Lunes, 22 Julio 2019

Doña Adriana LASTRA FERNÁNDEZ, Portavoz de la PSOE

PUBLICADO EL Lunes, 02 Julio 2018 00:00 Escrito por

Hace años me contaba el quiosquero del que era cliente que un niño le decía que su padre “trabajaba en la PSOE”. Es decir, que era un vago redomado, de esos que solo se dedican a la política, y ejercen como liberados… Liberados de trabajar, claro.

Es el caso de la actual portavoz de la PSOE en el Congreso de los Diputados, miembro de la comisión de secretos oficiales, y defensora de la eutanasia. ¡Y cualquier día la veremos de ministra, que otros más tontos han llegado!

Un país que selecciona para sus niveles políticos más altos a una persona que a sus casi 40 años todavía no ha trabajado ni un solo día –salvo en la política, claro, y si es que a eso se le puede llamar “trabajo”-, es un Estado que se merece todo lo que le pase.

Pero esta asturiana no tiene oficio, pero sin pingües beneficios, por lo que vemos: lleva chupando de la teta pública desde que dejó de tetar de su madre, sin solución de continuidad. 

Empezó a estudiar antropología social (el simple hecho de que consiguiera acceder a la universidad ya me parece realmente meritorio, por lo menos en su caso), pero, por supuesto sin terminar la carrera. Y me barrunto que posiblemente sin casi empezarla, cual Pepiño Blanco, pero en mujer.

Es la número dos de un partido dirigido por un indigente intelectual. Claro que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey…

De 2007 a  2015 ya fue diputada aldeana, es decir, miembro de la Junta General del Principado de Asturias, uno de esos 17 parlamentos regionales que hemos inventado en España, para colocar a los políticos, y que no tengan necesidad de ganarse la vida trabajando, como casi todo el mundo.

En 2015 fue elegida diputada por la PSOE en Asturias, y en 2016 volvió a ser reelegida…, con lo cual ya se ha asegurado la pensión máxima de jubilación de la seguridad social, que se concede a los diputados y senadores que hayan permanecido dos legislaturas calentando el asiento correspondiente.

 (Un trabajador necesita 42 años ininterrumpidos de cotización, y con las bases máximas, para poder conseguir semejante derecho que para estos politicastros no deja de ser un privilegio, legal, pero absolutamente injusto).

En fin, para que seguir… Escribo por la mañana, y no quiero desanimarme más.

Solo me resta decir que en casos así, de personas que llegan a los 40 años viviendo del cuento, y sin haber trabajado ni un solo día en su vida, soy partidario de la eutanasia.

A grandes males, grandes remedios.

Información adicional

  • Antetítulo: GALERÍA DE TONTOS CONTEMPORÁNEOS
Ramiro Grau Morancho

Jurista y escritor.

NAVEGANDO CONTRACORRIENTE

www.ramirograumorancho.com

Comenta esta noticia