Lunes, 22 Julio 2019

El Genocidio Español

PUBLICADO EL Lunes, 08 Octubre 2018 04:22 Escrito por
El Genocidio Español El Genocidio Español

Según medios oficiales España tendrá que recibir entre siete y diez millones de inmigrantes en los próximos años debido al envejecimiento de la población y la falta de natalidad en España, es decir, no hay sustitución poblacional. Esta falta de sustitución poblacional ha venido provocada por unas políticas antinatiladad impulsadas por el propio estado español a la vez que se favorecían las políticas de entrada de inmigración masiva. Estas políticas antinatilidad y pro inmigración masiva han sido una consecuencia también de la pertenencia de España a la llamada Unión Europea que tiene como políticas impulsadas desde dentro de la unión el aborto, los métodos anticonceptivos y la ideología de género. Estos siete o diez millones de inmigrantes más se unirían a los que ya hay en la península que vienen a rondar los cinco a siete millones de población no española, extranjera. Aquí hemos intentado sumar a la población que permanece en España de forma ilegal con los nacionalizados españoles, en el caso de los marroquíes cerca de más de doscientos mil, que no se incorporan a ninguna estadística.  Esto de facto significa el intento de exterminio y sustitución de la población española autóctona por otra extranjera principalmente de rito musulmán y africana.

 

 

La Tribuna de España se ha caracterizado por ser pionera en muchas cosas, en dar muchas informaciones que otros medios no dan. Es por ello que he elegido precisamente La Tribuna de España para escribir un artículo en prensa oficial por primera vez del intento de exterminio y sustitución de la población española, no por medio de la guerra convencional como todos conocemos, sino por medios sigilosos pero efectivos en el tiempo usando como principal arma la ingeniería social e impulsando políticas como la ideología de género o el aborto.

Diversos organismos internacionales entre ellos la ONU y tribunales penales internacionales reconocen como definición de genocidio lo siguiente: “Se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional étnico, racial o religioso como tal:

Según medios oficiales España tendrá que recibir entre siete y diez millones de inmigrantes en los próximos años debido al envejecimiento de la población y la falta de natalidad en España, es decir, no hay sustitución poblacional. Esta falta de sustitución poblacional ha venido provocada por unas políticas antinatiladad impulsadas por el propio estado español a la vez que se favorecían las políticas de entrada de inmigración masiva. Estas políticas antinatilidad y pro inmigración masiva han sido una consecuencia también de la pertenencia de España a la llamada Unión Europea que tiene como políticas impulsadas desde dentro de la unión el aborto, los métodos anticonceptivos y la ideología de género. Estos siete o diez millones de inmigrantes más se unirían a los que ya hay en la península que vienen a rondar los cinco a siete millones de población no española, extranjera. Aquí hemos intentado sumar a la población que permanece en España de forma ilegal con los nacionalizados españoles, en el caso de los marroquíes cerca de más de doscientos mil, que no se incorporan a ninguna estadística.  Esto de facto significa el intento de exterminio y sustitución de la población española autóctona por otra extranjera principalmente de rito musulmán y africana.

La Tribuna de España se ha caracterizado por ser pionera en muchas cosas, en dar muchas informaciones que otros medios no dan. Es por ello que he elegido precisamente La Tribuna de España para escribir un artículo en prensa oficial por primera vez del intento de exterminio y sustitución de la población española, no por medio de la guerra convencional como todos conocemos, sino por medios sigilosos pero efectivos en el tiempo usando como principal arma la ingeniería social e impulsando políticas como la ideología de género o el aborto.

Diversos organismos internacionales entre ellos la ONU y tribunales penales internacionales reconocen como definición de genocidio lo siguiente: “Se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional étnico, racial o religioso como tal:

  1. Matanza de miembros del grupo.
  2. Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo.
  3. Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física total o parcial.
  4. Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo.
  5. Traslado por fuerza de niños de un grupo a otro grupo.”

Los tipos penales que encuadran estos actos se entienden por los siguientes:

  1. El genocidio.
  2. La asociación para cometer genocidio.
  3. La instigación directa y pública a cometer genocidio.
  4. La tentativa de genocidio.
  5. La complicidad en el genocidio.

Es decir, que los organismos y tribunales internacionales no sólo reconocen como tipo penal el genocidio en sí, sino también la tentativa o la complicidad. Pues bien, leyendo estos artículos es de notorio sentido común que en España se está llevando un intento de genocidio. En España se está deliberadamente apoyando unas políticas que van dirigidas a impedir nacimientos por parte de las madres españolas y a promocionar los nacimientos de niños de madres extranjeras principalmente africanas. Y estas políticas tienen nombres y apellidos, el principal Juan Carlos de Borbón y ahora Felipe de Borbón, Jefes del Estado español y máximos responsables de este crimen contra la población española. Posteriormente cada presidente y ministro o diputado que ha apoyado bien por acción o por omisión las políticas de genocidio en España. Pero la responsabilidad criminal no se quedaría ahí, sino que también incluiría a aquellos medios de comunicación que han fomentado dichas políticas siendo los voceros de un régimen asesino. Aunque la Constitución Española actual impide que los Jefes de Estado españoles sean juzgados porque son inviolables, eso no impide que tribunales internacionales puedan hacerlo por delito de genocidio contra España.

Al pan, pan y al vino, vino.

En España se está cometiendo un delito de genocidio, un intento de exterminio y sustitución de la población española y esto debe ser juzgado y los criminales pagar por ello. Este artículo es por supuesto pionero, es decir, que la denuncia pública ya está hecha y no me cabe la menor duda que en el futuro se crearán organizaciones que recogerán estas palabras y se personarán para iniciar la causa penal por genocidio en tribunales nacionales e internacionales si hiciera falta contra las autoridades españolas y demás personajes que han provocado semejante atrocidad.

Desde la ley del aborto aprobada en España más de dos millones de españoles han sido asesinados, más que durante la Guerra Civil española. Españoles que eran tan sólo niños, niños que querían nacer. No, no son “fetos” como algunos políticos quieren llamarlos para desposeerlos de cualquier rastro de humanidad, son niños, niños inocentes que no habían cometido ningún delito, asesinados, triturados y echados por un desagüe o vendidos sus órganos a empresas cosméticas. Pero no son sólo los más de dos millones de niños abortados, son todas las políticas antiembarazo desplegadas desde los sucesivos gobiernos de España en este criminal Régimen del 78, y sobre todo la llamada eufemísticamente “pastilla del día después”. Si incorporamos todas esas políticas a las estadísticas y supiéramos los datos exactos, fácilmente en España se ha impedido nacer a más de diez millones de españoles, los mismos que hoy nos faltan para que nuestro sistema de seguridad social y pensiones sea viable, porque sólo los españoles podemos conseguir que nuestro sistema sea viable, llenar España de africanos lo único que nos puede sumir es en el tercer mundo.

En España se está cometiendo un genocidio, un exterminio, un intento de sustitución de la población autóctona española y este hecho debe de ser juzgado. Hoy en día podemos empezar a hablar del Genocidio Español como un hecho real y palpable.

Es decir, que los organismos y tribunales internacionales no sólo reconocen como tipo penal el genocidio en sí, sino también la tentativa o la complicidad. Pues bien, leyendo estos artículos es de notorio sentido común que en España se está llevando un intento de genocidio. En España se está deliberadamente apoyando unas políticas que van dirigidas a impedir nacimientos por parte de las madres españolas y a promocionar los nacimientos de niños de madres extranjeras principalmente africanas. Y estas políticas tienen nombres y apellidos, el principal Juan Carlos de Borbón y ahora Felipe de Borbón, Jefes del Estado español y máximos responsables de este crimen contra la población española. Posteriormente cada presidente y ministro o diputado que ha apoyado bien por acción o por omisión las políticas de genocidio en España. Pero la responsabilidad criminal no se quedaría ahí, sino que también incluiría a aquellos medios de comunicación que han fomentado dichas políticas siendo los voceros de un régimen asesino. Aunque la Constitución Española actual impide que los Jefes de Estado españoles sean juzgados porque son inviolables, eso no impide que tribunales internacionales puedan hacerlo por delito de genocidio contra España.

Al pan, pan y al vino, vino.

En España se está cometiendo un delito de genocidio, un intento de exterminio y sustitución de la población española y esto debe ser juzgado y los criminales pagar por ello. Este artículo es por supuesto pionero, es decir, que la denuncia pública ya está hecha y no me cabe la menor duda que en el futuro se crearán organizaciones que recogerán estas palabras y se personarán para iniciar la causa penal por genocidio en tribunales nacionales e internacionales si hiciera falta contra las autoridades españolas y demás personajes que han provocado semejante atrocidad.

Desde la ley del aborto aprobada en España más de dos millones de españoles han sido asesinados, más que durante la Guerra Civil española. Españoles que eran tan sólo niños, niños que querían nacer. No, no son “fetos” como algunos políticos quieren llamarlos para desposeerlos de cualquier rastro de humanidad, son niños, niños inocentes que no habían cometido ningún delito, asesinados, triturados y echados por un desagüe o vendidos sus órganos a empresas cosméticas. Pero no son sólo los más de dos millones de niños abortados, son todas las políticas antiembarazo desplegadas desde los sucesivos gobiernos de España en este criminal Régimen del 78, y sobre todo la llamada eufemísticamente “pastilla del día después”. Si incorporamos todas esas políticas a las estadísticas y supiéramos los datos exactos, fácilmente en España se ha impedido nacer a más de diez millones de españoles, los mismos que hoy nos faltan para que nuestro sistema de seguridad social y pensiones sea viable, porque sólo los españoles podemos conseguir que nuestro sistema sea viable, llenar España de africanos lo único que nos puede sumir es en el tercer mundo.

En España se está cometiendo un genocidio, un exterminio, un intento de sustitución de la población autóctona española y este hecho debe de ser juzgado. Hoy en día podemos empezar a hablar del Genocidio Español como un hecho real y palpable.

Comenta esta noticia