Sábado, 24 Agosto 2019

Los Mozos de Escuadra se amilanan ante los musulmanes. La "valiente" policía política de Cataluña tiene miedo a los practicantes de "la Religión de la Paz"

PUBLICADO EL Miércoles, 14 Agosto 2019 10:12 Escrito por Óscar Bermán
Los Mozos de Escuadra son muy valientes para agredir a patriotas españoles pero muy miedosos con los musulmanes Los Mozos de Escuadra son muy valientes para agredir a patriotas españoles pero muy miedosos con los musulmanes

Si la policía sólo está para impedir que los españoles hagan impunemente lo que vemos un día sí y otro también hacer a quienes los medios de incomunicación y propaganda del régimen disfrazaron de pobrecitos inmigrantes llegados ilegalmente en patera o yate solidario, es que ya estamos en esa África de miseria y matonismo.

 

 

Suscríbete a patreon.com/latribunadeespana para poder acceder a contenido exclusivo por sólo 3€/mes

 

Por 1 euro al mes (menos de lo que cuesta un café) puedes ayudarnos a seguir haciendo este periodismo que quieren callar.

Sólo tienes que darte de alta en este enlace

https://www.teaming.net/porlalibertaddeprensa-mujeresdelatribunadeespana-

 

 

Mossos d’escuadra reculan ante un grupo de turistas que llegaron sin papeles a bordo de la patera o del Open Arms

 

Son negros. Nosotros blancos. Ellos mahometanos. Nosotros lo que nos dé la gana, porque para eso nos hemos ganado a pulso y sangre tener la sociedad más libre, próspera y justa de la Tierra: Europa. Ellos están aquí impunemente ilegales. Nosotros no podemos elegir ilegalidad (no pagar a Hacienda, tener armas de guerra, ejercer la medicina sin título...). Doce mil menores de edad, escondidos tras unas siglas, MENAS, retenidos ilegalmente por las autoridades españolas sin ser devueltos a su país y/o sus padres como manda la ley, convierte a las blancas autoridades españolas en negros virtuales que están por encima de la ley, las mismas autoridades que ordenan a los mossos d’escuadra descuadrarse ante un grupo de turistas que llegaron sin papeles a bordo de la patera o del open arms de turno y que se han convertido, tras ver que no hay bemoles, es decir, imperio de la ley, en lo que siempre fueron: chulos matones.

No es una anécdota, Ni siquiera un aviso de a dónde nos dirigimos. Es una realidad.

Contemplar las humillantes escenas en las que unos pocos inmigrantes a los que se les permite elegir ilegalidad sin consecuencias se encaran, amenazan y se burlan de nuestra policía nos está mostrando dónde vivimos: a donde nos ha llevado gente como el President o el Conseller de Interior de la Cataluña que se independizó de broma. Un lugar que es ya, sin necesidad de esperar a la República Catalana, ese peor lugar que nunca imaginamos. Porque cuando vemos a los mossos d’escuadra recular ante los matones chulos que llegaron en patera o en yate de ONG, estamos contemplando ya, aquí y ahora, el fin del imperio de la ley y el principio de la cultura de la que emigran estos sujetos hasta el paraíso de los idiotas pagadores de mejores vidas patoreados por gente miserable que vende nuestra libertad, nuestra prosperidad y nuestra justicia, telediario tras telediario, vídeo tras vídeo, a cambio de un sueldo, un sillón y un destacado lugar en la orla de la villanía histórica a la que las mafias del trasiego humano llaman solidaridad.

Si la policía sólo está para impedir que los españoles hagan impunemente lo que vemos un día sí y otro también hacer a quienes los medios de incomunicación y propaganda del régimen disfrazaron de pobrecitos inmigrantes llegados ilegalmente en patera o yate solidario, es que ya estamos en esa África de miseria y matonismo de caciques que estos sujetos abandonaron tras pagar un dineral a las mafias de uno y otro lado de la costa que ellos sí pueden pagar. Los capos de allí no los conocemos. Los de aquí se van desenmascarando ellos solos poco a poco. Gente (es un decir) como Torra, Buch i Moya, la inefable hada Colau o, cómo no, el comisionado francés para el protectorado español en Cataluña: Manuel Vals. Todos esos y los ciudadanos que se lo permiten. Los mismos que dejan automáticamente de serlo en el momento en que el imperio de la ley retrocede al paso de los mossos traicionados por sus mandos políticos, que son los capos de este lado de la costa, los caciques de esta nueva África sólo para africanos donde los españoles hemos quedado para pagar y callar.

Sírvase alguien a hacer algo, antes de que en noble pueblo español, con su policía al frente, diga basta. Sírvase alguien hacer cumplir la ley a todos por igual, incluso aunque no sean españoles, blancos y honrados ciudadanos y ciudadanas. Lo contrario, como la Historia ha demostrado tenazmente, será peor… para los peores, no para los mejores, que somos nosotros y nuestros mossos d’escuadra.

 

Óscar Bermánpresidente nacional de Nosotros-Partido de la Regeneración Social

 

 

Comenta esta noticia