Sábado, 17 Noviembre 2018

Los jueces del "clan Botín" 1. Blanca Rosa Bartolomé Collado, la juez que siempre falla a favor del Santander

PUBLICADO EL Miércoles, 07 Noviembre 2018 20:42 Escrito por
Blanca Rosa Bartolomé Collado, la juez preferida del Banco de Santander Blanca Rosa Bartolomé Collado, la juez preferida del Banco de Santander

La base de datos de jurisprudencia del CGPJ evidencia que la juez Blanca Rosa Bartolomé Collado, titular del Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Madrid, ¡tiene un 100% de sentencias a favor del Santander!

 

La actualidad de este país corrupto llamado España demuestra una vez más de forma clara las presiones a la judicatura provenientes de todas partes: políticos, oligarcas, bancos, etc. Ejemplos tenemos infinidad de ellos y los más recientes el deplorable espectáculo de la Sala Tercera del Tribunal Supremo cambiando su sentencia y obligando a los ciudadanos a pagar los gastos de las hipotecas que deberían pagar los bancos, los del gobierno en el proceso separatista de Cataluña con presiones a la Abogacía del Estado para descafeinar la acusación contra los golpistas, las grabaciones de las cloacas del Estado capitaneadas por Villarejo que implican a Baltasar Garzón y a la todavía Ministra de Justicia, Dolores Delgado, o a Dolores de Cospedal, etc. Pero hoy nos ocupa la corrupción de las grandes empresas y sobre todas ellas la número uno de la corrupción judicial, el Banco de Santander.

En artículos anteriores, desde La Tribuna de España les hemos contado que el Santander y el “clan Botín” tendrían a su servicio un elenco de jueces, magistrados, fiscales, secretarios judiciales, administradores concursales, etc. En dichos artículos hemos adelantado una breve lista de esos jueces, a cuyo patrimonio le estamos siguiendo la pista allende los mares. En la lista mencionamos al ya citado Baltasar Garzón, a Javier Gómez Bermúdez, José Luis González Armengol, Jesús Gavilán López, y un largo etcétera entre el que podría encontrarse Blanca Rosa Bartolomé Collado a la que dedicamos esta primera entrega.

En la base de datos del CGPJ aparecen publicadas exclusivamente seis sentencias de la jueza del Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Madrid, Blanca Rosa Bartolomé Collado. Todas ellas se refieren a demandas interpuestas por personas que invirtieron en Valores Santander. Las sentencias a las que nos referimos son las nºs 62/15, 83/15, 29/2017, 216/17, 218/17 303/17 y las mismas son de acceso público en http://www.poderjudicial.es/search/indexAN.jsp tecleando el nombre la indicada juez en el espacio dedicado al Ponente.

Los Valores Santander derivan de la operación de compra que se llevó a cabo por el consorcio formado por el Santander, el banco británico Royal Bank of Scotland y el banco belga Fortis para la compra del banco holandés ABN Amro. El consorcio se hizo con el ABN y se lo repartieron quedándose el Santander con el Banco Real brasileño y el Antonveneta italiano.

Para dicha adquisición el Banco de Santander lanzó una ampliación de capital de 4.000 millones de euros y una emisión de 5.000 millones de obligaciones convertibles en acciones que se vendieron a los clientes del Santander, en el año 2007, naciendo así los “Valores Santander”.

(https://www.santander.com/csgs/Satellite?appID=santander.wc.CFWCSancomQP01&canal=CSCORP&cid=1278677917737&empr=CFWCSancomQP01&leng=es_ES&pagename=CFWCSancomQP01%2FGSNoticia%2FCFQP01_GSNoticiaDetalleImpresion_PT48 )

La Audiencia Provincial de Madrid ha declarado en infinidad de sentencias que los valores Santander es un producto de “notable complejidad y apreciable riesgo” (SSAP de Madrid nºs 280/15, 322/15, 73/16, 22/17, 26/17, 46/17, 442/17, 32/18, etc.). Dicha calificación de producto complejo de los “Valores Santander” deriva de resoluciones del Tribunal Supremo (STS nº 411/16) que califican como producto complejo y arriesgado a las obligaciones convertibles en acciones análogas a los “Valores Santander”.

Como consecuencia de esa calificación de producto complejo y arriesgado, la normativa del mercado de valores (art. 79 LMV, posteriormente completado por la directiva MiFID) y la jurisprudencia obligan a la entidad comercializadora a observar unos estándares muy altos en la información que se debe suministrar al inversor minorista de forma activa (STS nº 10/17) para que conozcan debidamente todos los riesgos aparejados a la inversión, sin que sirva la información “sobre lo obvio” ni las advertencias genéricas reflejadas en las cláusulas del contrato (SSTS nºs 21/16, 727/16 y 10/17). De igual forma, la jurisprudencia declara vacías de contenido real e ineficaces las menciones estereotipadas predispuestas por la entidad en las que el cliente declara haber sido informado adecuadamente y exime a la entidad financiera (SSTS nºs 244/13, 769/14, 222/15, 265/15, 692/15, 595/16, etc.).

Además, la jurisprudencia exige para comprender estos productos una capacitación profesional propia del mercado de valores, sin que sirva cualquier capacitación profesional relacionada con el Derecho, o de simple empresario, ni tampoco la actividad financiera ordinaria en una empresa (SSTS nºs 549/15, 633/15, 651/15, 676/15, 579/16, 2/17, 10/17, 11/17, etc.) y establece que los conocimientos especializados no pueden presumirse de una anterior actividad inversora del cliente (STS nº 888/15).

En definitiva, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y el Tribunal Supremo exigen a la entidad financiera diligencia, transparencia, imparcialidad, buena fe y priorizar los intereses de los clientes (STS nº 30/18). Toda esa jurisprudencia establece de forma clara que si no se facilita la información adecuada se produce un error en el consentimiento que invalida la contratación del producto financiero, porque el cliente inversor desconoce el producto y los riesgos asociados al mismo.

En el caso de los “Valores Santander”, incluso la CNMV elaboró sendos informes en los que analizaba las irregularidades en su comercialización, que dieron lugar a dos sanciones por un total de 16,9 millones de euros, publicadas en el BOE de 17 de febrero de 2014, que fueron ratificadas por el Tribunal Supremo en sentencia nº 526/2018.

(https://www.boe.es/boe/dias/2014/02/17/pdfs/BOE-A-2014-1730.pdf https://www.boe.es/boe/dias/2014/02/17/pdfs/BOE-A-2014-1731.pdf https://www.businessinsider.es/supremo-ratifica-dos-multas-banco-santander-169-millones-relacion-valores-santander-199884).

Pese a la complejidad de los “Valores Santander”, a los requisitos de información exigidos por la jurisprudencia del Tribunal Supremo y la Audiencia Provincial de Madrid y las sanciones de la CNMV; la juez Bartolomé Collado, haciendo caso omiso de todo ello, ha desestimado sistemáticamente, conforme a lo que refleja la base de datos del CGPJ, todas las demandas que ha conocido interpuestas por clientes que demandaron al Banco de Santander por la compra de esas obligaciones convertibles en acciones conocidas como “Valores Santander.

Dicha magistrado ha llegado a desestimar demandas de una mujer de 79 años sin estudios y dedicada al cuidado de su casa y familia y su cónyuge, jornalero y sin estudios específicos que tenían depositados sus ahorros en el Banco de Santander desde hacía más de 40 años, que no tenían, ni por asomo, experiencia inversora en productos complejos y de riesgo, ni se le había dado información suficiente para conocer la complejidad, el funcionamiento y el riesgo de los “Valores Santander” en los que invirtieron 500.000 euros que procedían de la venta de un terreno. En otros casos ha rechazado las demandas de inversores que habían solicitado un préstamo de 600.000 euros inducidos por la entidad.

 

Para desestimar las demandas y dar la razón al Banco de Santander, la juez manifiesta en sus sentencias, en contra de lo establecido por la jurisprudencia y la CNMV, que los “Valores Santander” no eran un producto complejo y que los clientes habían recibido información suficiente para conocer las características y riesgo de esos “Valores Santander“ y que además, amas de casa, jornaleros, jubilados de más de 70 años y administrativos sin estudios tenían conocimientos y experiencia inversora suficiente.

En la base de datos de jurisprudencia del CGPJ hemos podido encontrar un par de sentencias de la Audiencia Provincial de Madrid que revocan las dictadas por la juez Bartolomé Collado absolviendo al Banco de Santander. Específicamente, las sentencias dictadas en los procedimientos ordinarios nºs 972/16 y 1352/15 fueron anuladas, respectivamente, por las sentencias nºs 356/18 y 244/18 de la Audiencia Provincial de Madrid que condenaron al Santander a devolver 500.000 y 600.000 euros respectivamente a los demandantes. En esta última se hace un estudio pormenorizado de la jurisprudencia del Tribunal Supremo que fue ignorada por la juez Bartolomé Collado.

¿Estas sentencias de la juez Blanca Rosa Bartolomé Collado haciendo caso omiso de la jurisprudencia del Tribunal Supremo y de las sanciones de la CNMV, dejando a jubilados sin sus ahorros, son resultado de la casualidad jurídica o existen motivos adyacentes que provocan estas y otras resoluciones sistemáticamente favorables al Santander? Ésta y otras preguntas las iremos respondiendo en próximas informaciones de La Tribuna de España.

Josele Sánchez

Director de La Tribuna de España.

Desde el exilio: La palabra de Josele Sánchez

Redes Sociales

Comenta esta noticia