Jueves, 27 Junio 2019

Europa no nos quiere y 10 amigos dan mil vueltas a una plaza

PUBLICADO EL Lunes, 08 Abril 2019 10:25 Escrito por
Europa no nos quiere y "la prensa sel sistema" calla Europa no nos quiere y "la prensa sel sistema" calla

 

Ayer 10.000 valencianos se echaban a las calles céntricas de -mi tan echada de menos- Valencia para exigir justicia para el campo valenciano, para denunciar cómo la Unión Europea lleva a la ruina a todos los citricultores del mediterráneo español con la complicidad de todos los partidos políticos españoles. Bueno, si tengo que ser justo debería decir que hay dos formaciones que se salvan, pero que no dan la cara y que -en términos palaciegos de autogoslpismo frustrado- "ni están ni se les esperan": Podemos y VOX.

 

La tragedia está servida y ni siquiera las organizaciones ecologistas se dignan a abrir sus bocas -cuando, independientemente del impacto económico, hasta paisjísticamente, el drama está ya consumado-: cientos de labradores del mediterráneo español están arrancando los naranjos y limoneros que heredaron de sus padres, de sus abuelos, de sus bisabuelos y de sus tatarabuelos (ante la imposibilidad de vender sus frutos), unos terrenos que quedarán desolados a la desertización o serán presa de recalificaciones urbanísticas de concejales aprovechados y empresas promotoras para construir chalés adosados o campitos de golf que tanto gustan a la derechita (a las dos, a la "cobarde" y a la "valiente").

 

Ayer La Tribuna de España (en concreto, nuestros compañeros de La Tribuna del Reino de Valencia) estuvieron presentes en esa manifestación, una concentración de la que sólo se hacen eco (porque no tienen más obligación) los medios locales y que es ignorada por completo por "la prensa del sistema" a nivel nacional. Resulta obvio que Antena 3, La Sexta, Tele 5, Cuatro TV, TVE o los principales rotativos y emisoras de radio, se niegan a que el español se entere de lo que está ocurriendo: que las naranjas que consume no son valencianas sino africanas, que son de mucha peor calidad y que entran en Europa a un precio que imposibilita que el agricultor español siga trabajando las tierras que han sido cultivadas de manera familiar, generación tras generación, y todo ello por culpa de unos tratados de comercio firmado por los europarlamentarios (también los españoles del PSOE, PP y Ciudadanos).

Decía que se salvan dos partidos pero que no piensan decir "esta boca es mía" o si lo hacen será con la indignidad ya clásica de la demagogia electoral: Podemos y VOX.

Podemos no va a manifestarse a favor de los citricultores de España porque sería admitir que la UE es un fraude, que perjudica gravemente a los intereses del pueblo español. Representaría que los exbolivarianos (esos que pensaban "tomar el cielo por asalto" y que se reconvirtieron a "la casta" de la socialdemocracia) volvieran a gritar los viejos y olvidados eslóganes del 15M "¡Que no nos representan... que no!" y que renunciaran a lo bien que se vive dentro del sistema con sueldo de diputados, coche oficial y casoplón en Galapagar, por mucho que sigan manteniendo sus estéticas perrofláticas.

Y para que VOX pueda unirse a los agricultores valencianos haría falta que ABASCAL & CÍA se definieran (más allá de "la derechita valiente") y dijeran en qué escaños piensan sentar sus posaderas sus futuros eurodiputados, si junto a los liberales y derechones de Europa -en sus diferentes denominaciones de grupos parlamentarios de la Eurocámara-, es decir, defendiendo estas políticas neoliberales y esta Europa de Soros, el BCE y Ángela Merkel o si se unirían al grupo (se espera que aún mucho más numeroso que la legislatura anterior) de parlamentarios social patriotas que, desde todos los países del Viejo Continente, piden la salida de sus respectivas naciones de una UE que sólo sirve para mantener el privilegio de  unos pocos frente al resto de ciudadanos, que condena a todas las naciones a la pérdida de sus soberanías políticas y económicas y que está permitiendo la islamización progresiva de sus respectivas sociedades.

Y ABASCAL & CíA son lo que son (por mucho que el pederasta Sánchez Dragó escriba en 72 horas una biografía elevando al máximo dirigente de VOX a la categoría de Albert Einstein o de Blas de Lezo) y se situarán junto a los suyos: la derecha (cobarde o valiente), la defensora del capitalismo puro y duro, la que se abre de piernas ante Las Troikas y la que besa por donde pasan los miserables zapatos del judío miltimillonario George Soros.

Así las cosas los agricultores valencianos (los citricultores del mediterráneo español) se manifestaron sin políticos -con la única excepción de ADÑ- esa coalición electoral euroescéptica y social patriota cuyo lema es la salida de España de la Unión Europea que significan -de manera extraordinariamente gráfica- con una bandera de la UE tachada con un aspa con los colores de la bandera nacional.

Repito, sólo Martín Sáenz de Ynestrrillas -cabeza de cartel de la coalición al Parlamento Europeo ADÑ- se ha solidarizado con los afectados, y no por una cuestión de aprovechamiento electoral (como hacen todos los partidos) sino porque dicen lo mismo que su programa político: que dentro de la UE estamos vendidos, que no hay futuro en ese macrocontendedor de basura que  representa Bruselas y que precisamos recuperar nuestra soberanía política y económica para dictar nuestras propias políticas en defensa del producto y del trabajador de España.

 

 

 

Y para postre, la propia Plataforma que agrupa a los agricultores y que convoca la manifestación, es una trama mafiosa de sumisión política al gobierno de la Generalidad Valenciana y al gobierno de España, manipulada por los catalanistas-independentistas de Compromís, a quienes les importa un bledo los problemas de los agricultores valencianos  y cuyo único objetivo es la catalanización del Reino de Valencia y su incorporación al proceso separatista del golpismo catalán.

Así las cosas, 10.000 agricultores salen a las calles a reclamar justicia. Sólo piden poder seguir trabajando las tierras que heredaron de sus padres. Sólo pretenden seguir viviendo de lo que produce la tierra que permitió vivir a sus abuelos.

10.000 agricultores invisibles: esto no es noticia para "la prensa del sistema".

Vamos que -seguramente- la indeseable Ana Pastor (y su maridito, Ferreras) incorporarán este Editorial a su hemeroteca de "Maldito Bulo" y volverá a acusar a este periodista de fabricar otra "Fake News": no crean que exagero, ya lo han hecho antes. Ni se prendió fuego a una iglesia en Écija, ni estalló un artefacto explosivo en el buzón de un ciudadano de Cartagena que lidera las manifestaciones contra la construcción de una nueva mezquita, ni ayer 10.000 valencianos se manifestaron por las calles de Valencia contra la dictadura neoliberal de la UE.

Para "la prensa del sistema" lo de ayer no fue una manifestación de 10.000 agricultores sino que eran 10 amigos que dieron 10.000 vueltas a una misma plaza.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia