Sábado, 24 Agosto 2019

Publicidad Levantina de Seguridad

Suenan tambores de guerra

PUBLICADO EL Miércoles, 22 Mayo 2019 09:06 Escrito por
El programa nuclear de este Irán (algo ridículo viniendo de dos potencias nucleares como Estados Unidos e Israel) es la excusa para un nuevo escenario pre-bélico El programa nuclear de este Irán (algo ridículo viniendo de dos potencias nucleares como Estados Unidos e Israel) es la excusa para un nuevo escenario pre-bélico

 

 

De nuevo escuchamos tambores de guerra en Oriente Medio. De nuevo, los Estados Unidos, siguiendo órdenes de su amo israelí, vuelven a llevar al mundo entero a una situación de máxima tensión, algo que no ha parado de ocurrir en aquella zona desde la creación del Estado de Israel en el año 48. Tras varias guerras entre árabes e israelíes en las que el Estado judío fue anexionando territorios ajenos y expulsando a los palestinos de sus tierras, parecía que en los años 90 podía llegarse a algún acuerdo de paz, pero el asesinato del primer ministro israelí, Isaac Rabin, en el año 95, a manos de un integrista sionista, provocó que la situación fuera a peor.

 

Apenas un año después de ese asesinato, una serie de integristas sionistas neoconservadores norteamericanos cuya lealtad estaba con el Estado de Israel, redactaron un documento en el que hacían un llamamiento a la guerra contra todos los enemigos de Israel en Oriente Medio, en concreto: Iraq, Siria e Irán.  Pero no sería el ejército israelí el que iba a hacer esas guerras, sino ejércitos extranjeros, en especial el americano.

Tras los nunca aclarados atentados del 11 de septiembre de 2001, que muy posiblemente fueron un auto-atentado de falsa bandera, Israel y Estados Unidos vieron su gran oportunidad para ejecutar este plan.

 

Desde entonces cientos de miles de personas han muerto en Oriente Medio en beneficio de Israel. El Iraq de Saddam Hussein fue destruido convirtiéndose en un caos. Más tarde lo intentaron con Siria pero la heroica resistencia del pueblo, del ejército y del presidente sirio contra los mercenarios islamistas apoyados por Estados Unidos, Israel y Arabia Saudí, truncaron sus planes. En esta resistencia, Siria contó con la ayuda de los libaneses de Hezbulla, de Rusia y de Irán.

Y es ahora precisamente Irán el nuevo objetivo. Se utiliza como excusa el programa nuclear de este país, algo ridículo viniendo de dos potencias nucleares como Estados Unidos e Israel ¿por qué nadie le pide cuentas a Israel por su programa nuclear elaborado de espaldas a la legislación internacional? Además, incluso aunque el programa nuclear de Irán tuviera fines militares (algo de lo que no hay ninguna prueba) tendría el derecho a hacerlo así, pues el país persa está rodeado de bases militares americanas y está siendo constantemente amenazado con una invasión militar ¿acaso no tiene derecho a defenderse?

 

Además, esta posible guerra está enmarcada dentro del actual conflicto arancelario entre Estados Unidos y China, pues Irán es uno de los principales proveedores de energía al país asiático y, después de su fiasco en Venezuela, los halcones sionistas norteamericanos buscan desestabilizar a los chinos atacando a uno de sus principales aliados. Aunque lo que realmente está detrás de este conflicto es el lobby sionista, ya que a los Estados Unidos no les haría falta presionar a China de esta manera, pues tiene la razón de su parte, ya que el responsable de este conflicto arancelario es el gobierno chino y la manera en la que devalúa su moneda de manera artificial haciéndole la competencia desleal a la industria norteamericana. Es de risa que los liberales hablen de la “guerra comercial provocada por Trump” pues la auténtica guerra comercial la lleva provocando China desde hace décadas contra el resto del mundo.

 

En definitiva, mientras los americanos no recuperen la soberanía sobre su propio país, sus hijos seguirán muriendo en guerras absurdas en Oriente Medio en beneficio de Israel. Mientras permitan que una pequeña minoría extranjera controle sus medios de comunicación, sus bancos, su reserva federal y, a través de sus lobbys de presión, controle al gobierno y a buena parte de los congresistas y senadores, el pueblo americano sólo tendrá crisis, deuda, guerras y sufrimiento y arrastrará con ellos a otros pueblos, en especial a sus aliados de la OTAN, entre los que está España. Si las guerras de Iraq y Siria fueron un desastre, una guerra con Irán provocaría la tercera guerra mundial. Esperemos que los norteamericanos reaccionen antes de que sea demasiado tarde.

Miguel Blasco

La Voz de Europa

Comenta esta noticia