Imprimir esta página

Josele Sánchez: ¡qué agallas tienes!

PUBLICADO EL Lunes, 08 Abril 2019 12:41 Escrito por Jesús Bermejo Villar
Josele Sánchez director general del GRUPO Tribuna de España Josele Sánchez director general del GRUPO Tribuna de España

 

 

 

Perdóneme el lector si este escrito peca de subjetividad. No es menester hacerlo, mas basta empaparlo de una buena dosis de objetividad subjetiva.

 

Ante la persecución promovida a todo aquel que “huela” a disidencia, lejos de quedarnos acomplejados, serviremos de espada, y en el peor de los casos de escudo.”

 

El objetivo de la vida -como rezaba un tal Marco Aurelio- es no estar al lado de la mayoría”.

 

Puede que ellos lo tengan todo, nosotros lo que les falta.

 

 

 

En un ambiente impregnado de etiquetas como el que nos rodea, no pocos recogen el testigo de la victimización para salir de sus cloacas y hacerse un hueco dentro del entorno “antisistema”. Demasiadas y angostas son esas conversaciones de cuál es el mejor camino a escoger para llegar a ser un buen “antisistema”, esquivando los mantras de la corrección política y de eso tiene un máster la seudoizquierda española. Adalides de la libertad y la lucha revolucionaria, el sistema les pone encima de la mesa una oferta, la hacen suya, e intentan darle la vuelta a la tortilla de tal forma que, movimientos subversivos financiados y creados por el más alto liberalismo capitalista, pasan a ser movimientos que nacen de una clase trabajadora en pie de guerra. Inmigración, feminismo, ultras del fútbol, ateísmo… saquen sus propias conclusiones.

 

La derecha -ahora en auge- cobarde y acomplejada desde tiempos inmemoriales, populista sin ideario alto y desleal, intenta hacerse un hueco en el denostado panorama político que le deja el fracaso de sus predecesores y la masa, siempre representante de la ignorancia, se agarra a ese clavo ardiendo que les quemará.

 

Ser “antisistema”, y actuar en su simple juego de palabras de modo honorable, te convierte automáticamente en un problema.

 

Seamos concluyentes, en todos los sistemas se ha perseguido al disidente, con un alto precio -en la mayoría de los casos-.

 

Este sistema, se diferencia del resto, en que no te avisa, te da una libertad individual ficticia que cuando sacas la cabeza mueve todos sus hilos para cortártela. Regocijo me produce la piara de antifascistas que hoy hacen alarde de ellos, antifranquistas, anticristianos y demás ralea que permanecieron escondidos como lacayos -cuando debieran haber actuado- y ahora les declaran la guerra a los muertos. Todos estos, qué sin temor a equivocarnos -cuando el putrefacto régimen del 78 caiga por su propio peso- se autoproclamarán adalides de tal evento sin ni tan siquiera haber manchado sus manos y siempre haber sido parte del esperpento.

 

Aquí es donde toma importancia el auge de este humilde grupo digital de periodismo alternativo y patriota: el GRUPO Tribuna de España. A la cabeza un camarada, un amigo, un padre, un exiliado, un patriota, un cruzado cuyo nombre es Josele Sanchez.

 

 

Josele Sánchez no es afín a vanagloriarse. Nadie es profeta en su tierra. No busca el aplauso fácil. Sólo busca la no rendición, la justicia social en su vertiente joseantoniana y de esta forma hallará su tumba. Sin más gloria que la muerte en unos tiempos donde da la sensación, que de traspasar la concepción, ya poco tienes que ganar.

 

Debo reconocer que cuando me topé con La Tribuna de Cartagena, equivocadamente -gracias a Dios- me hice la pregunta: “¿cuánto tiempo tardará en claudicar ante el poder?”  Y es que uno tiene la la espalda marcada de tanta traición…

 

Pero me equivoqué, y tanto que me equivoqué.

 

Queda mucho camino por recorrer pero la suerte está echada, solo Dios la sabe: caso “Rojo Botín”, caso “La Manada”, caso “Julen”, caso “Bar España”… son solo la punta de iceberg.

 

Sobornos, amenazas, censuras… pero el alma inquebrantable.

 

El honor es de las pocas cosas que una vez despojado, tu vida se convierte en un pozo sin fondo.

 

El juzgado de Castellón es el siguiente esbirro, hilos movidos en la oscuridad de la noche y el nerviosismo de la pederasta Sofía Díez García hacen una “posible” andanza de nuestro director por los polvorientos pasillos del juzgado de Castellón.

 

¿Dónde se halla el punto de anclaje donde se diferencia a la víctima y al verdugo? ¿Quizá en “los senos embadurnados de cocaína”? ¿En un “disfraz de Superman”? ¿O en una sede del PP o PSOE?

 

Busquen pero no hallarán más que gallardía y justicia.

 

Hombres como Josele quedan pocos, y hay que cuidarlos.

 

Quiero aventurarme y vaticinar que -lejos de ser un golpe o una mala noticia- es una aventura que un reportero de guerra anhela enfrentar. Los “cojones” sabemos qué lado de la sala ocuparán y será el inicio de una batalla que conviene ir ganando porque batalla a batalla, mereceremos un espacio en el gran duelo.

 

Un combate que -como decía José Antonio- sólo pediremos una condición, “que a los que atacamos de frente, no se nos ataque por la espalda”.

 

Por ende y para más honra, abiertamente con nombres y apellidos, sólo tenemos una consigna que ofrecer al sistema: “OS DECLARAMOS LA GUERRA”.

 

 

Jesús Bermejo Villar en exclusiva para La Tribuna de España

Comenta esta noticia