, 20-24 - Juan 17, 11 han existido desde el principio y existirán hasta la segunda venida del Salvador.

Quien está llamado a ser presencia, viven de manera sencilla, no hay en ellos nada espectacular, no les señala ninguna virtualidad o condición clamorosa, no obrara ninguna acción sobrenatural, por eso nada son para el mundo Juan 8,15 -  1ª Corintios 1, 26- 28 pero en su sencillez, son signo presencial y profético de Cristo, por eso tiene que tratar de vivir la vida y sus relaciones humanas de manera sacramental. Pueden percibir el misterio que encarnan mas allá de las puras apariencias, aquellos a los que les ha sido concedido discernir la voz del Espíritu, en los signos de los tiempos Mateo 11, 25-27 - 1ª Pedro 4, 10-11

Ser presencia es para ellos como la Palabra de Dios Viva, Encarnada y Actualizada, una proyección de la Eucaristía, una prolongación tangible de Dios por la acción del E. Santo, y, desde ahí, se disponen para el Servicio.                                                  

EN SU INTERIOR

Piensan, sienten y se comunican en el silencio. Perciben la realidad como fuera del tiempo. Viven la fraternidad como la melodía de su aliento. Se saben y se sienten en unión Integral con Cristo. Su preocupación es el Reino. Su orientación, el encuentro.

            

Comenta esta noticia

Más en esta categoría: Populismos Calendarios inclusivos