Miércoles, 22 Mayo 2019

Aborto: genocidio silencioso en España

PUBLICADO EL Domingo, 06 Enero 2019 10:24 Escrito por
Aborto: genocidio silencioso en España Aborto: genocidio silencioso en España

Publicamos intencionadamente este artículo de Pedro Rosillo, hoy: como homenaje a los tres millones de niños españoles que -desde que se aprobara la ley de despenalización del aborto- no recibirán su regalo de Reyes tal día como hoy porque fueron asesinados antes de nacer.

 

 

El mayor genocidio de la historia de España está siendo llevado a cabo en nuestros días ante la pasividad de la sociedad española e impulsado por el propio estado y partidos políticos. El aborto es el mayor crimen que se puede cometer en esta vida, moralmente es el peor acto contra la humanidad que se puede realizar por muchos motivos. Primero porque se trata de condenar a muerte a un ser inocente. Segundo porque se trata del asesinato del más débil e indefenso. Tercero porque se trata de tu propio hijo, sangre de tu sangre. Una persona que comete este acto tan atroz ya no puede hacer nada peor en la vida, todo lo que haga después viene de sobrado, lo peor ya lo ha hecho. El aborto es un acto contra la propia humanidad, el más execrable éticamente. Ninguna sociedad sobrevive a esta práctica y como no podía ser menos la sociedad española está en pleno declive de natalidad y dispuesta a ser sustituida por africanos en el mayor genocidio cometido en España y que no tiene precedentes.

Pero qué se entiende por genocidio, qué dice la legislación internacional sobre el tema. A este respecto la Corte Penal Internacional entiende por genocidio lo siguiente:

Se entenderá por “genocidio” cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:

 

  1. A) Matanza de miembros del grupo;
  2. B) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
  3. C) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
  4. D) Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo;
  5. E) Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

 

Casi tres millones de españoles desde que salieron las primera leyes del aborto en España allá por el año 1985 han sido asesinados. Su único delito era ser españoles y haber nacido en España. En la historia el Régimen del 78 será recordado sin duda alguna como el régimen más criminal y corrupto, el peor de la historia de España sin duda alguna. Sin embargo, es muy curioso y digno de estudio que el régimen más criminal que deja en mantillas a cualquier otro que le haya precedido no ha sido un régimen tiránico. Es cierto que en España la democracia no existe, lo que hay es un régimen de partidos políticos que se alternan y que siguen una agenda oculta al pueblo. Pero también es verdad que ha sido un régimen en donde se ha podido disfrutar de una cierta libertad de expresión y ha ofrecido a los españoles una serie de libertades hasta entonces desconocidas. Sin embargo, la corrupción ha sido tan atroz que ha terminado por convertirse en la mayor pesadilla que España como nación se ha tenido que enfrentar, hasta el punto de peligrar la propia nación y el propio pueblo español. Los españoles nos enfrentamos no sólo a la falta de libertad y de soberanía de España sino a nuestro propio aniquilamiento, a nuestro exterminio. Es un genocidio llevado a cabo para sustituirnos por otras razas más maleables y gregarias e impulsadas desde las mayores instancias nacionales e internacionales. Este proceso de sustitución no se está llevando a cabo por métodos violentos ni a través de una guerra, sino por medio de la llamada ingeniería social cuya principal arma es la propaganda. Pero la propaganda no ha actuado sola, las drogas han tenido un papel principal en este aspecto. No se entiende el cambio de actitud y el lavado de cerebro colectivo que ha sufrido la sociedad española si no es porque la droga en España empezó a correr como ríos a partir de la muerte de Franco y la llegada de Juan Carlos de Borbón al trono.

La propaganda, unida a las drogas, ha hecho que los españoles aceptaran lo que es inaceptable. Consiguieron invertir los valores de una sociedad moralmente muy formada y con una base bastante sólida. El satanismo se ha convertido en doctrina y ley en España y sus políticas han sido abrazadas por los jóvenes españoles.

No me cabe la menor duda que los responsables de este genocidio deben de ser llevados ante los tribunales nacionales e internacionales. Los crímenes de lesa humanidad no prescriben y se les puede perseguir por los mismos hasta su muerte a ellos y a sus hijos que también tendrán que cargar con la responsabilidad y del posible beneficio que hayan podido sacar a partir de las prácticas genocidas de sus progenitores. En España el mayor responsable de este genocidio ha sido sin duda el propio Jefe del Estado antes Juan Carlos de Borbón y ahora su hijo Felipe que ha aceptado íntegro el legado de su padre. Después presidentes de gobierno, ministros, diputados y senadores. Pero esta lista de supuestos genocidas no se quedaría ahí, también desfilarían por ella los principales presentadores y jefes de cadenas de televisión, prensa y radio, ya que sin su ayuda inestimable hubiera sido imposible una empresa de tanta magnitud.

En España está habiendo un intento coordinado de exterminio de los españoles por medio de métodos pacíficos y silenciosos. Este intento coordinado de exterminio se está realizando a través de leyes que favorecen en todos los aspectos la baja natalidad de las españolas promocionando la falta de hijos a la vez que se promociona la inmigración masiva y las ayudas públicas a hijos y familias de inmigrantes. La destrucción de la familia y sus valores tradicionales, la falta de ayudas a la natalidad, la facilidad de acceso a los métodos anticonceptivos y abortistas, la proliferación de drogas entre la juventud, la ingeniería social, la propaganda a través de los principales medios de comunicación españoles, la llamada ideología de género que criminaliza al varón por el solo hecho de ser hombre, la homosexualización de la sociedad, el adoctrinamiento infantil en las escuelas, el ataque constante al idioma y las tradiciones identitarias de España, todos son intentos claramente coordinados y dirigidos a un fin que es el exterminio del pueblo español y la sustitución del mismo.

Comenta esta noticia