Jueves, 27 Junio 2019

El asesinato de Laura y la prisión permanente revisable

PUBLICADO EL Miércoles, 19 Diciembre 2018 19:22 Escrito por
El asesinato de Laura y la prisión permanente revisable El asesinato de Laura y la prisión permanente revisable

Hoy es un día de llanto y de oración, para quienes somos católicos, y de cariñoso recuerdo para los demás. También de acompañamiento, aunque sea en la distancia, y por medio de nuestras oraciones, a los padres, familiares, novio, amigos y compañeros de doña Laura Luelmo, esa joven valiente y ejemplar, que buscaba labrarse un futuro, tras acabar brillantemente su carrera, realizar un máster, y demostrar una competencia y vocación docente, fuera de toda duda.

Representa a nuestra mejor juventud, esa que lucha por sus sueños, por sus ideales, que se sacrifica, que no le importa cambiar de residencia, que no busca la comodidad, sino ser útil en la vida a los demás, en definitiva esa juventud que aguarda, y a la que la sociedad tiene que darle oportunidades, abrirle caminos…, y protegerla debidamente.

Su asesinato no es un problema de machismo o de feminismo, sino de que hay hijos de puta que deben ser condenados a duras penas de prisión, permanentes y revisables, hasta que dejen de ser un peligro para la sociedad.

La sociedad tiene derecho a protegerse de esas alimañas, y el ideal constitucional de que las penas deben facilitar la reinserción social del penado (art. 25, 2), se convierte en papel mojado cuándo el reo no quiere rehabilitarse, sino que se ha situado al margen de la sociedad, y no respeta a nada ni a nadie, como sucede en el caso que nos ocupa.

Esa casta política que tenemos la desgracia de soportar, y esa castuza nueva, que vienen a vivir de nosotros, con planteamientos giliprogres, de que el hombre es bueno por naturaleza, y es la sociedad la que nos hace malos, como decía Rousseau, harían bien en revisar sus fallidas teorías, pues por desgracia hay determinadas personas que son malas por naturaleza, que han venido a la vida para hacer el mal, y que la sociedad tiene derecho a librarse de ellas, y ponerlas a buen recaudo.

Y no me refiero ya a sí es lícita o no la pena de muerte, sino a la necesidad de aislar a determinados hideputas, que han acreditado sobradamente que son un peligro público para los demás…

Utilizar este triste asesinado, secuestro, intento de violación, etc., para hacer propaganda del feminismo, como hace esa inútil vicepresidenta del gobierno que tenemos, es ser una feminista francamente miserable.

Nosotros no tenemos la culpa de que su vida personal deje mucho que desear, que sus 3 o 4 matrimonios hayan devenido en fracaso tras fracaso, y no se puede culpar a los hombres de sus desgracias, como si todas las mujeres fueran buenas, y todos los hombres malos. Es una simplificación completamente arbitraria, y como tal, errónea.

Laura, descansa en paz. Nunca te olvidaremos. Rezaremos por ti y por tus familiares, para que Dios y la Virgen del Pilar les ayuden a soportar esta horrible pérdida.

Pero también rezaremos para que al culpable de tu asesinato se le imponga la prisión permanente revisable, pues es de Justicia.

Ramiro Grau Morancho

Jurista y escritor.

NAVEGANDO CONTRACORRIENTE

www.ramirograumorancho.com

Comenta esta noticia