Lunes, 24 Junio 2019

¿Existe Democracia en España?

PUBLICADO EL Domingo, 18 Noviembre 2018 09:29 Escrito por
En España exiete un régimen de partidos políticos pero no una democracia En España exiete un régimen de partidos políticos pero no una democracia

Me acuerdo cuando era niño y estudiaba la diferencia de los diferentes poderes en una democracia que no entendía la diferencia que había entre el poder Ejecutivo y el Legislativo y mira que la profesora intentaba hacérmelo comprender; pero no había manera, mirando hacia atrás me doy cuenta de que incluso ella hacía aguas en su intento de explicación. Y es que lo que no tiene explicación no la tiene y además es imposible de hallarla. Después de todos los esfuerzos de mi profesora terminé por aprenderme la lección de memoria porque no llegaba a entender qué diferencia había en España entre los dos poderes, y es que en aquel entonces no me daba cuenta que el papel lo aguanta todo y aquello no podía tener explicación porque lo que realmente era un timo monumental.

¿Existe democracia en España?

 

 

Hoy en día, ya más mayor y con mayor conocimiento del mundo en el que me ha tocado vivir puedo decir que en España no existe la democracia, lo siento por mi profesora y sus esfuerzos por intentar explicarme lo inexplicable; pero en España la democracia se podría definir como la palabra OVNI, es decir, algo no identificable.

Muchos pensarán que la democracia existe sólo porque existe la libertad de expresión o porque hay un parlamento y existe una variedad de partidos políticos. Nada más lejos de la realidad. La libertad de expresión es sólo un derecho; pero no algo que defina una democracia y en las dictaduras también existen parlamentos e incluso diferentes tendencias políticas. Emulando a nuestro gran maestro ya fallecido don Antonio García Trevijano para que un sistema se pueda llamar democracia existen dos condiciones sine qua non: la primera que haya separación de poderes y la segunda que haya representatividad política.

Se descarta por supuesto la democracia a medias, es decir, aquellas personas o periodistas que se dedican a pregonar, que bueno… que, aunque nuestro sistema tiene deficiencias y puede mejorar no deja de ser una democracia y que vivimos en el mejor de los sistemas y que si patatín y que si patatán y que si los que decimos lo contrario somos unos aguafiestas. Debo de declarar que la democracia a medias no existe o se cumplen las condiciones o no se cumplen. Dicho esto, vamos a repasar si en España se dan las condiciones para poder llamarla democracia.

¿Existe en España separación de poderes? Evidentemente no y no lo digo ya por el Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno de los jueces, elegido por el poder político en unas vergonzosas negociaciones que, por supuesto, a nuestros políticos no les causa ningún tipo de sonrojez, están acostumbrados a ser unos trileros y eso de elegir el órgano de gobierno de los jueces es una más de tantas, quizá de las fechorías menos importantes que están acostumbrados a realizar. También lo digo porque los españoles nos hemos acostumbrado y hemos llegado a verlo como normal que el poder Ejecutivo se encuentre tranquilamente aprobando sus propias leyes en el Legislativo. ¿Qué hace el Ejecutivo sentado en el parlamento nacional? ¿Nadie se lo ha preguntado? ¿Cómo es posible que después de esta tomadura de pelo todavía tengan la vergüenza de llamar a este sistema democrático? Pues lo hacen sin ningún tipo de rubor, sin despeinarse y con sonrisa profiden y afirman y reafirman que en España existe separación de poderes, tócate los cojones Maria Luisa. ¿Se imaginan el presidente de los Estados Unidos votando sus propias leyes en la Cámara de Representantes? Que yo sepa el presidente de los Estados Unidos sólo va a la Cámara de Representantes para realizar una serie de discursos, dar cuentas o informar sobre el estado de la nación; pero de legislar, nada de nada, de eso sólo se encargan los legisladores, el presidente sólo ejecuta la voluntad de la Cámara de Representantes, es decir, la voluntad del pueblo norteamericano, en ningún momento participa de ninguna votación. Pues bien, ya con lo dicho podemos afirmar de sobra que en España la democracia no existe, es una quimera, algo por construir todavía; pero sigamos profundizando en el otro concepto, en el concepto de representatividad política.

Muchas personas creen que en España se mejoraría la calidad del sistema con listas abiertas, falso. Da igual que las listas de los representantes políticos sean abiertas o cerradas, lo importante es quién paga a los diputados que dicen representar a una provincia o circunscripción, porque no nos engañemos, cada trabaja para quien le paga. ¿Quién paga a nuestros diputados? El poder Ejecutivo a través de los Presupuestos Generales del Estado, es decir, a los diputados que dicen defendernos no les paga la sociedad civil, sino el ejecutivo, por lo tanto, no pueden representar jamás a los ciudadanos y da igual de qué persona o partido se trate, no son representativos de la sociedad civil. Para que nos hagamos una idea clara de este concepto, para que dicho diputado fuera realmente nuestro representante deberíamos pagarle a nuestro diputado de la misma forma que pagaríamos a nuestro abogado para que nos representara en un juzgado; pero en vez de en un juzgado en parlamento nacional. Es decir, deberíamos pagarle la sociedad civil de forma directa, para ello se deberían crear los órganos civiles necesarios y separados del poder ejecutivo para que nuestro abogado o representante en el parlamento nacional sólo pudiera percibir como sueldo el dinero de sus representados. ¿Alguien confía en un abogado de oficio? Está claro que los abogados de oficio sólo se conforman con ellos las personas que no tienen más remedio porque carecen de medios económicos. Pues actualmente en el parlamento nacional nos están representando abogados de oficio, es decir, estamos vendidos al poder Ejecutivo.

Es una auténtica tomadura de pelo hablar de democracia en España, en España no existe democracia, lo único que existe es un Régimen de Partidos Políticos, un sistema que beneficia sólo a una oligarquía que se reparte el poder político y financiero en España mientras hace creer a una gran mayoría de españoles confundidos y desorientados que viven en un régimen de libertades y que se legisla en base a su libre voluntad. Nada más lejos de la realidad, la hoja de ruta para España se diseña en lo oscuro de los despachos de un sistema profundamente podrido, el pueblo sólo vive un espejismo del que le va a doler mucho tener que despertar algún día.

Comenta esta noticia