Sábado, 24 Agosto 2019

El as en la manga de Pedro Sánchez para ser presidente

PUBLICADO EL Lunes, 05 Agosto 2019 20:24 Escrito por
Felipe VI y Pedro Sánchez Felipe VI y Pedro Sánchez

El farsante cree que España es suya. Al tiempo, que este tramposo siempre saca un as de la manga aunque tenga que jugarse la estabilidad de España a una sola carta con la mismísima ETA.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

 
Que Pedro Sánchez juega sucio es una evidencia irrebatible; su rastro es indeleble, a pesar de todos los medios de comunicación comprados que disimulan la peste. O el CIS de Tezanos que retorna a la manipulación para prepararnos resultados previamente cocinados en caso de que haya nuevas elecciones… pero eso no sucederá.

Esta canícula estival que está batiendo records de altas temperaturas, con proliferación de manadas carroñeras organizadas para violar en grupo por la gloria de Alá, está resultando hartamente beneficiosa en el ámbito político con el sanchismo en stand by y el país falto de dirección gubernativa. Todo un logro este vacío de poder que a pesar de las muchas codicias tabernarias con que negocian proetarras, independentistas y el podemismo en sus horas más bajas, deja abierto un cauce de esperanza para que el yugo tramposo del PSOE de Pedro Sánchez libere este país nuestro de las intenciones del CIS cuyos últimos más que increíbles sondeos anuncian un nuevo e indetectable, por ahora, pucherazo de recuento electrónico para otorgar una ficticia mayoría absoluta del socialismo, habida cuenta de que en las pasadas elecciones coló la maniobra de este tahúr monclovita sin escarmiento que ya estrenaba juego sucio de alto nivel durante las primarias de su partido.

Y como no parece haber límite en la marrullería, no es de extrañar que la inefable vicepresidente en funciones, Carmen Calvo Poyato, se declare cómplice del terrorismo, al más puro e hipócrita estilo de la Batasuna antaña, señalando públicamente los objetivos como adversario político en todos los partidos de carácter constitucionalista. Que Carmen Calvo hable en bragas con alcaldes; tergiverse de modo lastimoso el fondo históricamente inteligible de la Constitución Española; desbarre sobre la pertenencia del dinero público que el PSOE se encarga de esquilmar a espuertas  con el beneplácito jurídico de togas compradas y vendidas al mejor postor sectario, es de por sí reseñable en lo ridículo del politiqueo y calamitoso en lo personal… Pero dejar entrever esas simpatías cómplices con una organización criminal blanqueada es actitud rayana en lo rastrero delictivo y de una vileza bochornosa, toda vez que vivimos tiempos en que el mal se santifica y el bien se anatemiza con gentualla sin escrúpulos que integra  este Gobierno en funciones, dispuesto a negociar con el mismo Diablo con tal de no soltar el hueso presidencial.

Lo cierto es que asistimos impertérritos y resignados a este intercambio de intereses personalistas que usa el voto del elector para renegociar el país desestructurándolo, en tanto nos abismamos en una nueva crisis generada por ese progresismo demagógico que siempre acaba desintegrando la estabilidad social y económica. No escarmentamos ante el fracaso de Pedro Sánchez que maniobra confiado en que Pablo Iglesias se conforme con una oferta que sabe a poco, máxime cuando el marqués de Galapagar y su mantenida, juegan sus últimas cartas de poder en tiempo de fracaso cuando se les ha visto el plumero y peligran sus liderazgos al frente de la formación, a quién engañan, bolivariana.

El Rey ha dado un toque de atención a Pedro Sánchez, quien no parece estar preocupado por su futuro presidencial cuando ya se están proponiendo fórmulas de gobierno real para desbloquear la situación generada por su estrepitoso fracaso, reiterado, que lo impulsa a agarrarse al clavo ardiendo independentista, podemita y lo que tercie:  nuevas elecciones

De Ciudadanos y Albert Rivera ya se les conoce ese carácter impávido ante la estulticia propia, el dudoso mérito del oportunismo dejando un rastro de hipocresía política que envilece aún más la intransigencia para alcanzar acuerdos. Un gobierno en alianza con el Partido Popular podría ser factible a poco que se esmerilaran esas diferencias que no deberían ser tan insondables como el partido naranja da a entender. Si no se unifica el interés del centro derecha, la izquierda siempre pasará como un rodillo ante la atenta observación de los votantes del PP y Ciudadanos.

Al final será previsible una de esas jugadas de ventajismo que se guarda el fullero en funciones de La Moncloa, quien no va a dejar a Begoña sin chuparse los vuelos gratuitos en Falcon y lo que toque como sinecura de poder al modo chavista. El farsante cree que España es suya. Al tiempo, que este tramposo siempre saca un as de la manga aunque tenga que jugarse la estabilidad de España a una sola carta con la mismísima ETA. Zapatero ya sabe de qué va ese juego del que los españoles no saben o no quieren enterarse.

Comenta esta noticia