Domingo, 21 Julio 2019

El Banco de Santander responsable de un astillero al borde de la quiebra

PUBLICADO EL Viernes, 28 Junio 2019 10:16 Escrito por Rafael Rosselló Cuervas-Mons
Ana Patricia Botín es el tiburón de las empresas en quiebra Ana Patricia Botín es el tiburón de las empresas en quiebra q

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

También puedes colaborar con este periodismo disidente en nuestra cuenta PayPal

https://www.paypal.me/Latribunadeespana

 

Villa de Terol. El buque oxidado

 

 

Con la historia de Trasmediterránea uno no acaba de asombrarse, y es que cada día hay una noticia que confirma reiteradamente que esto es un absoluto despropósito. Y es que, si reiteradamente ocurren estas noticias, parece que el Astillero Vulcano de Vigo es conocido por su quiebra “recurrente” según un prestigioso medio de la zona que manifiesta: “El Villa de Teror es la construcción 548 del centenario astillero Factorías Vulcano. Y amaga con ser la última, a menos que todas las incógnitas de las últimas semanas se despejen este lunes. Al buque le falta trabajo a bordo, pero las auxiliares que le han dado forma acumulan facturas impagadas desde mayo, y los trabajadores del astillero llevan desde septiembre sin cobrar. Sin un saldo de estas deudas no habrá acuerdo, ni barco, ni futuro. Sí podría llegar la tercera suspensión de pagos de la compañía en los últimos veinte años. Y este 2019 Vulcano tendría que celebrar su centenario. https://www.farodevigo.es/economia/2019/01/27/factorias-vulcano-quiebra-recurrente/2040412.html 

Y es que todo lo que tiene que ver con la Compañía Trasmediterránea, hoy del “holding” de “La bahía de las isletas” con capital social menor de cien mil euros, y por tanto del Grupo Armas, es un misterio. 

Pero hagamos historia, y para ello habría que remontarse a casi siete años atrás donde en un astillero con problemas hay un casco de un supuesto buque que, por lo que sea, no siguió su construcción; es más a ese casco se le bautiza como “el buque oxidado” por la de tiempo que lleva ahí; y que, por si fuera poco, y según capitanes que conocen la historia y han visto el casco, tiene muchísimas posibilidades de que ofrezca grandes deficiencias en la estabilidad a la hora de cargar. Para los que no sean de este mundillo, la forma del casco de un buque, para un experto, es suficiente para poder vaticinar su futuro a la hora de cargar en sus bodegas, y, por lo tanto, a su futura maniobrabilidad. Pero bueno, eso no es de lo que estamos hablando ahora y lo cuento como simple anécdota.  

El caso es que es que hay un casco, un astillero al borde de la quiebra, una empresa con muchos pasivos, Acciona, y otra con muchas deudas, Grupo Armas, y una entidad bancaria, el Banco Santander, que curiosamente es acreedor de todos; y a alguna mente brillante se le debió ocurrir, digo yo, y es una suposición, la siguiente operación. Para no tener que aumentar la deuda a Vulcano que se lo quede Acciona que también nos debe dinero, y, como Trasmediterránea es un activo tóxico para Acciona, que no nos interesa que mezcle pasivos tan variados, que se la venda al Grupo Armas, que también nos debe dinero, de tal manera que Vulcano puede dar coletazos hasta la entrega del “buque oxidado”, a la vez que ganamos tiempo para que Trasmediterránea pase al grupo Armas y le damos un lavado de cara para que le puedan dar un homenaje y unas palmaditas en la espalda, y después, como todo reventará, que cada palo aguante su vela y nosotros, con un poco de suerte y porque somos la banca, nos vamos de rositas y que esas deudas se nos abonen como una especie de rescate, ya que nosotros, el Banco Santander, estamos también para que nos echen de comer a parte aunque nadie se atreva a decirlo. 

Y es que esto parece, y digo simplemente “parece”, que se estuviesen ordenando las deudas que andaban mal repartidas, y eso es bueno porque ya no es un lío de deudas que sustenta una entidad, sino unas empresas que no se han gestionado bien y han dejado un “pufo” de “collons”, y que evidentemente no va a soportar una entidad que nada tuvo que ver cuando la CNMC, la CNMV y el propio Gobierno con todas sus instituciones, incluida Fiscalía, no advirtieron nada. 

Evidentemente, esto es pensar mal, y yo no tengo malos pensamientos, es simplemente una “suposición”, un “suponé”, como se dice en Andalucía, pero bueno, el caso es que el Villa de Terol saldrá flamante a navegar, porque saldrá, ¿verdad?, y es que uno no sabe porque, parece ser que la tripulación lleva veinte días en un hotel y que no les dejaban embarcar, ¿por qué será?, no creo que por falta de liquidez del "holding" Bahía de las Isletas. Y cargará “trailers”, pero..., ¿cuántos?, porque si con más de veinte la estabilidad queda en entredicho y por tanto su navegabilidad, y por tanto su maniobrabilidad, vaya negocio que habría hecho. Pero no creo, no puede ser todo esto verdad..., ¿o sí?

Rafael Rosselló Cuervas-Mons 

(Capitán de la Marina Mercante)

-en exclusiva para- La Tribuna de España 

 

 

Comenta esta noticia