Martes, 21 Mayo 2019

28-A: el increíble caso de la "victoria limpia" de Pedro Sánchez

PUBLICADO EL Sábado, 04 Mayo 2019 13:26 Escrito por
¿Pucherazo o Fraude Electoral en toda regla? ¿Pucherazo o Fraude Electoral en toda regla?

 

 

La realidad supera a la ficción y podría ser lo sucedido en las pasadas Elecciones Generales una novela documental con ese título de libro.  Media España o más, vaya usted a saber con las encuestas amañadas de Tezanos en el CIS, sospecha de un fraude electoral a la bolivariana. 
 
Así parece que se está corroborando con el paso de las horas en que algunos medios de comunicación han secundado las iniciativas de particulares y testigos, quienes por las redes sociales habían denunciado evidentes incoherencias apuntando las inexorables matemáticas y los cálculos de probabilidades  hacia una artera desvirtuación no accidental del tratamiento de datos, votos nulos, censos y  cómputos finales.

Son esos indicios de racionalidad una nada caprichosa refutación contra la apariencia de normalidad que dan por logradas las ambiciones políticas de Pedro Sánchez, por la victoria del PSOE en las pasadas Elecciones Generales. Un pucherazo que una creciente multitud de ciudadanos atribuye como imposibles resultados electorales, justo a medida de las fullerías impuestas previamente, mediante falacias y engaños encadenados que han sido característicos de suciedad personal ostensible del usurpador Pedro Sánchez. Porque así seguirá siendo considerado en tanto se acentúe la sombra de felonía que no lo ha abandonado tras los oscuros tejemanejes que ha protagonizado, con absoluta inobservancia del juego democrático y de las elementales reglas de la ética política. Ese ventajismo del que no le ha importado ensuciarse sin menor atisbo de decencia, parece ser el mismo que se ha practicado para ganar unas Generales amañadas, justo a medida de sus planes, dinamitando el Estado de Derecho. Así lo asevera la consistencia de medidas conducentes a que no existiera transparencia en la gestión de los datos:

 -Con más de un millón y medio de españoles eliminados del censo en el último mes.

- Inexistencia de sondeos a pie de urna.

-Indra encargada de la gestión de datos. Sus antecedentes de fraude eran ya innúmeros.

-Un sistema anti-hackeo por Decreto Ley que podía facilitar la manipulación de los votos.

-Nombramiento de Juan Manuel Serrano, el directivo de Correos y exasesor personal de Sánchez, quien dispuso de 84 millones de euros añadidos con el fin de gestionar el voto por correo, etc, etc, etc.

En todo caso esas Matemáticas son tozudas e irrefutables porque si según la Oficina del Censo Electoral existían 36.893.976 de ciudadanos con derecho a voto, y por datos oficiales de participación, según fuente del Gobierno de España, votó el 75, 75% y los votos teóricos resultaron ser 27.947.186, entre votos contabilizados, incluyendo el voto nulo por correo y en blanco hubo, según también datos del Gobierno de España,  se sumaron 26.361.256. La diferencia restando los votos teóricos y los contabilizados restados dan un cómputo en el limbo de 1.585.930. Maldito Bulo- ese órgano de control que vigila lo que es o no mentira y sacraliza arbitrariamente la decisión- explica que es por no haberse contabilizado los votos desde el extranjero que por otra parte tampoco han sido facilitados desde Correos. Muy improvisado todo pretexto que habla de la justificación y poca profesionalidad para avalar el proceso electoral que finalmente no parece haber estado garantizado.

Algunas referencias de muestra pública es el conteo de votos para VOX con 23 escaños con el 12% escrutado que resultaron ser 24 al finalizar el escrutinio, u otras más aparentes arbitrariedades que transformaron el mapa por provincias con una inverosímil influencia socialista en toda España. Incluso más que los dispersos caminos para llegar al horizonte final, lo más escabroso del asunto es el propio horizonte final que legitima el secuestro de España que practicó Sánchez.

¿Trivialidades conspiranoicas como así las combate Maldito Bulo, o hechos irrefutables que demuestran la gravedad del delito en la traición contra la democracia española? Con los antecedentes de  marrullería sin límites de Pedro Sánchez todo es posible, desgraciadamente.

Desde la perspectiva de las formas, según se sospecha acerca de las múltiples irregularidades que se están constatando, es aconsejable que cada cual se informe por las redes sociales sobre las presuntas e inescrupulosas y fraudulentas maneras que presuntamente se han practicado, para provocar una estafa antidemocrática mediante el sesgo sectario de organismos de la administración pública que han manipulado desde sus orígenes hasta el proceso final las votaciones; pasando por la posibilidad de que hayan sido transformados los resultados aprovechando las nuevas tecnologías que han permitido socavar las garantías electorales y hasta el posicionamiento previo de manipuladores que, desde puestos de responsabilidad con antecedentes sospechosos, habrían llevado a cabo un plan conjunto de engaño masivo con el beneplácito director de los favorecidos por el fraude.

Lo cierto es que los periódicos de ámbito nacional y no pertenecientes al Periodismo Disidente, están planteando encuestas a propósito de la limpieza o no del proceso electoral, con ventaja de la sospecha de irregularidades que se están denunciando con paulatina y mayor intensidad.

Si sospechoso es el resultado incoherente acertando el CIS en última instancia las desastrosas y ridículas previsiones anteriores, no menos indecente es el silencio de los grandes medios de comunicación que podrían estar celebrando con apestosa impostura la fiesta de la democracia. Una fiesta que atufaría con los próximos comicios de la Europeas, Autonómicas y Municipales que se celebrarían entonces bajo las mismas premisas de trampa y empoderamiento de la radicalidad, por imposiciones extra democráticas que conllevan literalmente la supervivencia institucional y económica de nuestro sufrido país. Las advertencias de un rumbo equivocado no parecen poder sustraer del empeño al oscurantista Sánchez que puede abocarnos a una crisis generalizada de grado histórico y que partiría de una estafa electoral contra millones de ciudadanos que serán previsibles víctimas de sus tejemanejes como con los que pretendió engañar , detrás de un cortina, durante las primarias del PSOE que antaño lo expulsó por tramposo.

Detrás de las Generales podría repetirse el modus operandi de ser verdad el tongo electoral que ha denunciado, sin menor atisbo de duda, Emilio de Fortuny desde EEUU tildando el proceso como “pucherazo antológico”.  Desde trampas en los mismos colegios electorales de Cataluña, verbigracia, donde no había garantías de imparcialidad, al voto por correo o la desaparición de votantes previa maniobra sobre los datos censales; a la sospechosa alteración de algoritmos por parte de empresas y elementos que ya tenían largos antecedentes de fraude-incluidos los sucedidos en la Venezuela chavista-, son muchos factores decisivos en un suma y sigue de anormalidades que escapan de la lógica o la previsión y apuntan a la directa difidencia que explica el porqué contra todas las previsiones y la básica racionalidad lineal, deducciones con origen en datos fehacientes y comprobados-además de tendencias de cambio que se manifestaron en las Elecciones de Andalucía-, Pedro Sánchez y sus colocados socios de gobierno, post engañosa moción de censura a Rajoy, han resultado favorecidos para legitimar la trampa que convirtió al PSOE en secuestrador de la soberanía nacional durante 10 meses.

La prensa internacional, quizá por no depender de intereses y especulaciones derivadas de las deudas con los bancos interesados en mantener la poltrona de Pedro Sánchez -como denuncia Josele Sánchez- ha manifestado la creciente ola de sospechas ante la irracional victoria del PSOE y sus socios de cambalaches tabernarios. El GRUPO Tribuna de España junto a otros medios, sopesa la trascendencia y la gravedad de que si fuese así ha dejado de estar garantizado un Estado de Derecho que pertenece por méritos y esfuerzos propios al conjunto de los españoles.

No es baladí aclarar sin ambages todas estas sospechas porque bastante es soportar al irresponsable Gobierno que ha demostrado sus ínfulas totalitarias con la impericia, para encima ser de nuevo impuesto mediante un fraude que puede ser el principio de una destrucción social e institucional sin precedentes en lo que era nuestra madura, pese a sus muchos defectos, democracia.
 
Además de una pulcra victoria electoral, con lo que ha demostrado ser este Gobierno de tramposos, lo que resulta imposible de creer es que Pedro Sánchez haya sido alguna vez limpio con la ristra de antecedentes antidemocráticos que lo definen desde siempre. Esperar que se dirija con decencia y criterio de sanidad moral por la vida, en lo personal y político, a estas alturas es pura ficción.
 

Comenta esta noticia

Más en esta categoría: Nostalgia del humor audaz Sincronismo