Jueves, 20 Junio 2019

¿Cuánto tiempo durará vivo Monseñor Reig Pla? El gobierno y la Conferencia Episcopal quieren su cabeza

PUBLICADO EL Miércoles, 02 Enero 2019 20:19 Escrito por
¿Cuánto tiempo durará vivo Monseñor Reig Pla? ¿Cuánto tiempo durará vivo Monseñor Reig Pla?

Monseñor Reig Pla molesta a la Conferencia Episcopal. La contundente, extraordinaria y evangélica homilía del Obispo Complutense en una misa televisada, ha hecho saltar chispas en el seno de una Conferencia Episcopal española, cada vez más entregada al poder político en aras a no perder sus privilegios, fundamentalmente, la X en la casilla de la Declaración de la Renta.

Así las cosas, el Obispo de Alcalá de Henares –una de las poquísimas excepciones dentro de esa diabólica Conferencia Episcopal, que si viviera Jesucristo la echaría a patadas diciendo aquello de “habéis convertido la casa de mi padre en una cueva de ladrones y mercaderes, a la hora de escribir sus homilías, no valora el pagar o no IBI por las propiedades de la Iglesia, ni los acuerdos secretos que tenga a bien en llegar el Secretario de Estado del Vaticano con la vicepresidente del gobierno frentepopulista Carmen Calvo. Monseñor Reig Pla es así de transparente, de honesto y de buen pastor que cuida de su rebaño sin preocuparle qué pensarán los demás al respecto.

La Tribuna de España ha tenido conocimiento de que el gobierno que preside “El Okupa” Pedro Sánchez ha hecho llegar su malestar por la homilía del Obispo Reig Pla retransmitida por televisión, al presidente de la Conferencia Episcopal española Ricardo Blázquez que, alentado por monseñor Cañizares, vicepresidente de la malévola Conferencia y enemigo a muerte de Reig Pla, se ha encargado de cargar las baterías contra uno de los poquísimos obispos que cumplen con su obligación de no amoldar el mensaje de Cristo a las conveniencias políticas del momento, de no ceder ante el aborto, la eutanasia, el matrimonio homosexual o la “ideología de género.

Sabiendo cómo pueden llegar a gastárselas algunos prelados españoles (más próximos al mensaje de Vito Corleone que al de Jesús Crucificado), yo si fuera Monseñor Reig Pla adoptaría todas las medidas posibles de seguridad, anunciaría que goza de perfecta salud y no me fiaría ni de mi cocinero: no les hablo de argumentos de película o de novela negra: el Obispo de Alcalá tiene entre los párrocos de su diócesis al extraordinario escritor Luis Miguel Villegas, quien dedicó, hace años, uno de sus libros al cardenal Juan Gerardi, Obispo de Guatemala -y del que Villegas llegó a ser muy amigo en su época de misionero franciscano-; pues –como decía- en ese breve pero extraordinario relato- Villegas cuenta como “se cargaron” al obispo Gerardi porque molestaba al poder político y a una buena parte del clero, algo muy similar a lo que ocurre con Reig Pla. Y lo mataron con la complicidad necesaria (y sobradamente acreditada en el libro) de alguno de sus más próximos ayudantes.

 

 

Mantener la X en la declaración de la Renta o ser fieles al mensaje de Jesucristo

 

 

 

Y que Satanás ha entrado de lleno en la Conferencia episcopal española es tan evidente como que lo ha hecho, casi con plenos poderes, en el propio Vaticano.

Y fíjense que esto lo escribe un periodista católico -católico y consecuentemente crítico, sin miramiento alguno, con una Jerarquía de la Iglesia que se ha vendido a la masonería y a Lucifer- y refleja el sentir de una buena parte de los católicos de España y del mundo.

¿Por qué creen que en toda Hispanoamérica, tradicionalmente católica, están triunfando tanto las iglesias evangelistas?

Pues porque la Jerarquía católica hispanoamericana hace mucho que se separó de la verdad del mensaje de Cristo y se vendió al globalismo de Soros y a otras propuestas satánicas. De hecho, en todos los países iberoamericanos la gran lucha contra el aborto y la “ideología de género”, desgraciadamente, no son los católicos las que la están librando, sino los protestantes. Por más que nos duela.

La Iglesia quiere la X en la Declaración de la Renta para saldar los casi 100 millones de euros que lleva enterrados en el infumable canal de televisión Trece TV que, además, es un medio de comunicación que poco o nada tiene que ver con la propagación de la fe cristiana.

En Trece TV, lo mismito que la COPE, donde se concentran (y hablo a nivel ejecutivo, no de periodistas) la mayor cantidad de miserables del mundo empresarial español.

Y para mantener Trece TV los obispos no han dudado en asociarse con tiburones de las finanzas y de los mass media, muy poco recomendables para ir de la mano de los pastores de Dios en la tierra: Video Mercury Films de Enrique Cerezo (que ni como empresario, ni como persona resulta ser un ejemplo propagandístico de la Fe de Cristo), o de la compañía alemana Beta Film, o de Unidad Editorial (propietaria de El Mundo, Marca y Expansión y siempre a las órdenes de la presidente del Banco de Santander, que no es precisamente ningún ejemplo de virtudes cristianas, como tampoco lo es su madre Paloma O´Shea –por muy destacado miembro del Opus que sea- y acusada ante la Audiencia Nacional (las dos, mamá y la hijita Ana Patricia Botín) de haber encargado el asesinato del patrón de la banca Emilio Botín,.

Es decir que la Conferencia Episcopal española opta por el mangoneo en los medios de comunicación -en el entorno más mafioso y menos cristiano posible- frente a la difusión de la palabra de Dios que es, precisamente, de lo único que se le puede acusar a Monseñor Reig Pla.

Hubo un tiempo en que la Iglesia salía a la calle en contra del aborto; ahora los obispos ni abren la boca ante la inminente ley de la eutanasia, ni se pronuncian sobre el adoctrinamiento en los colegios católicos y concertados de la “ideología de género (sin ir más lejos, en los colegios Maristas, los niños cantaban estas navidades un villancico de “Las Tres Reinas Magas”, ¡que hay que joderse con la enseñanza católica!) en el plan de educación sexual diseñado por el colectivo LGTBI… nada de esto ocupa ni preocupa a la Conferencia Episcopal española.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desperta Ferro: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia