Domingo, 25 Agosto 2019
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 210

¿Felices fiestas?, NO: ¡Feliz Navidad!

PUBLICADO EL Martes, 18 Diciembre 2018 08:35 Escrito por
¿Felices fiestas?, No: ¡Feliz Navidad! ¿Felices fiestas?, No: ¡Feliz Navidad!

Los que ya peinamos canas y pertenecemos a la generación del por favor, buenos días, gracias, etc. echamos también en falta que, por estas fechas en España, en el mundo católico, lo normal y corriente era que la gente se deseara "Feliz Navidad". Al parecer eso de ¡Feliz Navidad! es cosa rancia, carca, anacrónica; una cosa del pasado, un saludo de una época pasada, y como hay que ser modernos, mejor no usar la expresión, no sea que nos acaben llamando carcas, fachas o lindezas por el estilo.

Quienes prefieren saludar con un "felices fiestas" argumentan que los que reclamen el ¡Feliz Navidad! están buscándolo tres pies al gato, y buscando problemas donde no existen, y que están haciendo una montaña de un grano de arena. Y, además añaden que no están en guerra contra la Navidad.

Los defensores y partidarios de desear "felices fiestas” tildan a los partidarios del ¡Feliz Navidad! de histéricos mientras que, al mismo tiempo tratan de imponer expresiones como “fiesta del solsticio de invierno”, o “vacaciones en familia”, con "vacaciones de invierno".

Pero, ¿De veras es importante la eliminación total o parcial de la palabra "Navidad"?

La respuesta es obvia, no es una cosa casual que se le dediquen tantísimos medios y esfuerzos para evitar usar la palabra Navidad y sustituirla por otros vocablos (como tampoco es casualidad que sean legión los que evitan llamar a España por su nombre y usan circunloquios y expresiones estúpidas como “estepaís”, para evitar las iras de quienes quieren romper España). Hay que reconocer que quienes combaten la Navidad son muy hábiles y exitosos; hasta tal punto lo son que ya es infrecuente que, por estas fechas algún dependiente de comercio, o un camarero, por poner algunos ejemplos, le deseen a uno ¡Feliz Navidad!,… eso ya es cosa del pasado. E, incluso si uno tiene la feliz ocurrencia de desearle a alguien ¡Feliz Navidad!, nota como si causara crispación y que hay que gente que se tensiona, e incluso que casi se manifiesta ofendida.

Pues sí, nada es casual, los que se oponen a la celebración del nacimiento de Cristo, los que no les desean a los demás ¡Feliz Navidad!, saben perfectamente por qué lo hacen y tienen unos objetivos muy claros, son sinceros y de alguna manera nos están diciendo: ¡Guerra a la Navidad!

Por supuesto, detrás de todo esto subyace hay un guerra contra todo lo que guarda relación con el cristianismo como seña de identidad de España y de los españoles, como también de Europa y de los europeos. La izquierda española (por más que les duela, son españoles), al igual que la izquierda en Europa, quiere crear una sociedad completamente secularizada, en la que la religión pierda todo tipo de influencia, ya sea en la moralidad, como en la cultura, o en cualquier ámbito.

Oír por doquier como la gente se desea ¡Feliz Navidad! molesta a la izquierda, al marxismo cultura, pues es un recordatorio descarado de que la religión cristiana es y siempre ha sido una seña de identidad de lo español.

A quienes les molesta la Navidad son los mismos que abominan, aborrecen, tienen aversión, maldicen y se sienten ofendidos cuando suena el himno nacional, o se iza la bandera española, o se les habla de hispanidad; y un largo etc. Son los mismos que promueven la enseñanza del Islam en los colegios, a la vez que hacen lo posible para erradicar la enseñanza de la religión católica; son los mismos a los que les parece estupenda la invasión silenciosa (y no tan silenciosa)  a la que llaman multiculturalismo, de gente procedente de otros lugares del mundo, con otras costumbres, otras formas de convivencia, con otras formas de entender la vida… son los mismos que están encantados con la presencia abrumadora de la ideología totalitaria de nombre “perspectiva de género”, son los mismos que promueven el aborto y pretenden destruir la institución familiar, y pretenden privar a las familias del derecho a educar y otorgárselo a los partidos políticos… en suma, son los mismos que tienen como objetivo destruir la civilización occidental…

Y, para más INRI, cuando se oponen a la celebración de la Navidad, y combaten el ¡Feliz Navidad!, añaden que lo hacen para no ofender a otras personas, o excluirlas… Pero, ¿Quién, exactamente, está siendo "excluido" cuando alguien desea ¡Feliz Navidad! a alguien? ¿Acaso a los no cristianos?

La Navidad, por mucho que a algunos les fastidie, es una festividad nacional española, y por lo tanto, un día festivo de todos los españoles; incluso aunque no sean creyentes.

Es casi una mezquindad, querer negar a casi todos los españoles la alegría de celebrar la Navidad, e impedirles que se deseen una ¡Feliz Navidad!

Si alguien no le desea a otra persona ¡Feliz Navidad!, lo está excluyendo, no está siendo “incluyente”, lo está marginando; si alguien no le desea a otro ¡Feliz Navidad! lo está excluyendo de uno de los días festivos nacionales más importantes de esa nación que algunos procuran por todos los medios no nombrar. Sí, la Navidad es una fiesta nacional española.

La gran mayoría de los españoles que celebran la Navidad, y que tan bien acogen y tratan a los no cristianos, merecen el mayor de los respetos.

Así que, por favor, diga ¡Feliz Navidad!, ¡Felices Pascuas!... y cuando toque, ¡Feliz Año Nuevo!

Comenta esta noticia