Domingo, 25 Agosto 2019

La gravedad de la pedofilia y pederastia. La psicólogo Pilar Enjamio nos adentra en las perversiones criminales de ambas patologías

PUBLICADO EL Miércoles, 26 Septiembre 2018 04:54 Escrito por
Pederastia y Pedofilia: diferencias entre ambas patologías criminales Pederastia y Pedofilia: diferencias entre ambas patologías criminales

La psicólogo Pilar Enjamio nos acerca a las patologías de la pederastia y la pedofofilia y las diferencias existentes entre ambas aberraciones.

Interesante artículo para entender los desequilibrios mentales existentes en estos criminales.

 

 

Tenemos que hacer una distinción entre pedofilia y pederastia.

La pedofilia es una perversión, una inclinación sexual cuya excitación sexual se produce con niños existiendo una diferencia grande de edad entre el pedófilo y su objeto de deseo. No hay consentimiento. En este caso -a diferencia de la pederastia- no hay acto sexual sino automanipulación y máxima excitación con imágenes y material pornográfico. Predomina el fetichismo, prendas íntimas, su olor...

 En la pederastia si hay penetración o relación sexual.

Muchos pedófilos suelen tener parejas pero con las que predomina la escasa atracción o deseo, es decir apatía e indiferencia.

Tanto la pedofilia como la pederastia son patologías repetitivas, son impulsos incontrolables y perversión.

Suelen captar a menores a través de redes con imágenes falsas de jóvenes apuestos cuando en el fondo ni corresponde a su físico ni a su edad ,mucho mayores .En una etapa difícil como doce o trece años en ese cambio de la edad infantil existe ocultación de problemas a los padres ,rebeldía ,y posteriormente miedo a las amenazas de quien obliga y somete.

No suelen ser agresivos pero hay un peligro, si son descubiertos pueden llegar a asesinar.

En numerosas ocasiones usan sedantes y estupefacientes para que el menor, constituido en objeto de deseo y excitación no lo perciba. Basta mirarlo dormido y desnudo para hacerse autotocamientos y fotografiar ese instante. En muchas ocasiones tienen el complejo de no ser aceptados en una relación normal o traumas pasados. Es innegable el efecto en la psique, en la posterior vida social y en relación con los demás, y miedo o dolor, o negativa en relaciones sexuales normales posteriores en pareja. O incluso durante el acto sexual -en algún momento- regresar a su mente el pasado sin finalizar con éxito un acto de amor y entrega. Mucha comprensión y caricias y preámbulos, abrazos antes de y después de... En ocasiones, en el pasado sintieron esa sensación de suciedad como ocurre en las violaciones.

La pedofilia y la pederastia son aberrantes traspasando los límites de la ética y la conciencia y en ocasiones con bebés y lo más grave de su entorno.

Sólo La Tribuna de España sacó a la luz el “caso Bar España, unida a la corrupción de políticos, gente del mundo de la justicia y siempre ocultando sus identidades, porque la persona pierde su humanidad y se convierte en mero objeto, objeto de placer, de posesión y sumisión.

Y debe tener el máximo castigo.

Pilar Enjamio

Psicólogo.

LA TRASTIENDA

Comenta esta noticia