Miércoles, 21 Agosto 2019

Cuidado con lo que se mete Albert Rivera... Madrid expulsó a Carmena

PUBLICADO EL Lunes, 03 Junio 2019 19:57 Escrito por
Cuidado con lo que se mete Albert Rivera Cuidado con lo que se mete Albert Rivera

 

 

Malmeterse con la voluntad de los madrileños tendría graves consecuencias para el partido del oportunismo que parece carecer de principios e ideas propias. Poco recuerda un partido ventajista como demuestra ser Cs-que tanto parece depender de Francia y Macron-, cuando la izquierda radical, a la sazón toda la izquierda en definitiva, lo denostaba etiquetándolo de ultraderecha por defender los intereses de España. Albert Rivera posee una memoria tan quebradiza como la de sus correligionarios que se rasgan las vestiduras ante la expectativa de pactar con VOX. No se diferencia en nada la demagogia actual en el partido naranja de cuantos lo anatemizaron entonces desde los extremismos más sectarios.

Cabe la posibilidad de una aberración inadmisible: ¿el Ayuntamiento entregado a la Carmena expulsada desde las urnas? Madrid es mucho Madrid como para engañarlo y encajarle por la puerta trasera una alcaldía de la  radical Manuela Carmena, del mismo modo que el PSOE de Ángel Gabilondo se la quitó rastreramente al Partido Popular. Esta vez se votó, una vez más en realidad, por alejarse de la suciedad comunistoide que ha infestado la ciudad, literalmente también, de ratas. Ni Julio Anguita, comunista dorado, tilda a VOX de fascismo, por lo que al margen de hipocresías y demagogias no hay argumento que justifique a estos imprevisibles Ciudadanos cerrarse en banda con negociaciones políticas ante un Santiago Abascal y Ortega Lara que tienen menos de ultra que el propio PSOE  sanchista y sus socios de aventuras golpistas.

Ciudadanos se cierra en banda a pactar con VOX y pasa la patata caliente del riesgo de una alcaldía en manos del bolivariano Más Madrid. Engaña el discurso elocuente de quien parece ocultar las verdaderas intenciones una vez camelado el votante. La inconsistencia de Rivera parece denotar falsedad, dicotomía moral y oportunismo sin escrúpulos, al margen de que haya o no presuntas razones para sospechar sobre la adulteración de la consciencia con muestras públicas de espasmos un tanto anormales. En lo personal sabrá lo que hace, pero otra cuestión es que pretenda meterse la voluntad de los madrileños por orificios tan exiguos como la del poco olfato político que demuestra, siguiendo el juego sucio de la ultraizquierda que convierte en radical de derechas a cuantos no se someten a la dictadura del pensamiento único. Y con esa estúpida cerrazón se ve peligrar el funcionamiento del tripartito en Andalucía, cuando ya se empezaban a ver los beneficios de los pactos. Cierto es que el marxismo cultural ha cubierto de gloria a los tontos útiles del PP y Ciudadanos que siguen las políticas totalitarias del zapaterismo.
 
Sea cual sea el estado personal de quien decidiese algo así por omisión, está traicionando a su electorado y a cuantos madrileños votaron para liberarse del yugo comunista en el Ayuntamiento de Madrid. Si Carmena repitiera legislatura, para una ofensa de ese calibre traicionero contra la inteligencia del ciudadano no habrá olvido.  A Rivera la fama de veleta lo perseguirá allá donde vaya  jugando con la voluntad de las urnas, con patente de corso para estafar a cuantos habían decidido desterrar de sus vidas la inmundicia totalitaria del comunismo en Madrid.

Las alianzas y las negociaciones conllevan estirar la cuerda hasta parecer que se quiebra. Para jugar de farol con la situación política actual hay que hilar muy fino y calcular los múltiples riesgos del amago y la disputa de los pactos. Al margen de estrategia post electoral, Ciudadanos parece capaz de asociarse en toda España con las mismas coyunturas que han recrudecido la crisis generalizada de estos últimos meses. Las expectativas de que cumpla coherentemente lo que espera el electorado, debería prevalecer ante la tentación  de entregar  feudos vitales para evitar el perjuicio de lo extremista en las principales plazas. Mejor me quedo con la sombra de la sospecha y la esperanza de que se arroje luz sobre estas funestas elucubraciones; tanto en lo personal como en lo político ya puede andar lúcido, porque más vale que sepa Albert Rivera dónde está ahora y dónde puede malmeterse traicionando a millones de españoles hartos de sorpresas y especulaciones en las que van comprometidas sus vidas para los próximos y decisivos cuatro años.

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.
Sólo tienes que darte de alta en este enlace
https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

Comenta esta noticia