Sábado, 16 Febrero 2019

App La Tribuna de España

A vueltas con el niño Julen: "Yo sólo sé que no sé nada"

PUBLICADO EL Viernes, 25 Enero 2019 07:57 Escrito por Emilio Utgés Huerta
"Yo sólo sé que no sé nada "Yo sólo sé que no sé nada

Si ahora mismo me dicen que mañana habrá una ola de calor, no me sorprendería nada. Hace mucho tiempo que por mis vivencias, el comportamiento humano, los fenómenos extraños de toda índole que se producen en el mundo, ya estoy predispuesto a creérmelo.

Hace décadas que soy espectador del envilecimiento progresivo del genero “humano”. Sinceramente no comprendo a mis congéneres en el más amplio sentido de la palabra. Por si viendo las noticias en todos los medios de comunicación, leyendo en las redes. Llega un punto que no me creo nada y lo creo todo. Me siento como si me hubiesen transportado a otra galaxia. Intento hallar explicaciones y la verdad es que no las tengo. Siempre ha habido de todo. Pero ahora es que el mundo funciona literalmente al revés. La confusión es total. Para rematarlo que nuestro planeta es plano.

La mayoría de comportamientos humanos, tanto individuales como colectivos, con mi forma de ser y pensar. No hay forma de que lo pueda asimilar. Muchas veces lo he repetido que vivimos un suicidio colectivo. Salgo de casa solo para lo imprescindible. Solo ver los caretos de la gente, ya me produce aversión.

Hay una cosa que lo define todo. Que me horroriza. Cincuenta millones de niños, cada año son asesinados en el vientre de sus madres en todo el mundo. Encima es un derecho de la mujer. Y cualquier país que vive rodeado de cientos o miles de asesinatos cada día. Ni el “Papa” se escandaliza. Son asesinadas medio centenar de mujeres y esto si que es el no va a mas.

Hace unos días falleció en un hospital, un bebe de 2 meses, por malos tratos del padre y este se encuentra en libertad. Cada día son más los padres y madres que asesinan brutalmente a criaturas y esto apenas resiste un telediario. Sin embargo por la “manada” inmediata encarcelación, en todos los medios todos los días y a todas horas, manifestaciones multitudinarias... Toda muerte violenta me produce estupor, pero la de una criatura o un anciano me lleva a afligirme totalmente.

Estoy afligido por la destrucción de España. Porque no hay un partido que pueda redimirnos de nada. Veo la situación de Venezuela y es un apocalipsis en directo, sin que el mundo haga nada por remediarlo. Veo como mancillan a Franco y esa demoníaca persecución después de 43 años por el Frente Popular. Veo a los golpistas catalanes “encarcelados” en hoteles de cinco estrellas, dirigiendo desde ellas con total impunidad que sus sucesores mantengan el golpe de Estado. Veo que los pensionistas nos morimos de hambre y frio y los “invasores” tengan todas sus necesidades cubiertas desde el primer día. Veo que los trabajadores trabajan por un bocata y poco más. Que la miseria se abre camino todos los días. Veo que políticos y funcionarios viven a costa de robar a los pobres, que ni siquiera sienten compasión.

Veo que los medios de comunicación nos venden una España que es todo lo contrario a la realidad. Ya no me creo nada. No se que parte de razón pueda tener el periodista Josele. Veo que ha contado cosas muchísimo más fuertes, con nombres y apellidos y no ha sido detenido. Aunque no conozca personalmente a este periodista, si puedo decir que hasta la fecha me merece más credibilidad que todos los demás juntos. Es un torero de los que se arrima al toro. Mientras la justicia no se pronuncie, la presunción de inocencia la defenderé. En lo que si discrepo es el momento. Hay muchos puntos del caso que desde el primer momento me chirriaban, incluso he tenido un sueño. Deseo con todas mis fuerzas que Julen milagrosamente aparezca vivo. Que es lo único que tengo claro, que el niño esta desaparecido y no me resigno a un fatal desenlace, aunque todo apunte a ello.

Como el mundo anda al revés. Como yo no soy del que se monta a caballo ganador. Siempre apuesto por los débiles y como es una persona que se desvive y arriesga por su profesión, tiene mi solidaridad incondicional, mientras no me demuestren maldad alguna. Si así fuese, seria un desengaño doloroso, pero ya estoy acostumbrado. Yo le doy mi voto de confianza. Si defraudara esta confianza seria el primero en tirar la primera piedra. En estos momentos se demuestran los amigos. Cuando gente que estará mucho más convencida que yo de su verdad, lo dejaran solo. Yo no lo voy a hacer. Se lo que duele la cobardía, hipocresía y el abandono de las ratas.

Entretanto a seguir rezando para que el milagro se de. Y la verdad triunfe sea cual sea.

 

Emilio Utgés Huerta en exclusiva para La Tribuna de España

Comenta esta noticia