Sábado, 25 Mayo 2019

Huelga 8 de marzo: hoy todas a trabajar

PUBLICADO EL Sábado, 09 Marzo 2019 12:37 Escrito por
Una imagen vale más que mil palabras Una imagen vale más que mil palabras

 

 

Excelente artículo de nuestro columnista Ignacio Fernández Candela que refleja con objetividad y precisión el comportamiento del femiestalinismo. Al final del mismo les adjuntamos vídeo titulado "Ante la justicia ¡Cómo mola ser mujer!

 

 

Huelga político-social-demagógica… y podemita. Para variar. La del 2018 fue un fracaso que apenas movilizó a las mujeres del país, siendo la de este 2019  auspiciada por este gobierno de tramposos donde la Calvo Poyato se lo ha montado bien con el dinero del contribuyente que,  según sus iluminados pareceres, no pertenece a nadie. Así cualquiera aventaja y disimula la vergüenza, con esa jeta que se gasta de feminismo radicalizado que manda… huevos.

Podemos se cae a pedazos con la caradura mayor del reino de España ejerciendo de revolucionaria de pacotilla, con el título bajo el sobaco como marquesa de Galapagar.  Cualquier excusa es buena para reverenciar el protagonismo enfermo de una formación política que con cada amanecer representa una degeneración de la democracia que no por ridícula deja de ser ya indignante.

Huelga piquetera contra las formaciones políticas que no quisieron caer en la demagogia del marxismo cultural imperante disfrazado de vindicación social; qué ostentación de pulcritud democrática, tan valiente además. Parecían briosas y audaces, útiles y respetables, con la expectativa de que fueran ante las puertas de las mezquitas para que, en un memorable alarde de temeridad mezclada con la sangre caliente en la reivindicación justiciera y universal, ¡oh heroínas de su tiempo!,  gritaran contra el integrismo opresor y reclamaran libertad para con la mujer oprimida… Penetraran en los centros donde la mujer es inmolada a diario y confrontaran con los verdugos de las tradiciones misóginas. Pero no, vaya, no fue por ahí la cosa. Aprovechando la coyuntura se metió de rondón eso del anticapitalismo que, como sabe todo el mundo, tiene que ver mucho con los intereses de la Mujer.

Se esperaba el desfile de la honorabilidad denunciando las masivas violaciones por la inmigración sin control y las vejaciones e indefensiones a las que han sido absurdamente sometidas tantas víctimas europeas por la política social progresista al uso del Globalismo… y tampoco; tan mal entendida la caridad que vulnera los derechos de los ciudadanos de bien y atenta contra las mujeres. Una razón sólida por la que protestar. Y no. Se aguardaba una ola de dignidad y coherencia pero llegó un tsunami desordenado de autocomplacientes sin mérito, algunas grotescas hasta el esperpento, celebrando la fiesta de la estolidez que pretende hablar por la mayoría de las mujeres. No es el caso, como así han manifestado millones de dignas féminas que no han secundado la huelga con la que no se identificaban, La demagogia es potestad del bajo pueblo como bien sabe Pedro Sánchez, el papanatas que ni sabe vestirse de frac, erigido en emperador desnudo trampeando la consigna democrática con esa mezcolanza de trilero y chulo tan propia del oportunismo sin escrúpulos, viernes sociales mediante.

Las hay dignas en su legítimo derecho a expresarse en la calle.  Otras lo deslucen todo. Muchas mujeres de mi entorno lo dicen: una mamarrachada de cobardes acomodadas, de petardas escandalosas, revolucionarias de pacotilla, matonas de poca monta a las cuales queda grande la Historia; algunas como acémilas de medio pelo aun con la melena al viento, con el vello ensortijado propio de la elegancia animal que peina a lo que sale sus espontáneas y descuidadas vergüenzas; las morales, se dice. Elegancia poca ni falta que les hace, pero tampoco decoro cuando se buscan contendientes fáciles y neutros y obvian a los verdaderos enemigos de la Mujer, con mayúscula. Cobardes, coño.

Muchas mujeres tienen derecho a reivindicar en una huelga las injusticias sociales, pero suelen ser desatendidas cuando no hay pretexto de fiesta popular a mayor gloria de los beneficiados por estos montajes. Pero la subvención es la sopa boba ideológica del PSOE que reparte los millones en sus chiringuitos. La reivindicación por la Mujer es lo de menos. A ver si no cómo se mantiene esta feria de monstruos financiados, este aquelarre que vive de las arcas públicas con un reparto multimillonario a tantas excesivas organizaciones viviendo del cuento.

Mañana tocará trabajar a las verdaderas mujeres, en tanto otras esperarán el 28 de abril a que se les prorrogue el chollo de la política. Mantener un casoplón cuesta lo suyo, si se trabaja de verdad con la dignidad autosuficiente y la satisfacción por los méritos personales que, a diferencia de muchas subvencionadas o arrimadas a un macho alfa, es legítimo motivo para enorgullecerse de ser y sentirse Mujer.

 

Ignacio Fernández Candela en exclusiva para La Tribuna de España

Medios

Ante la justicia ¡Cómo mola ser mujer!
Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia