Jueves, 22 Agosto 2019

Austrias Contra Borbones y un Cristobal Colón de sangre azul

PUBLICADO EL Martes, 25 Septiembre 2018 05:34 Escrito por
Los dos pretendientes al trono de España: a la izquierda, Carlos, archiduque de Austria, y a la derecha Felipe de Anjou, Felipe V, primer Borbón que gobernó España y al que ¡por múltiples y más que justificados motivos! en una tierra tan patriota y tan poco separatista como el Reino de Valencia se conoce como "El maladit" (El Maldito) Los dos pretendientes al trono de España: a la izquierda, Carlos, archiduque de Austria, y a la derecha Felipe de Anjou, Felipe V, primer Borbón que gobernó España y al que ¡por múltiples y más que justificados motivos! en una tierra tan patriota y tan poco separatista como el Reino de Valencia se conoce como "El maladit" (El Maldito)

Artículo que sorprenderá a propios y extraños. Teoría sobre la procedencia real de Cristobal Colón y detenido confrontamiento de dos casas reales reinantes en diferentes periodos de España: Los Austrias y Los Borbones. Quedan muchos aspectos por aclarar en este artículo que, esperemos lo haga la entrevista anunciada que nuestro director va a realizar a Pedro Rosillo. El papel carlista, los derechos dináticos de Sixto y Carlos Hugo de Borbón y Parma (hermanos enfrentados y con herederos que mantienen posiciones antagonicas entre el tradicionalismo carlista de los partidarios de Sixto -a quien siguen reconociendo como legítimo rey de España- y "la vía socialista hacia el carlismo autogestionario" que ¡no sin una importante colección de oportunistas estupideces intelectuales! intentó iniciar en los primeros años de la Transición el ya desaparecido Carlos Hugo. Los Sucesos de Montejurra, las muertes del Duque de Cádiz y de uno de sus hijos... los derechos dinásticos que pueda todavía tener Luis Alfonso de Borbón (único descendiente vivo del Duque de Cádiz)... misterios que no quedan suficientemente aclarados en este artículo y que esperamos lo sean en la entrevista anunciada.

 

Debate no poco interesante a nivel histórico, Austrias contra Borbones, ¿qué dinastía fue mejor para España? Creo que ganarían los Austrias; pero esto es sólo una impresión personal habría que realizar un estudio sobre qué opina realmente la mayoría de la población informada, claro, no los que vienen de la ESO.

Fue esta misma la pregunta que me hizo Juan Carlos de Borbón mientras estaba en la base de Securitas Blindados Málaga hoy Loomis. Quien quiera informarse más de lo que pasó allí puede ir a mi web El Arconte o mis artículos en La Tribuna de España, “Baraka”. Indudablemente -le dije lo que pensaba- que Borbones había habido poco buenos, por no decir ninguno; Carlos III quizá, un ser humilde y preocupado realmente por la situación de España y las cosas de Estado.

Para prueba la arquitectura, sí, sí, la arquitectura. Fijémonos dónde vivían los Austrias y qué construían y dónde vivían y qué construían los Borbones.

Los Austrias vivían en Alcázares y Monasterios mientras que los Borbones lo hacían en suntuosos palacios. Dos formas de entender el gobierno completamente enfrentadas. Unos más austeros y orantes otros despilfarradores y amantes del lujo y la buena vida. Un representante de la casa de Austria me dio las gracias por mi opinión -no sé quién fue- desde aquí le saludo y ojalá alguna vez me entere quién fue esa persona de esa Casa que estaba al otro lado del teléfono.

Lo que sí me quedó claro que Borbones y Austrias no se llevan muy bien y que los Austrias estarían encantados de volver a ocupar el trono de España.

¡Antes que un Borbón, yo creo que hasta con Paquito el Chocolatero nos iría mejor!

Felipe de Borbón quedó perplejo: “vaya, yo que siempre había creído que nuestras construcciones eran más bellas y hermosasy ahora resulta que juegan en contra nuestra” -exclamó el actual Jefe del Estado-. Pues sí amigo, juegan en vuestra contra, en ellas está reflejado la vanidad y el despilfarro de vuestros gobiernos, fracasados uno tras otro.

Desde que la dinastía borbónica subió al trono de España lo único que ha hecho es dilapidar el Imperio Español, perder y perder más y más territorios, hasta llegar a la península que está a pun del tal traición a Españato ya de la secesión de Cataluña con Felipe de Borbón a la triste cabeza. Lo habéis perdido todo, tu padre entregó el Sáhara de regalo al sátrapa marroquí, dijo que lo iba a defender y con las mismas salió corriendo, todo un ejemplo de gallardía borbónica. Los Borbones fueron entregados por los franceses como venganza contra España, ¡ahí los lleváis! –dirían ufanos los gabachos-, que os aproveche hasta atragantaros. Menudo regalito envenenado nos hicieron nuestros vecinos y eternos enemigos del norte. A ver si se los devolvemos con las palabras “NO RETURN” como los envases.

Pero la conversación empezó a tomar unos derroteros que a mí no me empezaron a gustar nada. “¿Pero has estado en el Palacio Real?” -preguntó el Borbón ahora Emérito. “Sí, he estado y me parece muy bonito; pero eso no significa que sea suntuoso y exagerado comparado con las construcciones de los Austrias” -contesté. “¡Has estado en el Palacio Real!” -dijo sorprendido-. “¿Y has estado en el Salón del Trono?” –siguió inquiriéndome el monarca-. “Sí, he estado, me llevó mi madre cuando tenía unos ocho años” –le dije-. “¡Con que has estado en el Salón del Trono! ¿Y te has sentado en él?” -volvió a preguntar.

La cosa no iba bien, las preguntas ya me incomodaban y podía intuir por dónde iba.

El monarca –en aquellas circunstancias que repito, tienen relación con el misterioso nombre de Baraka(nombre misterioso del que muy pronto les informaré, con todo lujo de detalles, en profunda e interesante entrevista que ya  comprometida con el mismísimo Josele Sánchez -para mí el periodista más agudo, incisivo y valiente de una España carente de periodistas no vendidos al pesebre del poder- director de este diario -al que por su DISIDENCIA ya considero mío, La Tribuna de España) estaba preocupado por si yo algún día le pudiera quitar ese trono tan preciado que tantas insidias le había costado. En ese momento me acordé del Duque de Cádiz y sus hijos, él muerto y uno de sus hijos fallecido (ambos en accidentes muy sospechosas de intencionalidad) y otro en el exilio. El Duque de Cádiz llegó a reclamar el trono de España. “No, no me senté en él y no me gustó, olía a orines” –contesté, auqnue les cueste creerlo, con la sinceridad que me caracteriza sea quien sea mi interlocutor-. Algo que es cierto, un olor extraño había ese día cuando mi madre me llevó que se me quedó grabado, un olor nada agradable a lo mejor era azufre quién sabe.

“¿Sabes quién fue y dónde nació Colón?” –preguntó, para ,í ofensivamente, el Borbón. ¿Y a qué viene ahora eso? me preguntaba al tiempo que aumentaba mi desconcierto y mi incomodidad… Pero inocente de mí, que había estudiado el tema, algo lo solté sin ninguna consideración. “Colón era hijo del rey de Aragón Juan II, es decir, hermano bastardo del rey Fernando el Católico, por eso se escondió su origen”. “¿Pero cómo sabes eso?” –exclamó indignado- “¡Yo tengo los documentos de la familia Colón renunciando al trono de España! ¡No tienen ningún derecho a reclamarlo!

¡Ay amigos…!. Por “su” trono llegó a traicionar a su propio padre en ese momento entendí por dónde iba el monarca, él solito se había declarado: lo único que le ha importando en la vida, a Juan Carlos de Borbón, ha sido “su” maldito trono, ¿cómo no ibas a esconde la verdadera historia de España y que se quedara con que Colón era Italiano o Genovés?

Pues no, Colón no era genovés, era mañico, maño y cabezón como él solo, ¡sólo un maño podía ser tan cabezón de empeñarse en llegar a las Indias por el lado contrario, con un par y por sus cojones! Pero claro, no llegó a las Indias, llegó a un continente nuevo sin saberlo. Es decir, que Cristóbal Colón era un Trastámara, alguien de la dinastía pura hispánica y esa dinastía todavía existe. Precisamente los Colón siempre han tenido una relación especial con la Armada y hoy en día sus descendientes siguen en servicio. Por supuesto que firmarían ese documento -como para no firmarlo, o firmas o pies para qué os quiero- y valga el Duque de Cádiz como referencia. Si algún Colón quisiera enriquecer la historia de España podría hablar y sacarnos definitivamente de las dudas, realizar un comunicado; pero mucho me temo que habrán realizado un pacto de silencio sobre el tema.

No es difícil sospechar que Colón tenía sangre real, de hecho en las Capitulaciones de Santa Fe se le nombraba Virrey de las Tierras que descubriera o conquistara, es decir, al mismo nivel prácticamente que su hermano Fernando el Católico. Cólon fue concebido -muy probablemente- en la corte zaragozana y después fue trasladado a Mallorca, para alejarlo de la corte ya que no era hijo legítimo, probablemente hijo de una plebeya, y en ese aspecto debo admitir que sólo dispongo de indicios.

Para descargo de Juan Carlos de Borbón he de decir que él siempre me ha intentado beneficiar de mil formas y proteger y he sido yo el que ha rechazado cualquier tipo de ayuda o proposición, algunas realmente buenas. No es que te desprecie Borbón, es que cada persona tiene su propio destino. Yo te agradezco que me hayas protegido y que hayas intentado beneficiarme -aún a sabiendas que algún día podría ir contra ti-; pero no es nada personal, juré defender al rey y a la patria como te dije; pero antes que la obediencia debida al rey está el deber de defender la nación, es decir, a España.

Ya basta de esconder la historia de España por los intereses particulares de una familia, los Borbones, ya basta de enseñar mentiras en las escuelas a nuestros niños y de ocultar a los españoles su verdadera historia para seguir manipulándolos. 

Comenta esta noticia