Jueves, 27 Junio 2019

El Que Quiera Salvar Su Vida La Perderá

PUBLICADO EL Domingo, 14 Octubre 2018 21:16 Escrito por
César Vidal, Josele Sánchez, Mario Díez, Daniel Tejero y Spiriman... ¡5 mosqueteros contra la pederastia! César Vidal, Josele Sánchez, Mario Díez, Daniel Tejero y Spiriman... ¡5 mosqueteros contra la pederastia!

 

Dios no existe. Esto es lo primero que te dicen cuando hablas con los personajes que están arriba, con los que realmente nos gobiernan, ellos que se consideran los más inteligentes.

Por fortuna o por desgracia los conozco, he hablado con ellos, sé cómo piensan, cómo desprecian al ser humano común, cómo se creen por encima de todo y de todos…

Y en cierta forma tienen razón.

 

 

Tienen razón porque han conseguido reducir a la mayor parte de la gente de este planeta a pura basura social perfectamente manejable. La gente se traga sus películas, escucha su música basura, su televisión basura, se viste como la moda que ellos desean y comen su comida basura. Con su propaganda a través de los medios de comunicación han conseguido moldear las conciencias de la mayor parte del pueblo. Dios no existe, eso también lo dicen los arcontes; pero os tengo que dar una noticia, les dije: Dios sí existe. ¿Quién es ese dios? -me preguntaban. “Está hablando del Incognoscible” -dijo el entonces Papa Benedicto XVI. “Háblanos de él” -me siguió diciendo.

Quien quiera entender que entienda, esta conversación sólo es para personas de altura intelectual.

Pero da lo mismo que no tengas la altura intelectual suficiente pare entender estas palabras.

Al final de la vida el examen va a ser muy sencillo, simplemente te preguntarán si has amado, si hemos obrado conforme nuestra conciencia y ese juicio lo harás tú mismo a ti mismo.

La gente que está arriba reclama el derecho de gobernarnos simplemente porque son los más ricos y, por lo tanto, los más inteligentes, esto son palabras textuales que yo mismo he escuchado de sus labios. Yo les contesté que los más ricos no tienen por qué ser los más inteligentes, puede coincidir así o no, tenemos el ejemplo de San Agustín y de los grandes místicos que no han destacado por ser los más ricos; pero sí por su inteligencia dada por el espíritu incluso mientras dormían, como Santa Teresa de Jesús doctora de la Iglesia. Mientras unos se esfuerzan otros confiando tan sólo en Dios reciben esa inteligencia multiplicada por mil mientras duermen, sin esfuerzo. Y esto es así porque se han dedicado a buscar en esta vida lo realmente importante, lo que no es baladí.

Tenemos en nuestro entorno el ejemplo de personas que por ser fieles a sí mismos y a la palabra dada y escrita en nuestros espíritus, La Verdad, están dispuestos a pasar las peores penurias y a entregar incluso su propia vida.

Ya lo dijo Jesús: “Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos”.

Es decir, nadie tiene mayor amor que el que está dispuesto a entregar la vida por sus compatriotas, por su gente que la ve oprimida injustamente y se levanta y está dispuesto incluso a inmolarse.

Esto lo podemos ver con nombres y apellidos: Josele Sánchez, César Vidal, Daniel Tejero, Mario Díez, Jesús Candel, sí, el loco de Spiriman que bendita locura la que tiene.

Estas personas pasarán el juicio al final de la vida, incluso soltando tacos. Estas personas están dispuestas a perder la vida por eso la salvarán.

Esto no es algo que ellos seguramente se han planteado, es decir, ellos no están luchando contra la injusticia por la recompensa final, sino por el amor a la verdad que arde en sus espíritus que no es otra cosa que el amor a Dios. Es el espíritu, su espíritu el que les lleva a proceder de esta manera, su propio espíritu les marca la misión que tienen en la vida, su destino.

Pero también la otra parte existe, los malos, los que no están dispuestos a perder su vida, todo lo contrario, desean salvarla.

En el caso de periodistas como Josele Sánchez o César Vidal pues tenemos a todo el elenco de grandes medios y periodistas que trabajan para ellos muy bien pagados. Periodistas que vivirán en esta vida muy bien seguramente, con muy buenos sueldos, seguramente; pero que intentando salvar su vida la perderán, seguramente. Periodistas con sus espíritus putrefactos, dispuestos a lo que haga falta por escalar socialmente dentro del mundo donde se mueven.

En la parte de Jesús Candel hay médicos que tienen clínicas privadas ganan mucho dinero y no se meten en problemas. Jesús Candel está perdiendo dinero y probablemente hasta la salud por los charcos en donde se mete.

En el caso de Daniel Tejero todos podemos comprobar cómo está pasando penurias por intentar ser un Policía honrado en un Ayuntamiento corrompido.

En el caso de Mario Díez sabemos de las persecuciones contra su persona que tiene que aguantar y qué pocos letrados estarían dispuestos a psar por ahí solo por tener un concepto de la "Justicia Poetíca"...

Lo mismo que existen personas que los guía el espíritu del bien hay personas que los guía el espíritu del mal. Por eso Jesús repetía: “Mis ovejas escuchan mi voz”. Es decir, reconocen la voz del pastor, en realidad, cada oveja reconoce la voz de su pastor.

No comprendo cómo hay gente que critica a personas como Josele Sánchez o Jesús Candel, personas que están entregando su vida por la verdad. Lo puedo comprender porque reconozco en ellos a espíritus malignos, desde esa perspectiva sí lo entiendo. En definitiva, acuden a la llamada de su pastor satanás.

En la guerra establecida entre el Reino del Bien y el Reino del Mal desde la caída no existe zona neutral. O estás conmigo o estás contra mí. O estás del lado de los que denuncian la injusticia y eres un espíritu de verdad o estás al lado de los que critican y te comportas como un espíritu del mal porque lo que portas en tu ser es un espíritu maligno.

Estamos librando una guerra con muchas batallas, una guerra en la que seguramente moriremos y no veremos la victoria final. Una guerra que se libra a través del tiempo y de la historia y cuya batalla final se encuentra en el final de los tiempos, cuando las puertas del abismo sean selladas para la eternidad y los espíritus que han sido seducidos por el mal sean encerrados por siempre sin posibilidad ya de hacer daño.

Como diría El Arconte en su novela: “Existe un combate entre el bien y el mal tanto en el cielo como en la tierra. Y el combate del cielo se refleja aquí en la tierra muchas veces y de una forma inusual, en lo oculto. No es una guerra que podamos ver con los ojos del cuerpo y sus batallas se suceden en hechos aislados, oscuros y misteriosos”. Y como final podríamos añadir las palabras evangélicas: “Quien quiera salvar su vida la perdiera; pero quien entregue su vida por mí, la salvará”.

Comenta esta noticia