Jueves, 20 Junio 2019

El calvario de Alejandra, tutelada con su hermano y al fin felices con su madre

PUBLICADO EL Viernes, 26 Octubre 2018 22:06 Escrito por
El calvario de Alejandra, tutelada con su hermano y al fin felices con su madre El calvario de Alejandra, tutelada con su hermano y al fin felices con su madre

La historia de Raquel de la Vega ha sentado precedente y en ella se han visto reflejados tantos y tantos niños tutelados y padres a los que arrebataron a sus hijos. Su madre decidió romper su matrimonio ante la carencia de dinero en el ámbito familiar debido a la dependencia a substancias de su marido. Se va al Sur de la isla de Gran Canaria dos días para buscar trabajo, piso y colegio para los niños y los deja mientras a cargo de la abuela, su madre. Esta llama a Protección del Menor y dice su madre los abandonó. A los dos días llega su madre a buscarlos y se encuentra la sorpresa de que la abuela tenía la tutela y encierra a los niños en una habitación diciendo su madre les abandonó. Alexandra, muy sensible y ahora con 18 años le han quedado secuelas y somatizaciones sufriendo ataques de pánico y dolores estomacales porque siendo celiaca no se le controló medicamente y era obligada a comer pasta y todo lo que le hacía daño porque a los niños, según la concepción autoritaria, hay que educarlos fuertes aunque se les vaya la salud en ello .Un día Alejandra buscó a su madre en face y vió una foto ,varias fotos ,de los ojos de su niña. Se pone en contacto con ella y le pregunta como dice eso si la abandonó. Su madre y con la ayuda de su nueva pareja, nunca dejó de luchar y se incia el contacto años después. Este año sucede el milagro y Alejandra desde marzo vive con su madre. Tiene 18 años y su hermano José Luis, su fortaleza en esta etapa es hilo del amor entre madre e hijos a de su vida que quiere olvidar, con 16 años desde este sábado pasado vive también con ellos. Lloraron, se abrazaron, se aman como siempre se amaron y ahora ha llegado la felicidad, el triunfo. Recuerdo un episodio me cuenta esta adolescente preciosa y es cuando las niñas llevaban la coleta de lado pero su abuela no se lo permitía. Fue al baño a lavarse los dientes y la coleta se le había torcido. De repente le arranca la coleta bruscamente llevando también cabellos y originando una angustia brutal en una niña que sólo quería amor y protección y no tenía culpa de nada. Pero la lucha de esta niña y su madre, de ambas, ha sido un ciclón que barrió todos los obstáculos. Esta historia es el más bello milagro, un sueño hecho realidad, el milagro de la vida y de ese hilo indestructible que nada ni nadie rompe entre una madre y sus hijos. Al fin en su hogar.

Pilar Enjamio

Psicólogo.

LA TRASTIENDA

Comenta esta noticia