Martes, 21 Mayo 2019

Feminizar la sociedad: Ana Patricia Botín referente de sencillez y humildad que deben imitar todos los españoles

PUBLICADO EL Lunes, 06 Mayo 2019 23:52 Escrito por
Hay que feminizar a la sociedad y Ana Patricia Botín es el ejemplo a imitar: Javier Urra un cara dura impresionante Hay que feminizar a la sociedad y Ana Patricia Botín es el ejemplo a imitar: Javier Urra un cara dura impresionante

 

Les pongo en antecedentes: en esta mafia corrupta llena de vividores -que es el Régimen del 78- no sólo están los políticos; hay otros personajes ¡dignos de correr a bofetadas por toda La Castellana! que llevan viviendo del cuento de las instituciones, gracias a una aureola de pseudoexpertos que ellos mismos se han creado, cuya única aportación a la ciencia ha sido las publicaciones que les hemos pagado todos los españoles de las subvenciones y "pelotazos" que, desde hace décadas, se llevan al bolsillo.

Uno de estos ejemplos es Javier Urra, quien durante mucho tiempo ha sido el "defensor del menor de la Comunidad de Madrid", un cargo absolutamente inútil rodeado de montones de funcionarios y asesores tan inútiles como su máximo responsable. Y si no, a las pruebas me remito:

¿Qué carajo ha conseguido el payo Urra en todos los años que ha estado figurando como "defensor del menor de la Comunidad de Madrid"?

Explotación sexual de menores, utilización de niños para la mendicidad, MENAS delincuentes campando por sus respetos, abusos sexuales en Centros de Acogida, incremento exponencial del índice de criminalidad infantil, acoso físico y psicólogico a los más débiles en las aulas por parte de sus compañeros (eso que los horteras denominan "bullying"), agresiones de alumnos a sus maestros, fugas de casa de adolescentes, agresiones de hijos a sus padres... etcétera, etcétera.

Eso sí, el tal Javier Urra no ha dejado de percibir su salario (mayor que el de un ministro) pese a no servir ni para asar la manteca ya que, si cobrara en función de resultados obtenidos, tendría una deuda contraída con todos los madrileños que no llegarían a pagar sus siguientes cuatro generaciones.

Ahora resulta que a Urra se le acabó eso de vivir del cuento a costa de los menores pero, cómo no (mismo modelo de recolocación que ABASCAL & CíA) encontró rápido acomodo para seguir no pegando un palo al agua, dando lecciones de moral a la sociedad y llevándose los euros por miles todos los meses a costa del erario público.

Javier Urra ahora se dedica a la psicología forense ¡manda huevos que en un juicio sea este tonto quien tenga que asesorar a Su Señoría sobre aspectos psicológicos de acusados o de víctimas! y, bajo el patrocinio del Banco de Santander ¡cágate lorito! se dedica a decir gilipolleces tan del agrado de las tontas del haba mediatizadas tipo Susana Griso, Ana Rosa Quintana, Ana Pastor o Mamen Mendizabal, como eso de que "la empatía es muy difícil para los hombres" o esta otra, que es para abrir lo telediarios: "hay que feminiar la sociedad".

¿Se puede ser más gilipollas?

Según el experto en menores (cuyo único logro ha sido mantenerse en el cargo a pesar de sus deplorables resultados al frente de la protección de los más pequeños en la región madrileña), "el ser humano debe ser más sensible, empático, humilde y sencillo. Tiene que ser más femenino".

Por lo visto para el forense Urra la empatía, la humildad y la sencillez es cosa de mujeres

Y encima decir esto, bajo el patrocinio del Banco de Santander, hace que uno se descojone de la risa: ¿se referirá a la presidente del Banco de Santander cuando habla de feminidad asociada a la sencillez, la humildad y la empatía?

Porque de ser así, podría concluir Javier Urra que el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico, la evasión de dinero a paraísos fiscales, el robo de los ahorros de todos los impositores del Banco Popular o la estafa a todos sus accionistas con la compra de una Finca en Mijas son cualidades femeninas que deben extenderse a la sociedad.

Eso por no hablar de la acusación de inducir al asesinato de su propio padre (de la presidente del Banco de Santander), y la de su mismísimo esposo (de la viuda honorabilísima, benefactora y opusina, Paloma O´Shea) según reza la querella formulada ante el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, por el asesinato de Emilio Botín..

Vamos que esto de feminizar la sociedad aún tiene más guasa cuando se asocia exclusivamente a la mujer la naturaleza empática, la sencillez y la humildad (virtudes, por cierto, que siempre se vincularon con los franciscanos, pero claro, -en estos tiempos que corren y para ser políticamente correctos- los franciscanos, a pesar de llevar un hábito pardo ceñido por un cordón de Cristo crucificado, deberían tener vagina).

¡Cuánto imbécil con título de experto y cuánta ingeniería social!

Es lo mismo que cuando Ana Patricia Botín sale liderando el feminismo del 8 de marzo, como si ella fuera una mujer trabajadora; una tipa que desde que nació ha tenido esclavos para satisfacer todas sus necesidades (también las necesidades uterinas que -según querella presentada ante la Audiencia Nacional- eran satisfechas por el narcotraficante colombiano Jesús Samper Gaviria, presunto asesino del padre de su ilustre barragana), pero seguro que el tal Samper satisfacía las necesidades sexuales de la presidente del Banco de Santander con empatía, sencillez y humildad femenina aunque -eso sí- en versión colombiana de los cárteles de Cali y Medellín.

Así que bajo el patrocinio del Banco de Santander, Javier Urra (como en su tiempo hiciera el prevaricador exjuez Baltasar Garzón... recuerdan cómo pedía por email el patrocino de sus conferencias con un "Querido Emiio") va a hacerse unos bolos explicándonos como debemos feminizarnos los hombres para ser más buenas personas, más sencillas, más comprensivas y más humildes porque "la empatía es muy difícil para los hombres, y a los niños hay que educarlos en eso. Las mujeres son mucho menos violentas y eso hay que enseñarlo también".

Todo eso en la más que prostituida Universidad Complutense de Madrid y en cursos patrocinados por un Banco de Santander que se convierte en referencia de empatía, sencillez y humildad.

Esto es, como decía al inicio de esta Editorial (y sin la menor intención de exagerar), para correr a bofetadas a más de uno por toda La Castellana.

 

,

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia