Domingo, 25 Agosto 2019

La juez me quiere callado, pero lo que yo quiero es probar la corrupción de jueces y fiscales de España

PUBLICADO EL Lunes, 22 Julio 2019 09:06 Escrito por
Probar la corrupción de jueces y fiscales de España es nuestra  misión como periodistas Probar la corrupción de jueces y fiscales de España es nuestra misión como periodistas

Más allá de los hechos noticiables están las noticias personales que importan a quien las vive, que marcan sus vidas.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

Yo, todos los lunes, me levanto con las tripas revueltas y con muy mala leche; el motivo: la Juez de Instrucción número 5 de Castellón, María Lidón Calero Marzá (a cambio de no ingresar en prisión por el delito de publicar informaciones que no agradan al sistema judicial), me obliga a desplazarme hasta el juzgado más próximo para estampar mi firma.

No es sólo ¡ojalá fuera eso! el mal rato que pasa un ciudadano honrado al ser tratado peor que un delincuente, un periodista que cada lunes se planta ante un antipático funcionario judicial (cada semana en un juzgado diferente de la Vieja Piel de Toro), que con desgana me entrega un oficio que debo firmar tras presentar el DNI.

Lo peor es que cada lunes, cuando le doy un beso a Mariajo al salir de casa, lo hago sin saber si volveré en un par de horas o si la llamada que me permiten hacer (en caso de ser detenido) será para pedirle que acuda con mi medicación crónica al juzgado donde me encuentro, antes de ser trasladado a la prisión que Su Señoría  disponga.

 

Resultado de imagen de juez maria lidon calero marza

Juez María Lidón Calero Marzá

 

Y claro, motivos de intranquilidad tengo.

Si cuando la Juez Calero me impuso la arbitraria e injusta media cautelar de ni siquiera volver a nombrar el famoso caso de pederastia -por cuya denuncia pública estoy imputado- hubiera hecho caso al bueno de mi abogado, Mario García Galindo, de bajar el perfil y no escribir de nada que no fuera sobre el proceso de polenización de las flores o el cambio climático, esta acción de cada lunes se convertiría en un hecho irrelevante, como quien se afeita cada mañana.

Pero por dignidad periodística y por compromiso personal me veo obligado a desatender los sabios consejos del excelente penalista que me representa y, aunque la juez Calero me impida hablar de este caso, cada día estoy denunciando otros casos de abusos sexuales de menores en los que aparecen implicados jueces, fiscales, secretarios judiciales  y hasta la mismísima ministro de justicia, esa que se refiere al titular de Interior como "El Maricón".

Y, por su fuera poca la intranquilidad que se vive en mi casa, no dejo de denunciar "la mafia judicial española" que permite al "clan Botín" salir indemne de todos sus envites judiciales (hoy se inicia el enésimo, por contrabando de Jaime Botín que ya habrá alcanzado un acuerdo con una justicia cuyos jueces son puestos ahí por su propia sobrina, la presidente del Banco de Santander) o que, en lugar de impartir justicia, vive al amparo de un sistema que ha convertido a jueces y fiscales en semidioses de los que nadie puede hablar (nadie a excepción de Josele Sánchez y La Tribuna de España) porque... ellos no dictan la ley sino que son la ley, porque sus arbitrariedades están amparadas en la impunidad de que jamás un togado español ingresa en una cárcel como consecuencia de sus acciones prevaricadoras o de sus injustas sentencias.

Así, no hablo de lo que el Juzgado de Instrucción 5 de Castellón me impide que informe, publique u opine, pero he pasado el fin de semana en Puente Genil preparando un reportaje sobre el tremendo caso de pederastia protagonizado por el Jefe de la Policía Local y con repugnante participación de jueces y fiscales cordobeses.

Y el mismo fin de semana, mi compañera Alba llobera ha estado en San Sebastián, recabando más información del "caso Odón Elorza-kote Cabezudo", recopilando todos los datos para denunciar "la mafia judicial" de los juzgados donostiarras que afectan, desde la prevaricadora juez Ana Isabel Pérez Asenjo, a la colaboradora del violador y criminal Kote Cabezudo, la Teniente Fiscal, Carmen Rebollo.

Y así, no dando tregua a jueces y fiscales corruptos, tengo todos los números para que, uno de estos lunes (quién sabe si hoy, en el momento de acudir a firmar en un juzgado tal y como ordena las medidas cautelares que me han sido impuestas por la magistrado Calero Marzá) me quede detenido porque la juez haya dictado mi ingreso en prisión

Da igual... esto ya no va a parar.

La gente, el pueblo español, ese pueblo llano y sencillo que sólo explota cuando está al límite  de la humillación y la injusticia, tiene la masa testicular repleta de jueces y fiscales injustos. Los ciudadanos ya han rebasado todos los límites de paciencia con una justicia injusta y hasta se lanzan a las calles a protestar contra una situación que afecta desde el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía General del Estado, hasta el último juzgado del pueblo más pequeño de España.

No, no le importa a la juez María Lidón Calero Marzá que no hable del caso que (atentando contra mis Derechos Fundamentales) me impide hablar y, por el contrario, si pudiera me colocaría una mordaza para que no hablara de nada relacionado con la justicia, o mejor escrito, con la absoluta injusticia que jueces y fiscales corruptos imponen en España.

Y eso no va a conseguirlo por muy injusto y triste que sea ¡no imaginan cuánto! ese beso de despedida a mi mujer, cada lunes, cuando salgo camino del juzgado a firmar.

 

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia